América Latina 30 / abr / 2007 9:10 am 51 comentarios

Las conclusiones de la Cumbre del ALBA

Los países miembros del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas), Bolivia, Nicaragua, Cuba y Venezuela, aprobaron ayer una declaración conjunta en la que apuestan a una alianza estratégica y energética, respaldada en la promesa de Hugo Chávez de cubrir toda la demanda de energía de sus socios, y anunciaron su decisión de retirarse del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi).

Los líderes del ALBA arribaron a esta resolución durante la Cumbre celebrada durante todo el fin de semana en la ciudad venezolana de Barquisimeto, 300 kilómetros al oeste de Caracas.

A la reunión asistieron el presidente boliviano, Evo Morales, y el nicaragüense, Daniel Ortega, así como del vicepresidente cubano, Carlos Lage, que junto con Venezuela conforman el ALBA. También fue el presidente de Haití, René Préval.

La propuesta de Chávez incorpora además otros aspectos económicos significativos. Por ejemplo, permitirá a los beneficiarios pagar sólo el 50% de la factura energética a los 90 días, siendo financiada por Venezuela la otra mitad, que se destinará a promover proyectos de índole social en los países acreedores.

Intereses

Los líderes explicaron su decisión de retirarse del Ciadi, vinculado al Banco Mundial, por considerar que sus fallos no responden a principios de justicia sino a intereses de las empresas multinacionales que recurren a su arbitraje.

Evo dijo que la decisión se tomó porque algunas empresas extranjeras quieren seguir eludiendo las leyes bolivianas y “saqueando” los recursos naturales del país buscando el amparo de un fallo del Ciadi.

La reacción en bloque fue justificada por Chávez –enemigo declarado de Estados Unidos y los organismo como el BM y el FMI– al afirmar que el ALBA no debe reducirse a promover iniciativas sociales y económicas sino que debe erigirse “en un espacio de ataque y de denuncia” frente a los intereses extranjeros.

El ALBA es un proyecto impulsado por Venezuela y Cuba, que nació como opuesto a las ideas neoliberales y al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) promovida por Estados Unidos.

Aunque formalmente Haití no pertenece al grupo, Chávez hizo extensiva su oferta de cubrir la demanda energética por su “delicada” situación interna.

Durante la Cumbre, los países miembro también acordaron desarrollar en sus países proyectos parecidos a las llamadas “misiones” venezolanas, con el objetivo de cubrir asistencia educativa y en salud de los sectores más necesitados. La próxima reunión será en diciembre.

Fuente: Efe, Cronista Comercial

Publicada con anterioridad

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), promovida por Venezuela para enfrentar el Área de Libre Comercio (ALCA), encara en la cumbre de este fin de semana en Barquisimeto el desafío de institucionalizarse y trascender los acuerdos bilaterales.

Esta será la primera vez que el encuentro se realice “bajo el formato de cumbre, porque hasta ahora el ALBA sólo había sido un mecanismo para suscribir acuerdos bilaterales Venezuela/Cuba y Venezuela/Bolivia”, destacó a la AFP Franklin Molina, de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela.

De la cumbre debe surgir un esquema más institucional, que vaya más allá de lo comercial y que puede incluir temas como el Banco del Sur, el gasoducto del Sur, o los intercambios de médicos. Se trata de ‘multilaterizar’ al ALBA”, apuntó.

A la cumbre –que se celebra este sábado y domingo– acuden los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; y Venezuela, Hugo Chávez, además del vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, todos ellos con afinidad política.

También asistirán el presidente de Haití, René Préval, aunque no pertenece al grupo; y el vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno, cuyo país ha manifestado la intención de adherir al ALBA, según fuentes de la cancillería venezolana.

En Barquisimeto se darán cita también representantes de diversos movimientos sociales de varios países latinoamericanos. La cita está en sintonía con la intención de los presidentes de que el ALBA sea un mecanismo de unión “no sólo de los Estados, sino también de los pueblos”, señaló a la AFP Edgardo Ramírez, jefe de la división académica de la Escuela Diplomática venezolana “Pedro Gual”.

“El ALBA está dirigida a la construcción de un pacto de repúblicas, con prioridad en la agenda social, política y cultural. Por ello los grupos de trabajo los conforman los ministros, los técnicos y los representantes de los sectores sociales”, señaló.

Según Ramírez, el ALBA incluirá también a las empresas, con énfasis en las empresas mixtas de carácter gubernamental, las cooperativas y las empresas de producción social.

Bajo el paraguas del ALBA, Cuba y Venezuela han creado empresas mixtas estatales para la exploración petrolera, y realizan intercambios económicos no financieros, como el programa mediante el cual médicos cubanos trabajan en Venezuela y la isla recibe a cambio barriles de crudo.

Bolivia, que ingresó al ALBA hace un año, incorporó el concepto de “comercio justo”, que sirve de marco para esos intercambios de “permuta” o “reciprocidad conjunta”.

Para Molina, estos planes permiten “ofrecerle a la región dos contextos de relaciones internacionales: de un lado, el de los tratados de libre comercio, como los que Colombia y Perú negocian con Estados Unidos, y por otra parte, el de los que creen que hay una posibilidad diferente como el ALBA”.

Sin embargo, Molina opina que los TLC no son incompatibles con el ALBA, puesto que el grupo “no negocia programas de liberación arancelaria”. En ese sentido, el académico explica la adhesión de Nicaragua al ALBA en enero de este año, pese a que antes de que Ortega asumiera la presidencia ya se había aprobado un TLC con Estados Unidos en el contexto del Cafta.

Para Ramírez, en cambio, la incorporación de Nicaragua al ALBA debe leerse como “una respuesta” al TLC con Estados Unidos. “Su adhesión al ALBA busca empezar a sustituir ese tipo de acuerdos”, aseguró.

Hasta ahora en América Latina, Chile, México y los países de Centroamérica han firmado acuerdos de liberación comercial con Estados Unidos. Colombia y Perú se encuentran en negociaciones, mientras que Uruguay podría también iniciarlas.

AFP – El Carabobeño

actualidad » en esta sección

buscador