Foto: www.canalrcn.com

El bebé llamado por sus padres Darwin Felipe, tenía tan sólo 9 meses de edad, sufrió una terrible fiebre que supuestamente lo llevó hasta la muerte.

Después de asistir al hospital el médico advirtió a la madre la gravedad y el estado de salud de su hijo, luego de darle de alta empeoró la situación. A pesar de los cuidados caseros y de los medicamentos que le eran suministrados la situación no mejoraba.

Nuevamente la mujer desesperada acudió al hospital, de inmediato le fue comunicada la noticia acerca del fallecimiento de su pequeño, tras sufrir un paro cardíaco.

Tiempo después el bebé fue velado y tras infinitos rezos por parte de la familia el niño movió sus manos en señal de vida.

Una vez más la familia corrió al hospital donde fue conectado al monitor de signos vitales y corroboraron que estaba vivo. Todos volvieron a sonreír en gesto de felicidad y alivio, momento que no duró mucho tiempo, porque pasados 30 segundos el menor murió nuevamente.

Con información de: “Noticias RCN

actualidad » en esta sección

buscador