El pasado domingo , en el programa de Beatriz de Majo en Televen, se produjo un hecho vergonzoso: una retahíla de insultos en contra del gentilicio venezolano al que se acusó de flojo, borracho, maltratador de mujeres y ladrón, entre otras cosas. Además de todo esto, de Majo y su invitada no escatimaron ofensas y humillaciones a un joven actor venezolano, “Coquito“, quien toleró las afrentas hasta el final, visiblemente ofendido.

La de Majo, que ha vivido durante muchos años a expensas del dinero de los venezolanos, presumió de no ser así porque ella tenía sangre francesa y alemana. Todo un ejercicio de racismo, mala educación, y falta de respeto al país donde reside.

Extraído de su curriculum: “(De Majo) ha desempeñado cargos de alto nivel en el gobierno de Venezuela: Director General del Instituto de Comercio Exterior, Gerente de Inversiones del Fondo de Inversiones de Venezuela y Superintendente de Inversiones Extranjeras.”

De Majo, además, tiene un programa radial y una tribuna de opinión en el diario El Nacional.

Con mamarrachos así en sus filas es que la oposición venezolana se hunde, sin encontrar el fondo de su caída.

Júzguelo usted mismo.

actualidad » en esta sección

buscador