Hugo Chávez, después de un par de días de ausencia, reapareció hoy en un acto público en el Estado Vargas y lo hizo encadenanado al país. Al comenzar la cadena, numerosas cacerolas comenzarón a sonar en Caracas. Chávez amenazó a Globovisión, alabó a los pistoleros de Puente Llaguno y le preguntó a los “conspiradores” si están dispuestos a morir.

Chávez se ha dirigido “a quienes están detrás del show, en un laboratorio jugando a la desestabilización” y jugando a la violencia. Critica la cobertura de los medios a las protestas de estos días, especialmente por la forma de reseñar los hechos sucedidos el domingo frente a CONATEL.

Recuerda el 11-A y elogia a los pistoleros de Puente Llaguno a quienes llama “muchachos” y dice que hicieron uso de su derecho a al defensa. Dice que esa PM si tenía órdenes de arremeter contra el pueblo, no como esta.

Denuncia que está en marcha una operación y alerta al pueblo en Petare, Catia, el 23 de Enero y en todo el país. Dice que estén listos para lanzar un nuevo 13 de Abril, que comandará él.

Advierte a Globovisión y les dice que “él mismo les va a aplicar el mínimo”. Dice que la otra noche incitaron al magnicidio. Felicita a Mario Silva, de La Hojilla, y le dice que siga adelante, “compañero”.

Chávez critica que se hayan transmitido lágrimas de la gente de VTV y felicita la nueva programación de Tves, en especial unas “COMIQUITAS DE PINOCHO” que dice vió y le gustaron tanto que hasta llamó a su hija para que lo viera. Insólito en un Jefe de Estado se pone a contar el argumento de la comiquita.

Chávez dice que está dispuesto a morir por su país y le pregunta a los “conspiradores”, a quienes llama bocones y cobardes, si también están dispuestos ellos a morir.

Vuelve a insistir en su Alerta al pueblo y continúa con amenazas: “midan bien hasta donde van a a llegar”. El Chávez permisivo del 11-A ya no existe.

actualidad » en esta sección

buscador