Noticias24.- Miles de jóvenes estadounidenses se congregan en YouTube, en Meetup y en Digg, sitios web extremadamente populares, alrededor de un hombre de 72 años relativamente poco conocido, llamado Ron Paul. Son los mismos jóvenes que escuchan música en sus iPods, chatean con sus amigos y suben sus fotos a flickr, los que hoy hacen pancartas para colgarlas en los elevados de las autopistas: “Busca Ron Paul en Google”.

Muchos de ellos nunca han votado, es más: como buenos jóvenes, detestan a los políticos. Y sin embargo, apoyan a uno de ellos lo suficiente como para sacar dinero de su propio bolsillo para hacer camisetas, chapas y afiches, y dedicar horas a hacer campaña desde sus blogs. ¿Quién es ese hombre al que aplauden a rabiar?

Ron Paul es un médico obstetra, pequeño y delgado, al que le han dado el apodo de “Doctor No” pues, como representante de Texas en el Congreso de los EEUU, ha votado en contra de casi todas las decisiones importantes de Bush (y de aquellos que le precedieron): ha votado “no” a la Ley Patriota, a la guerra en Irak, a subir impuestos y a la regulación de Internet. Hasta los aumentos de sueldo de los congresistas han recibido el voto desaprobatorio de Paul. Se opone a la medicina socializada, al control de armas, a los impuestos, a la existencia de la Reserva Federal y a que las tropas norteamericanas sean “la policía del mundo”.

“Eres un enigma envuelto en un acertijo, metido dentro un panecillo de misterio“,le dijo Stephen Colbert, presentador de un popular programa de política y humor. “¿Eres republicano o no eres republicano?”. “Soy un constitucionalista”, dice Paul, “sólo que no habías visto uno en mucho tiempo”.

Jon Stewart, de The Daily Show, también le entrevistó: “Tú pareces tener una integridad consistente y de principio. A los americanos, usualmente, no les convencen con eso”. “He introducido una idea novedosa en esta campaña”, responde Paul. “Hasta se me ocurrió sugerir que cumplamos la constitución”, dice con ironía. Y el auditorio ríe y aplaude.

Es miembro del partido Republicano y aspira a obtener la nominación a la carrera presidencial de 2008. Fue candidato del Partido Libertariano en 1988, pero se dió cuenta de que, en el duro bipartidismo norteamericano, ser candidato de un tercer partido era una receta segura para la exclusión de todos los debates y eventos televisados. “Los dos partidos controlan el sistema y excluyen a los individuos que no entren en el molde”, dice el Congresista. Pero incluso algunos votantes demócratas han declarado que el mensaje de Paul les resulta seductor: “Lo que dice este señor tiene sentido para mí”, dijo una demócrata afroamericana.

Su canal en YouTube ha recibido más de 3.000.000 de visitas, versus 800.000 de Hillary Clinton y 600.000 de Rudy Giuliani -los dos más conocidos de la contienda. Sólo el demócrata Barack Obama le supera, con 11.000.000 de visitas.

Paul reconoce haber estado “escéptico” acerca de su propia nominación, pues no creía que demasiada gente comprendiera la necesidad de reducir el poder gubernamental y combatir el terrorismo, no con más leyes, sino con mayores libertades. Pero el buzz en internet se salió de control, y la actividad espontánea de los internautas se hizo “incontrolable” para el propio comando de campaña. Algunos opinan que la Ron-Paul-manía es apenas un “fenómeno de la web 2.0″ y que no logrará conquistar al votante promedio, sin embargo ha logrado recolectar al menos cuatro millones de dólares.

Los periodistas de medios tradicionales se sorprenden por el momentum que ha conseguido su campaña en la Internet, pero Paul les responde que es el mensaje de libertad lo que ha conquistado a sus seguidores. “La libertad es popular”, dice Paul, que aboga seriamente por la reducción del tamaño y costo del gobierno, eliminar agencias burocráticas y costosas como la CIA, el departamento de Homeland Security, la OTAN y el IRS, y dejar de intervenir militarmente en otros países. “La libertad funciona” es otro de los slogans de este firme creyente en el poder de la libertad de mercado, y opina que no debería tenerse tanto miedo a que haya gente que gane mucho dinero.

Paul, el único republicano en el Congreso que se opuso a invadir Irak, tiene una curiosa – y muy polémica – posición acerca del terrorismo y de la dirección que ha tomado el Estado norteamericano tras los ataques del 11-S. Se atrevió, incluso, a sugerir que la política exterior intervencionista propició el odio antiamericano que los motivó. “Nos atacaron aquí porque estábamos metidos allá”, ha dicho repetidamente, para furia de su contendor por la nominación Rudy Giuliani – alcalde de Nueva York para el momento de los ataques al World Trade Center.

“Estamos haciendo espionaje doméstico, invadimos Irak (…) pero prefiero estar vivo, que libre y muerto”, le dijo Colbert en tono de humor. “Es lo que dicen pero se equivocan. Prefiero ser libre y estar vivo, y eso es posible. No hay que renunciar a las libertades para tener seguridad”. “Todas estas guerras (guerra a las drogas, guerra al terrorismo) son para asustar a la gente, para que entregue sus libertades y entregue su dinero al gobierno, para que éste resuelva los problemas”, respondió el aspirante a la candidatura republicana.

Mientras, sus partidarios se quejan de que los medios tradicionales han minimizado su candidatura. “No somos sólo la Internet” es la consigna que coreaban los asistentes a uno de sus mitines.

Ron Paul desea ser presidente, pero antes, debe conseguir la nominación republicana – ya desestimó la posibilidad de postularse como independiente o Libertariano. El momento decisivo del congresista será en enero próximo. Sus contendores republicanos (entre ellos Giuliani, Mike Huckabee y John McCain ) deberán vencerlo en la primaria de New Hampshire, un Estado que podría favorecer a Paul, pues cuenta con un activísimo movimiento de tendencia libertaria.

La Primaria está pautada para el 22 de enero, día en el que los votantes registrados de ambos partidos votarán para seleccionar a sus candidatos definitivos. Se celebran primarias en todos los Estados, pero tradicionalmente, los ganadores en NH consiguen la nominación.

Ron Paul y los “issues”

Impuestos. “Si una reducción de impuestos le devuelve 40 dólares de su nómina a una madre soltera, o permite a un empresario ahorrarse miles de dólares y así contratar más empleados, es buena. Menos impuestos permiten más gastos, más ahorros, más inversión, y eso ayuda a la economía: es decir, nos ayuda a todos”

Irak. “Nos vendieron la guerra en Irak con información falsa (…) Destruimos un régimen odiado por nuestros enemigos directos, los jihadistas, y les proporcionamos miles de nuevos reclutas.”

Política exterior. “Nuestros próceres nos alertaron sobre enredarnos en los asuntos de otras naciones. Tenemos tropas en más de 130 países, y muy pocos para defender a los EEUU. Ahora, pedimos el reclutamiento a nuestros jóvenes. Demasiadas veces hemos ayudado e intervenido en favor de gobiernos que son despreciados por los pueblos, y entonces nosotros somos despreciados. Muchas veces apoyamos a los que nos traicionaron, como los jihadistas afganos y su amigo, Osama Bin Laden. Los armamos, los entrenamos y hoy estamos pagando por eso.”

Propiedad privada “Los derechos de propiedad son la base de todos los demás derechos en una sociedad libre. Sin el derecho a ser dueño de una imprenta, por ejemplo, no hay libertad de expresión. El próximo presidente debe sacar a las oficinas federales de estos esquemas que niegan a la gente su derecho a la vida, la libertad y la propiedad”

Inmigración. “No más ayuda económica a los inmigrantes ilegales. Siempre hemos bienvenido a los inmigrantes que buscan oportunidades, trabajan duro y siguen las reglas del juego. Pero los contribuyentes no deberían costear a los inmigrantes ilegales que usan hospitales, escuelas, carreteras y servicios sociales. Eliminemos la nacionalidad por nacimiento. Mientras los inmigrantes sepan que sus hijos serán ciudadanos por haber nacido aquí, el incentivo para entrar ilegalmente seguirá creciendo”.

Privacidad y libertad individual. “La mayor amenaza a tu privacidad es el gobierno. Debemos limitar drásticamente la capacidad del gobierno de recoger y almacenar data sobre los asuntos privados de los ciudadanos”

“Ahora tenemos una supuesta Ley Patriota, que expande la posibilidad del gobierno de hacer espionaje telefónico sin supervisión judicial, permite allanamientos no especificados sin supervisión judicial, hizo mucho más fácil al gobierno monitorear el uso privado de la Internet, y exige a las bibliotecas y librerías entregar los registros de los libros que la gente lee. La amenaza a tu libertad y tu privacidad es muy real”.

[ RonPaul2008.com ]

actualidad » en esta sección

buscador