“Venezuela es toda roja rojita” grita cada vez que puede el Presidente y sus ministros en cada intervención pública. Quienes adversan al Gobierno se molestan, protestan y hasta reclaman ese tinte colorado con que los funcionarios quieren teñir al país, sin saber que el Mandatario está en los cierto: Venezuela es roja rojita porque la inseguridad campea por todo el territorio,

Antes, unos cinco años atrás, los venezolanos solían definir sus ciudades en zonas buenas y malas. Zonas azules y zonas rojas. Esos adjetivos para calificar lugares han ido extendiéndose con el tiempo porque ahora, todo el país es rojo. La delincuencia pues, nos ha invadido y si de “páginas rojas habláramos”, tendríamos que decir que el mapa está como “la pollera” de los colombianos: colorao.

El teñido debería arrancar con la corrupción. Nunca antes se había denunciado a funcionarios del gobierno venezolano de estar implicado en actos ilícitos como ahora. El mismo Parlamento encontró “culpable”, por ejemplo, al entonces ministro Antonio Albarrán, por el caso del Central Azucarero de Barinas (Caaez) y ¿qué pasó?…Nada. Apenas unos militares detenidos (la soga revienta siempre por lo más delgado) y ya deben estar hasta en libertad. Los que aún deben andar en líos judiciales son los dos cajeros de los bancos que pagaron los cheques emitidos por la institución militar.

El caso de la ¿sede? para un palacio de Justicia extraordinario de Ciudad Lebrún que terminó con un debate de acusaciones entre dos funcionarios de esta revolución: el magistrado Luis Velásquez Alvaray y Jesse Chacón. Ganó el segundo y el abogado salió a “darse la gran vida por España”. Nadie más habló de eso, otro caso que reposa en gavetas.

Arné Chacón, hermano de Jesse el ministro, dicen los mismos oficialistas que pasó de ser un humilde residente de Cruz Verde, en pleno centro de Caracas, a ser un banquero, propietario de un reconocido stud de caballos de carrera, e industrial lechero, sin decir lo de empresario radial, entre otros.

Diputados, rectores del CNE, ministros y demás que antes de estar en el gobierno lucían jeanes, hasta ruñidos, con carros destartalados, o de a pié…que ahora ostentas lujosos carros, amén de trajes de firma, sin contar las joyas y viviendas que dejan boca abierta a cualquier ciudadano común.

Sencillo es el actual Vicepresidente que pasó de un bloque del Inavi de los Jardines del Valle, a un lujoso apartamento en los Palos Grandes. Ni se diga del Audi que exhibe el flamante Psiquiatra.

Pérez preso por menos de lo que contenía el maletín de Antoneti

El colmo de los colmos fue el juicio y sentencia al ex presidente Carlos Andrés Pérez por más de 200 mil dólares (aunque para la época el dólar era mucho más barato que ahora), siendo que el venezolano Guido Antoneti Wilson, alto pana de funcionarios del alto gobierno (valga la redundancia) y que viajó con altísimos funcionarios de los gobiernos de Venezuela y Argentina cargaba una maletita con 800 mil dólares.

Lo peor es que sale un Fiscal General diciendo que “no existen suficientes elementos para hacer un juicio a Antonini, ni a ninguno de sus acompañantes”. También ministros que aseguran ser “exageraciones de los medios nacionales e internacionales”.

Y menos aún un Vicepresidente que se lanzó, sin averiguar, con que el caso de Antonini Wilson es “un imbécil pote de humo de los medios para opacar el éxito del presidente Chávez”.

Con una justicia chucuta y un Fiscal complaciente, ¡nunca se dará un caso de corrupción cobrado con rejas, prisión pues!. Hasta el propio Presidente, cuando era candidato, se presumía un hombre de procedencia humilde. Ahora tenemos que proviene de una familia con fincas y ranchos al estilo EEUU, sin contar las camionetotas y empresotas en manos de los hermanos Chávez. Hasta la vieja y apreciada maestra de Sabaneta pasó a ser una señora full de joyas, con tremenda residencia, escoltas y demás. ¿Quién dijo corrupción?…Bueno, deberían preguntárselo al propio Carlos Andrés Pérez que acusó al actual Mandatario como “el más corrupto de Venezuela, en toda su historia”.

Las cifras rojas…se tornaron rojitas

Efectivamente, una y muchas veces el ministro Pedro Carreño ha salido ante los medios, para en rueda de periodistas “aclarar” las exageraciones de los medios al dar las cifras de asesinados en el país.

Sin ir muy lejos, tomamos las cifras que aportó la PTJ, hoy CICPC, hasta cuando el gobierno les permitió darlas. Ese organismo del Estado venezolano señaló que en 1998 los asesinatos en Venezuela fueron de 4 mil 440 personas. Sin embargo el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas dijo que en el año 2003 ascendió a más del 300 %. O sea, estamos hablando de más de 14 mil personas asesinadas en Venezuela.

Indiscutiblemente que esos numeritos dan cuenta de un retroceso acelerado en las condiciones de seguridad ciudadana, o en la otra cara de la moneda: el auge desenfrenado del hampa en todas sus modalidades de acción.

Los muertos de Chávez

Suele la gente decir los muertos de tal o cual presidente, o los muertos de la tal o cual República. Ahora, por ejemplo, hasta una preñez se lo achacan a la Cuarta República. Pues bien, también los muertos desde 1999 para acá, deben ser los muertos de Chávez, de los cuales los más escandalosos, han sido los hermanos Faddoul, el empresario Filippo Sindoni, los estudiantes de Barrio Kennedy y el fotógrafo Jorge Aguirre. En todos estos casos no resueltos por la justicia, por cierto, aparecen implicados funcionarios de la Policía Metropolitana y del estado Aragua.

Pero no solo esos llenan las páginas rojas de Chávez Frías. No señores, diariamente Venezuela es sacudida por el sismo de la violencia y a diario, nuestro país le regala al Presidente cien o más vidas que pudieron ser útiles en un futuro, pero que fueron asesinadas hasta por un vil par de zapatos.

Un estudio realizado por la Alcaldía de Chacao, para tener una base y presentarle al Gobierno Nacional un Plan de 180 grados para resolver, al menos paliar, en 180 días la inseguridad reinante en el país. Señalaban los trabajadores de Leopoldo López que en 791% se habían incrementado los ajusticiamientos en Venezuela, durante los últimos 8 años. ¡Como para salir corriendo! Pero lo peor es que según la UNESCO, léase bien, la UNESCO, Venezuela es uno de los países más violentos. ¿Quién lo pone en dudas?, bueno, el Gobierno Nacional, más nadie.

“Desde 1998 hasta este año 2007 los homicidios han aumentado en 128 %, las muertes violentas indeterminadas en 74%, los homicidios con armas de fuego en 36%, los secuestros en 426% y las muertes en enfrentamientos con policías en 253%, agravándose esta última cifra en la ciudad de Caracas, al encontrar un aumento en esta materia de 791%”, explica el informe.

¿Y los secuestros rojos rojitos?

El mismo informe de Chacao habla de un incremento en los secuestros en Venezuela en los últimos 8 años del 426%.

Genaro Méndez, presidente de la Federación de Ganaderos de Venezuela ha denunciado que hasta el momento este país, este gobierno tiene en su haber más de 150 secuestros. Sin embargo, el Mandatario nacional ha preferido dedicarse a interceder por los secuestrados de Colombia, lo que ha ocasionado la protesta de políticos y empresarios nacionales.

El presidente Hugo Chávez debe mostrar el mismo interés por los secuestros ocurridos en Venezuela que por los que se generan en Colombia.

Advirtió el Presidente de Fedenaga que no cuestionaba la gestión presidencial a favor de los colombianos, pero sí argumentó la necesidad de que el Presidente Chávez demostrara el mismo interés por los secuestrados en Venezuela. Explicó a los medios Méndez que el Gobierno Nacional debería implementar políticas públicas anti secuestros.

Refirió Genaro Méndez que en julio de los últimos tres años que en julio del 2005 hubo 5 secuestros, en el mismo mes del 2006 aumentaron a 15 y que en julio de 2007 llegaron a 25. Habló también de la necesidad de depurar los organismos policiales, pues muchos sucesos, sobre todo en los últimos años, demuestran la presencia de funcionarios en muchos de los crímenes sucedidos en el país. Recordó el caso de los hermanos Faddoul y del empresario Filippo Sindoni.

Hay que buscar que el Gobierno actúe, que se mantenga vivo el tema de la inseguridad, pues, todos podemos ser víctimas de estos hechos, cualquier ciudadano. Las cifras del secuestro express son mayores a las de carácter tradicional”.

El Zulia no ha escapado a esos secuestros por eso han exigido con urgencia un plan de seguridad que minimice la incidencia de secuestros y asesinatos en la zona fronteriza. Los productores zulianos ya cuentan con varias víctimas y ratifican su insatisfacción por “del clima de inseguridad que se viven en la región”, diría Manuel Heredia, otro empresario de Fedenaga.
“No queremos más humillaciones, lo que queremos es una respuesta sensata del Gobierno, que nos digan qué van a hacer para salvar nuestras vidas, nosotros existimos, somos parte del aparato productivo venezolano y necesitamos que nos devuelvan la paz”, dijo Heredia.

¿Quién compra granadas en Venezuela?

Resulta incomprensible que directores de cárceles, de policías y que hasta un Ministro de Interior y Justicia declare a los medios de que hubo tantos muertos en tal cárcel porque a uno de los reos le estalló una granada mientras la manipulaba.

Vale la pena preguntarse, ¿quién puede adquirir una granada fragmentaria e introducirla a cualquier recinto penitenciario del país? Suponemos que es la Fuerza Armada la autorizada para esa compra, casualmente, los mismos encargados de vigilar, custodiar y brindar seguridad en las cárceles.

Entonces, ¿quiénes ponen en manos de los presos las armas y granadas?…no es muy difícil predecirlo, sin embargo, las autoridades venezolanas ni se lo imaginan, ¡pobrecitos!

De cada mil presos mueren 20

Ha sido tal la violencia carcelaria, que, según el informa presentado por el alcalde Leopoldo López, existe un porcentaje de dolor en las cárceles. Dijo López que por cada mil presos, hay un promedio de 20 asesinados en prisión. Esta cifra de homicidios es 40 veces mayor a la del resto del país.

Si sumamos a todos los ciudadanos presos en Brasil, Argentina, México y Colombia dan en total una población de 540 mil reclusos, de los cuales el año pasado murieron violentamente 310. En Venezuela, con una población de apenas 20 mil reos, tuvimos 408 asesinatos en apenas 365 días, eso quiere decir que hubo más de un muerto diario“, explicó Leopoldo López.

Venezuela: uno de los países con más violencia en América

Ha sido lamentable pero los estudios serios hechos en América Latina demuestran que los índices de criminalidad han ido aumentando, solo que los crímenes varían un poco de acuerdo a los países, aunque los motivos son semejantes. Andrew Morrison, experto en temas de desarrollo social del Banco Interamericano de Desarrollo dice que los gobernantes deben “hacerle frente a la criminalidad urbana”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las tasas de homicidio en América, incluyendo Estados Unidos y Canadá, está en alrededor de 19 homicidios por cada 100 mil habitantes. Comparando con África, que tiene la tasa más alta del mundo, de 22 por cada 100 mil habitantes, mientras que en Europa se tiene 8 homicidios por cada 100 mil.

Por eso, el problema en América Latina es grave y creciente. Hablando de los países en específico tenemos que la tasa de víctimas más alta la tiene Guatemala, donde el 56% de los hogares han sufrido por lo menos algún tipo de crímenes en los últimos 12 meses. Le sigue El Salvador con una tasa de 46% y luego Venezuela con 44%.

Por el contrario, Panamá aparece con un índice de 27% y Uruguay con 26%, los más bajos. Para el mundo América Latina tiene las cifras más elevadas.

La violencia e inseguridad ha aumentado tanto en Venezuela, sobre todo en los últimos tres años, que ya hasta los hospitales y las funerarias no escapan al hampa común. Restricciones para entrar a los centros dispensadores de salud existe actualmente, peso a esa “vigilancia”, a diario se roban equipos y a los mismos pacientes que concurren a esos centros en busca de salud.

Las funerarias se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas pasadas las once de la noche, debido a los asaltos que han ocurrido en esos lugares. También las iglesias son visitadas por amigos de lo ajeno que, sin contemplación se llevan hasta los santos. No debemos olvidar los constantes robos y desapariciones de las zonas militares, las que se suponen de mayor seguridad.

Por eso, tenemos que reconocer esta vez que el Presidente de la República tiene razón, Venezuela está roja..rojita porque la inseguridad campea por todo el territorio, ente la mirada ¿complaciente? de las autoridades encargadas de brindar seguridad.

Ana María Muñoz

actualidad » en esta sección

buscador