Unas setenta personas que viajaban en el autobús 47 de Expresos Los Llanos, que cubría la ruta Santa Elena de Uairén-Ciudad Bolívar, fueron despojadas de sus pertenencias en la troncal 10 en medio de un atraco, la madrugada de este sábado.

Foto William Urdaneta

Así lo reseña hoy una nota de Natalie García en “Correo del Caroní”:

Cuentan testigos del hecho que el chofer del bus se paró por el kilómetro 0 de la vía internacional para embarcar pasajeros, y allí unos 15 delincuentes se montaron amenazando a todos los presentes. Posterior a eso, secuestraron la unidad y se la llevaron para una vía minera, que está antes de la alcabala Casablanca, viniendo del sur hacia Ciudad Guayana.

Lisbeth Castro, una de las pasajeras y locutora de una emisora en Gran Sabana, narró indignada que el chofer del bus, y el de otro autobús de otra compañía que también venía de Gran Sabana, se pararon a recoger pasajeros y en ese momento se montaron los hampones.

Después de esto, secuestraron sólo a la unidad de Expresos Los Llanos y se los llevaron por un sitio solo y allí empezaron a quitarles todo a los ocupantes, menos a los choferes.

Yo perdí casi 10 millones de bolívares, porque llevaba una laptop, un televisor, mis grabadores y cosas de casa. Hago responsable a la compañía por lo ocurrido y a los choferes, porque ellos no tienen por qué recoger pasajeros en la troncal 10”.

DESASISTENCIA

Castro explicó además que las autoridades militares y policiales tampoco están haciendo lo propio, ni tienen detectores de metales en las alcabalas ni perros detectores de drogas para combatir el hampa.

Otro testigo, que prefirió no ser identificado, dijo que los hampones tenían acento colombiano y que estaban buscando una maleta con un dinero (30 mil bolívares fuertes). En medio de la búsqueda de la maleta consiguieron un bolso con tres kilos de presunta droga.

Al parecer por curiosidad buscaron al dueño de la maleta, y éste resultó ser un militar del cual se burlaron a toda boca para ponerlo en ridículo delante de las demás personas, que ya de por sí estaban muy asustadas.

“Ya ni en los militares se puede confiar, mira lo que llevaba éste”, dijeron supuestamente los delincuentes. Aparte de este detalle, testigos coinciden en afirmar que en la terminal de pasajeros de Santa Elena de Uairén habían unos hombres sospechosos, pero desconocen si éstos abordaron la unidad o sólo dieron el “pitazo”.

SAQUEO TOTAL

Unas pasajeras de Brasil quedaron en la calle, el dinero que traían en reales, dólares y bolívares se lo llevaron los delincuentes al igual que joyas y demás prendas de valor. Al resto de los pasajeros también les quitaron todo, mercancías, teléfonos, cámaras digitales y demás.

Castro denunció que es una irresponsabilidad de la empresa y de los choferes pararse en la carretera a recoger pasajeros, a sabiendas de que eso está prohibido. Indicó que ya se comunicó con la empresa y que esta se está “lavando las manos” y apenas reconocerán un 20 por ciento de los daños.

La dama hace un llamado a las autoridades para que pongan coto a esta situación y castiguen tanto a las empresas transportistas, como a los choferes y a los organismos de seguridad, que no hacen revisiones exhaustivas para garantizar la seguridad de los viajeros.

Para colmo de males los ocupantes del autobús quedaron abandonados en la vía minera en medio de la penumbra y la zozobra. Un grupo decidió salir a caminar en busca de ayuda y encontraron una patrulla de la Policía del estado Bolívar en la troncal 10.

Los funcionarios se limitaron a sacar a los pasajeros a la vía y allí cada quien buscó la forma de irse en cola hasta los pueblos cercanos, como Tumeremo, en el municipio Sifontes. Los viajeros reclamaron que en la vía no hay seguridad y que siempre sucede lo mismo con los buses y los choferes irresponsables y a veces cómplices de los delitos.

actualidad » en esta sección

buscador