Foto: Manifestantes observan cerca de neumáticos incendiados durante choques con efectivos de la Guardia Nacional en el pueblo de Curiepe, Venezuela, el miércoles 15 de julio de 2009. La Guardia Nacional tomó control de la estación de policía local dirigida por un gobernador de oposición, lo cual desató los enfrentamientamientos entre las tropas y manifestantes que dejaron seis lesionados. (AP Foto/Ariana Cubillos)

Seis heridos, entre ellos el camarógrafo de una televisora local, dejó un enfrentamiento entre guardias nacionales y manifestantes que protestaban contra la toma de un comando policial que hicieron militares en la población central de Curiepe, informó el miércoles un jefe policial.

El director de la policía del estado central de Miranda, comisario Elisio Guzmán, dijo al canal de noticias Globovisión que “seis personas” resultaron heridas en un enfrentamiento que se dio entre guardias nacionales y pobladores de Curiepe.

Guzmán indicó que entre los lesionados figuran cuatro personas que sufrieron asfixia a consecuencia de gases lacrimógenos, y otros dos que presentaron heridas leves por objetos contundentes.

Uno de los lesionados es un camarógrafo del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV) que sufrió una herida en la frente al ser golpeado por un objeto contundente, según reportó la televisora.

“El pueblo está molesto, muy molesto. Hay mucha gente en la calle. Cerramos la entrada el pueblo porque no queremos, no estamos de acuerdo” con la toma de la policía, dijo María Ruiz Santos, una habitante de Curiepe, a la emisora local Unión Radio.

Guzmán señaló que la protesta se originó luego que decenas de guardias nacionales tomaron durante la madrugada del miércoles el puesto de la policía estatal de Miranda en la población de Curiepe, que está a unos 200 kilómetros al este de Caracas, siguiendo instrucciones de la alcalde oficialista de esa localidad.

El gobernador opositor del estado Miranda, Henrique Capriles, repudió la toma del puesto policial de Curiepe y denunció que los guardias nacionales, a los que llamó “gorilas”, hicieron “uso abusivo de la fuerza pública” al reprimir a civiles desarmados que protestaban por la medida.

Capriles afirmó, durante una visita a la localidad occidental de Maracaibo, que la situación en Curiepe “no está bajo control” debido a que persisten las protestas.

Una situación similar se presentó el 10 de julio en la población central de Caucagua cuando guardias nacionales, por instrucciones de un alcalde oficialista, trataron de tomar el puesto policial de esa localidad donde funciona la policía del estado Miranda que controla Capriles.

La toma de esa instalación no se pudo concretar debido a que los pobladores de Caucagua hicieron una protesta para evitar la acción de la Guardia Nacional.

El jefe policial consideró la toma del puesto policial de Curiepe como “ilegal” y afirmó que si lo que se quería “era dirimir la titularidad sobre una instalación, sobre un bien inmueble, es absolutamente indispensable que vayan a los tribunales de justicia que son los encargados de decidir”.

La directora de la Casa del Pueblo de Curiepe, Angélica Gerdler, dijo que desde la 5.30 horas (10.00 GMT) la población se encuentra tomada por la Guardia Nacional, según reseñó la gobernación del estado Miranda en un comunicado.

Gerdler relató que la toma del puesto policial por parte de los militares “enardeció” a la población que “trató de ingresar a las instalaciones sonando sus tambores y la Guardia Nacional los replegó con bombas (lacrimógenas), que incluso fueron lanzadas a las casas aledañas”.

“El pueblo está molesto, muy molesto. Hay mucha gente en la calle. Cerramos la entrada el pueblo porque no queremos, no estamos de acuerdo” con la toma de la policía, dijo María Ruiz Santos, una habitante de Curiepe, a la emisora local Unión Radio.

“Capriles afirmó, durante una visita a Maracaibo, que la situación en Curiepe “no está bajo control” debido a que persisten las protestas”.

La Guardia está agrediendo al pueblo con bombas lacrimógenas y perdigones, cosa que nunca se había visto en este pueblo”, agregó.

Desde inicios de año el gobierno del presidente Hugo Chávez inició la toma de puertos, aeropuertos, autopistas, hospitales, escuelas e instalaciones controladas por gobernadores y alcaldes opositores que resultaron electos en los comicios regionales de noviembre.

Algunos analistas sostienen que la decisión de Chávez de tomar algunas instalaciones y servicios manejados por gobernantes opositores lo que busca es limitarlos financieramente y perjudicar sus gestiones.

El mandatario venezolano ha defendido sus acciones contra los alcaldes y gobernadores opositores alegando que lo que busca es combatir la corrupción y mejorar los servicios públicos en esas entidades.

Para ver la galería de fotos de las protestas en Curiepe, pulse aquí o en la imágen


Copyright 2009 The Associated Press.

actualidad » en esta sección

buscador