Cuba está preparada para un proceso de “transformaciones necesarias”, con o sin su líder histórico, Fidel Castro . Así lo ha asegurado su sobrina Mariela Castro, hija del presidente cubano en funciones, Raúl Castro.

Mariela Castro, (La Habana, 1962), psicóloga, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y artífice de la lucha por los derechos de los homosexuales en Cuba, defiende la necesidad de impulsar el debate interno y enriquecer la revolución de cara al futuro.

Un año después de que el enfermo Fidel Castro, que el próximo día 13 de agosto cumplirá 81 años, delegara el poder en su hermano Raúl , de 76, Mariela Castro reconoce que la preocupación que tenían entonces de perder a su líder, ahora la tienen más cerca.

“Estamos aprendiendo a vivir con nuestro líder envejeciendo. La revolución tiene que continuar sin él, ya sea con mi padre o con otros líderes que vengan, con los que surgirán, porque a veces los líderes aparecen cuando menos te lo imaginas”, añade.

Medidas económicas y sociales

Asegura que “hay capacidad en Cuba para que no se arme un caos” y que “la sociedad cubana está preparada para un proceso de transformaciones necesarias para sostener el proceso revolucionario, con y sin Fidel”.

Entre esas “transformaciones necesarias” incluye medidas económicas, mejoras sociales y perfeccionamiento de los mecanismos de gobernabilidad para hacerlos “más funcionales”, con el objetivo de “hacernos responsables de nuestra realidad, de nuestro proceso revolucionario, aun cuando no estén los líderes históricos”.

Mariela Castro está convencida de que la sociedad cubana es madura y está preparada para el debate, aunque admite que quizá no todos tengan el mismo grado de preparación para asumir este proceso. “Cuba es un país que necesita debate permanente porque hay un alto nivel cultural y de instrucción y la gente necesita participar. Esto está diseñado para la participación, pero el problema es que no todos los dirigentes saben encaminar los procesos participativos, y es una lástima”, reconoce.

En 10 años, se imagina una Cuba inmersa en un “proceso de participación democrática fortalecida” que, subraya, debe impulsarse desde ahora mismo.

Vía 20minutos, españa

actualidad » en esta sección

buscador