Un niño de tres años falleció hoy en la localidad española de Leioa, al norte de España, al ser olvidado por su madre en el interior del coche antes de ir a trabajar.

La mujer tenía previsto dejar al pequeño en una guardería antes de acudir al trabajo, pero, según ella misma confesó, tuvo “un descuido” y se olvidó al menor en el vehículo.

Según fuentes oficiales, cuando la mujer se dirigió a recoger su vehículo al finalizar su jornada laboral, se percató de la presencia del niño en el interior del coche, donde había permanecido varias horas, y constató que el menor no tenía constantes vitales.

De inmediato, la madre avisó a los servicios de emergencia, pero el médico desplazado al lugar del suceso no pudo hacer nada por el niño y certificó su fallecimiento.

El cuerpo del pequeño se encuentra en el Servicio de Patología Forense, donde se determinarán las causas de la muerte.

La madre del pequeño fue detenida por un presunto delito de homicidio imprudente y posteriormente fue puesta en libertad con cargos a la espera de ser citada por la autoridad judicial.

En los dos últimos años han fallecido en España cuatro niños por golpes de calor al ser olvidados en vehículos, y en los últimos veinte años se han registrado al menos otros siete casos similares, aunque el resultado no fue la muerte de los niños, sino síntomas graves de deshidratación.

Según los pediatras, un niño en el interior de un coche aparcado al sol en verano y sin ventilación puede alcanzar los 42 ó 43 grados de temperatura corporal y morir en el plazo de 30 a 60 minutos debido a un colapso vascular.

EFE

actualidad » en esta sección

buscador