La semana pasada Eva Golinger denunció que se había producido un robo en su residencia con objeto de amedrentarla. Al parecer, y según hoy cuenta el diario Tal Cual, en su sección Por mi madre, todo habría sido un invento de la Golinger.

Esta es la nota:

El supuesto robo a su residencia denunciado por Eva Golinger, después de presentar su tristemente célebre lista de “periodistas espías” en la Asamblea Nacional, nunca existió en realidad. Vecinos de la venezolano-estadounidense sostienen que todo se trató de un invento de la autora del Código Chávez para victimizarse ante la opinión pública, luego del rechazo que causaron (incluso entre los talibanes del chavismo) sus imputaciones infundadas contra el gremio periodístico.

El lujoso apartamento que la Golinger compró este año en la calle Las Acacias con Avenida Andrés Bello, de La Florida, gracias a un préstamo que le otorgó un banco estatal bolivariano, jamás fue forzado por extraños, nunca se reportó incidente alguno en la conserjería y nadie llegó a ver en ningún momento a ninguna comisión policial que fuera a investigar el hecho. Todo se trató de una estratagema para tratar de mantener a flote su teoría de la conspiración, de la mano de su amigo de comparsas, el cómico Mario Silva.

actualidad » en esta sección

buscador