Un recluso que formaba parte del lote de reos que fueron trasladados de la cárcel de Yare I al retén de La Pica en el estado Monagas fue asesinado de múltiples disparos y heridas por arma blanca, reseña El Universal.

Germán Eduardo González Martínez, de 42 años de edad, fue hallado muerto en el área administrativa donde pernoctaban los presos de Yare I que recientemente fueron trasladados en el marco de la denominada “política de humanización” que adelanta el Ministerio del Interior y Justicia.

Los familiares del preso asesinado piden ayuda a las autoridades del estado Monagas para trasladar el cuerpo a Caracas y rendirle sepultura.

Publicado en El Nuevo País (Venezuela) –

Para ver en grande y leer, pulse la imagen

El pasado lunes los parientes de los reclusos de Yare protestaron frente a la sede del Ministerio del Interior para reponsabilizar a las autoridades por el peligro que corren los internos debido a los traslados masivos a distintos penales.

Denunciaron que a raíz de la ocupación militar de Yare I, 350 reclusos fueron enviados a distintos penales para tratar de sofocar los reiterados motines que en sólo dos semanas han dejado un saldo de diez reclusos muertos. Entre las víctimas de la violencia se cuentan un reo decapitado y un funcionario de la Guardia Nacional.

El Observatorio Venezolano de Prisiones rechazó la forma como la GN realizó la requisa en Yare el pasado 14 de mayo. La organización no gubernamental denunció que los reos fueron desnudados y llevados a espacios abiertos donde permanecieron por más de 20 horas y fueron agredidos.

Así lo reseña el Carabobeño:

Germán Eduardo González Martínez (42), uno de los líderes de los reclusos del Centro Penitenciario Región Capital de Yare, fue asesinado en la cárcel de La Pica, Maturín, estado Monagas, donde fue trasladado la madrugada del jueves, junto con otro numeroso grupo de internos del reclusorio ubicado en Los Valles del Tuy, estado Miranda.

González fue ultimado a tiros y puñaladas, el lunes en la noche. La noticia la recibió su esposa en Caracas este martes, cuando se dirigía al Tribunal 9º de Ejecución, para denunciar el traslado ilegal de su esposo, además de los maltratos y las amenazas de muerte recibidas. Era capitán retirado del Ejército, acusado por robo, tenía seis años recluido en el área administrativa de Yare, donde ejercía un importante liderazgo y se había convertido en el vocero de los privados de libertad.

El miércoles 13 en la madrugada, efectivos de la Guardia Nacional irrumpieron en Yare. Junto con efectivos de la Disip y del Cicpc, realizaron una requisa. Las autoridades anunciaron el decomiso de armas y droga.

Hubo dos internos muertos y siete heridos. Mientras los familiares denunciaban que los reos habían sido “masacrados, desnudados” y expuestos en un patio de manera indigna; el director de Custodia del Ministerio del Interior y Justicia, Ysmel Serrano, aseguraba que “el abordaje” fue solicitado por los familiares y los reos recibieron “con agrado” a los militares.

El jueves al caer la tarde, vecinos de la zona observaron salir cinco autobuses repletos de presos, con rumbo desconocido. Se dijo que fueron 350 los trasladados hacia diferentes centros carcelarios. Entre ellos estaba González Martínez, llevado a Maturín.

actualidad » en esta sección

buscador