Venezuela 08 / jul / 2007 12:43 pm 128 comentarios

Habla el ‘humorista’ botado de Tves

Pedro Soto, quien se hizo popular por interpretar al “Hermano Cocó”, era uno de los participantes en el programa “Son risas y Carca jadas” que Tves acaba de salir del aire. Hoy es entrevistado en el diario “El Tiempo” de Puerto La Cruz. Habla del programa y dice que de RCTV lo botaron por chavista.

Una nueva Radio Rochela, como la de antes, es la que debería tener la recién nacida televisora de servicio público, dice quien fuera “El Hermano Cocó”. Pero el primer intento fue fallido. De un mes para acá no hay una oferta cómica en el canal 2. “Fue un paso en falso”, dice el humorista con un dejo de desánimo aunque extrañamente esperanzado en un posible regreso a la planta estatal. Pedro, El Gato, Soto afirma desconocer las razones por las cuales el programa Sonrisas y Carcajadas salió de TVes

Para ir a su casa hay que hacer un viaje de una hora desde Caracas. Cuando se llega a Guatire, donde reside, hay que preguntar y preguntar otra vez, porque la urbanización está como escondida. Al llegar hay una reja alta y de gruesos barrotes, al lado está la garita, de donde sale un vigilante que pregunta inquisidor “¿a dónde va?” La respuesta le extraña y sale al paso de inmediato: “El Gato no está”.

Minutos después llega un taxi y el vigilante, señalando, dice: “ese es El Gato”. Se acerca al carro, pregunta, señala a los extraños y luego accede a que pasen.

La casa de Pedro Soto – a quien se le conoce como El Gato por sus ojos verdes claros- es bastante modesta. El humorista, famoso por personajes como “El Hermano Cocó”, recibe a sus invitados con vino tinto. El calor es cada vez más intenso pero dentro de la casa es un poco más fresco. En el espacio donde recibe a sus invitados hay una pared cubierta de fotos de él representando a diferentes personajes: Popy, El Hermano Cocó con sus coconazas, Lilí y Lulú con algunos artistas: Ricardo Montaner, Carlos Mata, Guillermo González, Claudio Fermín… y pare usted de contar. Se ubica frente a la pared y dice: “Ahí hay 43 años de trabajo”. Toda su trayectoria en Rctv.

Ni sonrisas ni carcajadas

No es vehemente, pero el canal ocho de fondo, siempre sintonizado, con su joropo y su propaganda gubernamental, deja ver que, en efecto, siente afinidad por el gobierno de Hugo Chávez. Vio en Tves una oportunidad y por ello, cuando le dijeron que iba a participar en una propuesta de humor, se interesó. Sonrisas y Carcajadas, el programa, salió del aire y nadie da una versión oficial.

-¿Ustedes llevaron un programa piloto?
-No. Lo que hicieron fue una especie de casting, pero nosotros íbamos seguro. Entonces grabamos un primer programa en donde salimos vestidos de mujer, yo no me acordaba que eso estaba prohibido, ahorita con la ley esa que mientan Resorte. Íbamos a hacer los personajes esos que hacíamos antes, “Lilí y Lulú”. Hicimos como una presentación del programa, finalmente no hicimos nada. Del resto hicimos los viejitos esos, yo lo que llegué a hacer fue puro viejito.

-¿Pero por qué los sacaron del aire?
-Bueno, no sabemos. Yo tenía que hacer un trabajo en Miraflores y después tenía que ir a grabar. Entonces yo llamé antes de ir y me dijeron que no me fuera porque no había grabación, pregunté “¿qué pasó?” y me dijeron que no sabían. Han dicho tantas cosas, estaban diciendo por ahí que supuestamente nosotros estábamos hablando de política. Pero nosotros nunca hablamos de política. Otra cosa, tampoco dijimos palabras de doble sentido, yo trabajo mucho con el doble sentido, pero ya me habían dicho que no lo dijera. Total que eso fue lo que sucedió, no se sabe.

-Yahaira González, la libretista del programa, dice que hubo un sketch que no les permitieron porque había un trasvesti o algo así…
-Eso fue lo que dijeron, que éramos transformistas, Nelson Paredes y yo, que hemos dado la cara. Lo que hicimos fue rayarnos.

-¿Y dejaron todavía programas grabados?
-Hay como 10 programas grabados. ¿sabes cuánto grabábamos en una sola sentada? Como 10. Pero eran puro viejitos.

-¿Pero a la gente le gustaba el programa?
-En la calle tuvo buena aceptación. Lo que sí decían era que estaba un poco flojo, pero lo flojo es eso, que tú no puedes inventar nada. Y también es que es cuestión de costumbre, la gente estaba acostumbrada a ver Radio Rochela.

-¿Cuándo les dijeron a ustedes que iban a hacer el programa?
-Ya nos habían dicho con anterioridad, nos dijeron que el 28 salíamos al aire. Hubo como tres cambios de libretos.

-¿Y eso por qué?
-No nos han dado explicación de eso.

-¿Cómo se puede hacer humor entonces, si están con una especie de cerco?
-No se puede. Se hará un humor pero mojigato, pero el público venezolano no está acostumbrado a eso, al público venezolano le gusta ver la verdad pura y gozan un puyero.

-¿Ustedes estaban contentos con el trabajo que estaban haciendo?
-Sí, nosotros lo hacíamos con mucho gusto, con cariño. ¿Cuántas veces no nos fuimos de aquí a las cuatro de la mañana? Para estar a las siete allá. Nosotros le teníamos cariño a ese trabajo. Allá ayudábamos a los muchachos que estaban comenzando. Ellos trabajaban en teatro, pero la televisión es muy distinta.

-¿Cómo se siente el haber salido así sin ninguna explicación?
-Yo me siento como si hubiese dado un paso en falso. Yo no entiendo por qué nos sacaron así.

-Tenían esperanzas en este programa…
-Yo creía que esto iba a funcionar, nosotros estábamos aportando ideas.

-Eliminando este programa TVes quitó parte de lo que sería su producción nacional…
-Yo no sé como es eso, ellos no tienen estudio. Nosotros grabábamos en el teatro Rajatabla. Nosotros estábamos trabajando casi con las uñas, nosotros que estábamos acostumbrados a trabajar con equipos y personal calificados, con salones de maquillaje, con maquilladores profesionales, con estudios decorados. Pero nosotros somos guerreros.

-Claro porque se supone que TVes es un canal de servicio social…
-Ajá, y dicen que nosotros no estábamos haciendo ningún servicio social con ese programa.

-Pero es que eso debieron decirlo desde el principio

-A nosotros nos dijeron, “vamos a grabar tal día, es un programa cómico” y teníamos unos personajes preparados con invitados… pero se cayeron todos los pronósticos al suelo. Nos dimos ese cabezazo porque nosotros salimos por las cámaras hablando de esos personajes.

-¿Volvería a aceptar un trabajo con Tves?
-Claro.

-¿Bajo cuáles condiciones? ¿Cómo sería un programa de humor para una televisora de servicio comunitario?
-¿Cómo me la imagino yo? Una Rochela…

-¿Cómo la Rochela de antes o como la de hace un mes?
-Como la vieja. Como la de hace un mes no, ese programa estaba bajo de rating, no lo veía nadie. Nosotros con todo y lo malo, que salimos ahí cojeando, bueno toda la gente me pregunta “oye, ¿qué pasó con el programa?”.

-¿No cree que la Ley Resorte es un poco coartante en ciertas cosas?
-Bueno en nuestro caso sí, pero también que aquí se pasaron de maraca. Dígame esas novelas, la hija mía lo que hace es ver novelas y ¿qué ve ella ahí? Eso es pornográfico.

-Bueno pero si la ley hubiese sido así antes, ¿qué hubiese sido de su personaje más famoso, “El Hermano Cocó”? La Coconaza dejaba poco a la imaginación.
-Bueno, era un shorcito.

-Nada de shorcito, eso era un traje de baño bien destapado.
-Pero es que ahora salen y nada más se tapan los pezones.

-Ahora ¿qué planes tiene?
-La vagancia será. A nosotros no nos queda ningún canal para trabajar.

-¿Y VTV?
-Es que ahí la programación es distinta. Yo trabajé ahí como tres meses pero empezaron a reducirnos el sueldo y cuando se enteraron de que yo hacía trabajos para algunos ministerios y el Conac, me dijeron que yo tenía que pagarle a la producción el 20 por ciento ¿yo iba a trabajar pa ellos?

-No pegaron una.

-Fueron tres chinazos: Rctv, en el canal ocho y ahora éste.

La Rochela sufrida

Pedro Soto recuerda sus años en La Caravana del Humor como una época muy grata. Dice que el canal siempre le negaba recursos al programa pese a que éste era tan exitoso que hasta daba para pagar las novelas. Señala que fue una gran experiencia.

“Agarramos ese mango bajito”, comenta. Recuerda que en ese época pasó hambre.

“Vivíamos en Catia, o en la vía y nos íbamos todos juntos caminando por la Avenida Sucre, desde El Paraíso, para ahorrarnos el pasaje”, y añade que entonces ganaba cuarenta bolívares mensuales.

Confiesa que le daba un miedo terrible salir en cámara, que era un echador de bromas en los pasillos pero las grabaciones lo intimidaban.

Se molesta un poco al reflexionar sobre ciertas cosas que pasaban en Radio Rochela aún cuando la Ley de Contenido estaba ya vigente.

“El Miss Chocozuela no debió salir”, lo dice con la molestia que le produce la razón aparente por la cual quitaron el programa Sonrisas y Carcajadas: se supone que el programa sale de Tves porque mostraban a Nelson Paredes y a Pedro Soto vestidos de mujeres.

De perfil

Empezó a trabajar a los 18 años. En esa época era maraquero en la naciente Radio Rochela. No fue sino algunos años después -no precisa cuántos- que lo invitaron a formar parte del elenco.

“Me dijeron que iba a ser un soldado y que tenía que decir que había aprendido a nadar en una piscina. Entonces comenzaron a grabar y fueron preguntando uno a uno a los otros muchachos, mientras tanto yo repetía en una piscina, en una piscina, en una piscina… Cuando llegaron a mi me preguntaron “Soldado ¿dónde aprendió a nadar usted?” y a mí se me olvidó lo que tenía que decir, sólo dije “en el agua”.

Miré al libretista y le dije, “viste que no sé hacer ésto”, pero me dijeron que siguiera”. Siguió y permaneció en el programa de humor de los lunes durante 43 años, hasta que un día lo llamaron del departamento de Recursos Humanos de Rctv. “Me quedaron debiendo 20 años”, dice y afirma que lo botaron por chavista.

NAYARI ROSSI ROMERO
El Tiempo, Puerto La Cruz

actualidad » en esta sección

buscador