Reporte especial de Efe TV

Miles de hondureños, entre ellos el presidente de facto, Roberto Micheletti, marcharon hoy en cinco ciudades contra el gobernante de Venezuela, Hugo Chávez, mientras que simpatizantes del depuesto mandatario hondureño, Manuel Zelaya, aliado del venezolano, siguieron pidiendo su regreso en Tegucigalpa.

Micheletti se incorporó a la manifestación celebrada en Tegucigalpa cuando transcurría por un bulevar, cientos de metros antes de llegar a la Casa Presidencial.

La marcha es “una demostración de que no queremos imposiciones de nadie en este país”, afirmó brevemente a los periodistas Micheletti, a quien el Parlamento designó como presidente del país el pasado 28 de junio, cuando fue derrocado Zelaya.

Las marchas contra Chávez se celebraron en Tegucigalpa, San Pedro Sula (norte), Choluteca (sur), La Ceiba y la isla de Roatán, estas dos últimas en el Caribe, organizadas por la Unión Cívica Democrática (UCD) y otras agrupaciones civiles hondureñas.

El presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, saluda a los partidarios de su gobierno en una protesta en contra del presidente Hugo Chávez en Tegucigalpa el 4 de septiembre de 2009. AFP PHOTO / Orlando SIERRA Foto:AFP PHOTO/Orlando SIERRA

Honduras se sumó así a la iniciativa de una plataforma civil colombiana que convocó las manifestaciones contra el gobernante venezolano en decenas de ciudades en todo el mundo a través de las redes sociales en Internet Facebook y Twitter.

La marcha celebrada en Tegucigalpa salió del extremo de un bulevar en el este de la ciudad hacia la Casa Presidencial.

El presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti (c) lidera una protesta en contra del presidente Hugo Chávez en Tegucigalpa el 4 de septiembre de 2009. Foto:AFP PHOTO/Orlando SIERRA
El presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, saluda a los partidarios de su gobierno en una protesta en contra del presidente Hugo Chávez en Tegucigalpa el 4 de septiembre de 2009. AFP PHOTO / Orlando SIERRA.Foto:AFP PHOTO/Orlando SIERRA

Los manifestantes, la mayoría vestidos de blanco, llevaban un ataúd para simbolizar que “en Honduras ha sido enterrado el chavismo”, dijo a los periodistas una portavoz de la UCD, en alusión a que, con el derrocamiento de Zelaya, Chávez perdió a un aliado que supuestamente pretendía instaurar un modelo socialista en este país.

Partidarios del presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, protestan en contra del Primer Mandatario venezolano en Tegucigalpa el 4 de septiembre de 2009. Foto:AFP PHOTO/Orlando SIERRA

En San Pedro Sula, el coordinador de la UCD, Gerardo Agüero, indicó a medios locales que, además del rechazo a Chávez, otro objetivo de las marchas es pedirle a la comunidad internacional “no más injerencia en la autodeterminación del pueblo hondureño”.

Por su parte, el frente de resistencia popular que respalda a Zelaya llevó a cabo una nueva manifestación en otro sector de Tegucigalpa para exigir su reinstalación en el poder y la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

La marcha salió de las cercanías de un hospital estatal y recorrió varias colonias populosas del sector norte de Tegucigalpa hasta concluir en el parque central.

Una venezolana toma parte en una protesta en contra del presidente venezolano Hugo Chávez en Tegucigalpa el 4 de septiembre de 2009. Foto:AFP PHOTO/Orlando SIERRA

El frente expresó su satisfacción porque Estados Unidos suspendió ayer ayudas económicas a Honduras, entre otras medidas de apoyo a Zelaya y de presión al régimen de Micheletti.

Esto va a crear una tremenda situación de impacto en esta débil economía que tiene Honduras“, dijo a los periodistas el dirigente campesino Rafael Alegría, uno de los coordinadores del movimiento que respalda al depuesto presidente.

Pidió que no se culpe a Zelaya ni a la resistencia por esas medidas de Washington, porque “si hay alguien responsable de esta situación son los golpistas“.

Vía EFE

actualidad » en esta sección

buscador