Mundo 24 / jul / 2007 7:03 pm 75 comentarios

Ahora la peleadera es con Japón


Unas declaraciones ofrecidas el lunes por el Embajador de Japón, Yasuo Mitsui, al diario “El Nacional” han provocado la ira del Gobierno bolivariano. Citaron al Embajador, le cantaron “las 40″ y pidieron explicaciones al Gobierno de Japón. Vea como se ha desarrollado este nuevo enfrentamiento de Hugo Chávez.

Así ha reseñado el tema El Universal:

Esta tarde la Cancillería exigió explicaciones el Gobierno japonés:

Venezuela exigió una “aclaratoria” a Japón por unas declaraciones del embajador japonés en el país, Yasuo Mitsui, calificadas por el gobierno del presidente Hugo Chávez como una “inaceptable intromisión” en los asuntos internos venezolanos.

Fuentes de la Cancillería venezolana dijeron hoy a Efe que la “nota de protesta ya fue recibida” por el gobierno de Japón, que este mismo día respondió aludiendo a una “mala interpretación” de las declaraciones del embajador Mitsui, publicadas el lunes por la prensa local.

Caracas comunicó oficialmente a Tokio que las afirmaciones de Mitsui resultaron una “inaceptable intromisión del máximo representan de Japón en los asuntos internos” de Venezuela, “una nación independiente que exige respeto a su soberanía y que siempre ha abogado por mantener en un excelente nivel las relaciones bilaterales”.

“Venezuela lamenta que esta injerencia tenga lugar precisamente en los días finales del embajador” en el país suramericano, que Matsui tiene previsto abandonar el próximo 26 de julio tras casi tres años al frente de la legación diplomática.

Las afirmaciones de Matsui “tienden a opacar” su “labor diplomática” en Venezuela y “obligan al gobierno ‘bolivariano’ a solicitar por esta vía una aclaración”, agregó la nota oficial venezolana, según las fuentes de la Cancillería consultadas por Efe.

Caracas exigió una aclaratoria “en el sentido de si estas declaraciones del embajador Matsui se corresponden con la política oficial (de Japón) hacia Venezuela“, indicó la nota de protesta.

“Es pertinente señalar que estas expresiones publicadas por el embajador Matsui van en línea con iniciativas internacionales destinadas a desacreditar el gobierno nacional y al proceso de cambio que tiene lugar en nuestro país”, agregó la misiva oficial enviada a Tokio, reveló por su parte la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Las mismas “coinciden con planteamientos similares formulados por gobiernos hegemónicos que han acometido acciones destinadas a socavar la soberanía venezolana y a vulnerar la voluntad popular”, agregó la televisión estatal.

Las fuentes oficiales consultadas por Efe no precisaron cuándo se envió la nota de protesta a Japón, pero aseguraron que la Cancillería venezolana recibió la tarde hoy “una nota de aclaratoria” de Tokio en la que ese gobierno aseguró que Mitsui “fue mal interpretado” por la prensa local.

En su respuesta oficial, Japón ratificó que “no se mete en la política interna” de Venezuela, agregaron las mismas fuentes oficiales.

Esta es la nota posterior una vez recibidas las explicaciones japonesas:

La cancillería venezolana evaluará la aclaratoria recibida hoy de parte de la embajada de Japón en el país sobre unas declaraciones del jefe de la misión diplomática nipona que aparentemente fueron tergiversadas por un diario de circulación nacional.

El ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, señaló que la aclaratoria fue recibida luego de que el Gobierno Nacional remitiera a la embajada de Japón una nota de protesta.

Citamos al embajador de Japón, le dimos una nota de protesta y le hicimos saber el disgusto del Gobierno bolivariano por las declaraciones que dio ayer y fueron publicadas en un diario de circulación nacional”, indicó el funcionario.

Agregó: “hemos sido muy claros y hemos recibido una respuesta hace algunos minutos“.

Sostuvo Maduro que la aclaratoria indica que las declaraciones del embajador de Japón fueron tergiversadas. “Dice que no se publicó exactamente lo que le dijo en inglés al periodista“, precisó el canciller al reiterar que evaluará la respuesta, reseñó ABN.

“Lo que sí es cierto es que esta vez nos hemos expresado con mucha claridad a propósito de unas declaraciones que hemos considerado equivocadas e intervencionistas”, recalcó el jefe de la diplomacia venezolana.

Esta es la entrevista que ayer publicó El Nacional:

Yasuo Matsui imprime la acelerada cadencia de la lengua japonesa a cada expresión que enuncia en idiomas occidentales. “Socialista” es una de las pocas palabras que aprendió a pronunciar con destreza en español, después de haber vivido en Caracas desde octubre de 2004, cuando asumió las riendas de la Embajada de Japón en Venezuela.

Tiene previsto volver a Tokio el 26 de julio, aunque no descarta la posibilidad de aplazar la fecha de partida, dado que ese día culminará una presentación del sistema digital de televisión que el Gobierno japonés pretende vender a las autoridades venezolanas. En medio de la conversación, deja colar un elocuente lema publicitario: “El estándar japonés es el más socialista del mundo“.

A Matsui no le preocupa la discusión sobre la propiedad privada en Venezuela, aunque advierte que las nacionalizaciones sólo se justifican si el Estado está en capacidad de ofrecer un mejor servicio a los consumidores. Para lograrlo, asegura, no le quedará otra opción que volverse competitivo, atender a las reglas del libre mercado e insertarse en una economía mixta.

–¿De qué manera el Gobierno japonés protege los intereses de sus inversionistas en un país donde se discute sobre la propiedad privada?
–Todos los gobiernos, incluso el de Venezuela, se deben a la propiedad privada y a las inversiones. En el caso de las nacionalizaciones, se necesita una buena compensación y reglas claras. De hecho, no estamos preocupados por el debate sobre la propiedad privada. Cuando el Gobierno informó que iba a nacionalizar la Electricidad de Caracas determinó con los propietarios cuánto iba a pagar el Estado por el traspaso. Ésas son las reglas. En nuestro caso, al Gobierno no le interesa tomar Toyota o ninguna otra empresa japonesa.

–¿Pero qué pasaría si el Ejecutivo expropiara bienes de compañías con capital japonés en Venezuela?
–Hay áreas que requieren de mayor tecnología y menos participación del Estado para mejorar la calidad del producto final. La competencia entre las empresas privadas los obliga a garantizar óptimos estándares de calidad que satisfagan a los consumidores. ¿Cómo las compañías nacionalizadas pueden mantener esos niveles a largo plazo? Tienen que insertarse en economías mixtas. El Estado puede mantener el monopolio de los productos y servicios, siempre y cuando garantice que los clientes quedarán complacidos con lo que reciben. En caso de que no pueda asumir esta responsabilidad, debe traspasarla a manos privadas. Por eso queremos ver cómo el gobierno del presidente Hugo Chávez va a enfrentarse a una economía mixta. También es necesario revisar el sistema de impuestos. Aquí se habla de castigar a los más ricos, en lugar de buscar una distribución equitativa de los recursos.

–¿Cómo evalúa el Gobierno japonés medidas como la estatización de las empresas de electricidad y telefonía o la toma del control de la explotación petrolera en la Faja del Orinoco?
–Los proyectos en la Faja del Orinoco son un asunto distinto al resto de los casos, porque la negociación es manejada por Petróleos de Venezuela, que es una organización especializada en la materia. Las nacionalizaciones en el siglo XXI tienen que responder a dos principios: satisfacer a los clientes y mantener los procesos apegados a la ley. En el caso de Venezuela, la electricidad está monopolizada, independientemente de que pertenezca al Estado o a la empresa privada, y el monopolio no siempre es bueno para los consumidores. Un Gobierno que se proclama socialista puede estatizar el servicio eléctrico, pero debería mantener una entidad que fiscalice el desempeño de los empleados de la empresa y la calidad del servicio.

–¿Qué opina el Gobierno japonés sobre el socialismo del siglo XXI?
–Los japoneses somos más socialistas que el presidente Chávez porque las diferencias en la calidad de vida entre los ricos y pobres en Japón son mucho menores que las que se ven en Venezuela. La clave no está en la ideología, sino más bien en la filosofía. Lo importante no es que un gobierno sea capitalista o socialista, sino en cómo organiza a la gente para que sea más productiva y supere la pobreza. El desafío para Venezuela es convertir la riqueza petrolera en calidad productiva.

–¿Cuáles son las principales áreas de interés de Japón en Venezuela?
–La balanza comercial entre los dos países es de 1,3 millardos de dólares. Aunque aún es pobre, existen cuatro áreas que podrían impulsar el intercambio: Los acuerdos firmados con Pdvsa para la refinación de crudo pesado extraído de la Faja del Orinoco; la cooperación en materia petroquímica; la fabricación de un ferrocarril desde Caracas hasta Cúa y la instalación del estándar de televisión digital japonés.

–¿Conatel ya entró en conversaciones con el Ejecutivo japonés para estudiar la factibilidad del sistema que proponen?
–Sí, está previsto realizar una presentación experimental del sistema digital de televisión japonés el 25 y 26 de julio en Caracas. Incluso, si la negociación resulta satisfactoria, los venezolanos podrían disfrutar de televisión digital para 2011 ó 2012. El estándar japonés es el más socialista del mundo, porque sin pagar a las compañías telefónicas, se puede disfrutar de la imagen en el teléfono celular. Ésa es la verdadera democratización de las telecomunicaciones.

–¿Considera que Televisora Venezolana Social cumple con la promesa de democratización del espectro radioeléctrico hecha por el Gobierno?
–No, Tves transmite viejas telenovelas latinoamericanas y películas hechas en Estados Unidos. Cadenas como la BBC y la televisora nacional de Japón tienen 50 años de historia. Un canal de televisión pública no se construye en un día. Si el Gobierno quisiera crear una estación de televisión pública, tendría que invertir en programas producidos en Venezuela con productores, actores, técnicos y todo el personal venezolano.

–¿Cómo evalúa el Gobierno japonés el cese de la concesión de Radio Caracas Televisión?
–Lo ve como lo que es: una lucha política. La sociedad venezolana debe preguntarse cómo se establecen las leyes que permiten episodios como éste. El caso de RCTV debe dar pie para hacer una análisis profundo sobre la Ley de Telecomunicaciones.

Lejos de Norcorea

El embajador de Tokio en Caracas, Yasuo Matsui, luce desencajado cuando se le pregunta su opinión sobre la cordialidad que el presidente Hugo Chávez le ha profesado al régimen del líder norcoreano Kim Jong Il. “No creo que sean amigos y tampoco considero que el modelo socialista norcoreano sea un referente para ningún otro país del mundo. Venezuela no tiene nada que aprender de ellos”, responde. Recuerda que Japón mira a Pyongyang como una potencial amenaza en la región, y advierte: “La opinión pública japonesa es muy crítica con respecto a todo lo que esté relacionado con Norcorea. Es un país con el que hay que tener cuidado”. Prefiere reír antes de asignar a Japón una posición en el listado de aliados no tradicionales de Venezuela. “Habría que preguntarle a Chávez qué importancia tiene Japón para él”, refiere. Aclara, sin embargo, que a diferencia de Caracas, Tokio considera a Estados Unidos como un socio leal y poderoso, dispuesto a defenderlo en caso de que Pyongyang decida enfilar su arsenal nuclear contra el archipiélago japonés.

actualidad » en esta sección

buscador