El presidente venezolano, Hugo Chávez, describió el jueves su reencuentro con su ex esposa, María Isabel Rodríguez, madre de su hija menor y ahora opositora a su gobierno, por quien manifestó “gran cariño” después de años de enfrentamiento, a menudo público.

“Descansé un ratico en casa de María Isabel”, dijo Chávez en un acto público, mientras los asistentes silbaban y aplaudían pícaramente.

Es la madre de mi hija. A la madre de los hijos de uno, uno le tiene respeto para toda la vida, pase lo que pase, y yo diría más, cariño verdadero“, respondió Chávez.

María Isabel Rodríguez manifestó por primera vez su oposición al gobierno de Chávez cuando llamó a votar ‘no’ en el referéndum sobre la propuesta de reforma constitucional presentada por el mandatario en 2007 y que fue rechazada.

Posteriormente lanzó su candidatura a la alcaldía de Barquisimeto (250 km al oeste de Caracas) en las elecciones regionales de 2008, donde resultó perdedora.

Los enfrentamientos entre Rodríguez y Chávez han sido públicos en numerosas oportunidades, al punto de llegar a instancias judiciales por el régimen de visitas a la hija de ambos, Rosinés.

El presidente decidió no ir a juicio por la tranquilidad de la niña.

© 1994-2009 Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador