Venezuela detenta el dudoso privilegio de aparecer en el grupo de los diez países con mayor inflación en el mundo, según el informe de otoño del Fondo Monetario Internacional. Este es uno de los temas que aborda el Informe Otálvora de esta semana.

Este es su Informe completo:

Venezuela detenta el dudoso privilegio de aparecer en el grupo de los diez países con mayor inflación en el mundo, según el informe de otoño del Fondo Monetario Internacional.

El club de países con serios descontroles en el comportamiento de los precios está integrado (en orden descendente) por Zimbague, Birmania, Eritrea, Chad, Azerbaijan, Irán el socio estratégico de Chávez, Etiopía, Venezuela y Libia. Con una inflación estimada de 17% para el presente año, Venezuela ocupa el noveno puesto del ranking.

Las predicciones del FMI para el año 2008 contemplan una inflación de 21% en Venezuela, con lo cual el país alcanzaría el poco deseado tercer puesto en inflación a nivel planetario.

*****
El próximo martes debería cumplirse el primer paso formal dentro del Congreso brasileño para la consideración parlamentaria del ingreso de Venezuela al Mercosur.

La Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa tiene en su agenda de ese día la evaluación del Protocolo de ingreso de incorporación de Venezuela como miembro pleno del mecanismo sureño. Caso fuera aprobado el Protocolo, pasaría a la Cámara en pleno para luego ser sometido a consideración del Senado.

El caso Venezuela ya ha sido pospuesto en dos ocasiones en la comisión permanente de política exterior. Algunos diputados alegaron la necesidad de conocer informes técnicos sobre el compromiso venezolano de ajuste a los mecanismos de apertura económica del Mercosur, justamente una de las debilidades del intento de Chávez de ingresar al grupo. Parlamentarios del PSDB, el partido de Fernando Henrique Cardoso, habrían recibido informes de la cancillería brasileña en ese sentido.

El diputado Vieira da Cunha, del izquierdista PDT y quien preside la Comisión, alegó los ataques verbales de Chávez contra el Congreso brasileño como una de las causas por las cuales en el mes de septiembre no se votó el caso venezolano.

*****

De producirse la votación este martes, existe alta posibilidad de que sea aprobado el Protocolo de ingreso de Venezuela al Mercosur, a nivel de la comisión de diputados.

El PSDB y otras fuerzas que se oponen al ingreso de Venezuela son minoría en la Comisión. Parlamentarios amazónicos votarían favorablemente el protocolo alegando intereses regionales. Y además las grandes empresas brasileñas que mantienen negocios con el gobierno venezolano se han movido intensamente en los últimos meses haciendo lobby entre parlamentarios. Incluso un diputado comunista de São Paulo, Aldo Rebelo, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores ha hecho campaña interna en el Congreso para aprobar el Protocolo.

*****

El lobby empresarial se ha dirigido a ganar los votos de todos los partidos, incluyendo a los del opositor PSDB, para la entrada de Venezuela. Una empresa como la Odebrecht que entró al listado de contratistas del chavismo gracias a gestiones directas de Fernando Henrique Cardoso cuando era Presidente, mantiene líneas de contacto con la dirigencia socialdemócrata que pudieran torcer la decisión inicial de impedir el ingreso de Venezuela al Mercosur.

Aparte de las gestiones más privadas, la Odebrecht acaba de financiar la publicación de un libro con el título “Simón Bolívar, el Libertador”. Se trata de una edición con pensamientos del general Bolívar traducidos al portugués. La obra será bautizada en Brasilia la próxima semana, como parte de las gestiones del gobierno de Chávez de mejorar su presencia entre sectores políticos y culturales de Brasil.

*****

El pasado martes se materializó el acto de respaldo de las grandes empresas con intereses en Venezuela a favor de la aspiración de Chávez de entrar al Mercosur. Ese día el Presidente de la Cámara Venezolano-Brasileña de Comercio e Industria de São Paulo, José Francisco Marcondes, se reunió con los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, senador Tião Viana y el diputado Arlindo Chinaglia, ambos del partido oficialista PT.

Marcondes hizo entrega de una encuesta realizada entre empresas que hacen negocios con Venezuela, de las cuales el 76% apoyan el ingreso de Venezuela.

El vocero empresarial se esmeró en advertir que empresas de “gran porte” como Sadía, Odebrecht y Vale do Rio Doce respaldan la aspiración de Chávez. Sadía es la gran proveedora de carne y pollo para Mercal. Vale do Rio Doce explotará las ricas minas de carbón del Zulia. La Odebrecht ha recibido faraónicos proyectos de construcción incluyendo el segundo puente sobre el Orinoco y el anunciado tercer puente, entre otras obras.

*****

El objetivo de estas empresas brasileñas es cambiar el ambiente que existe en el Senado de su país hacia el gobierno Chávez. Porque es precisamente en el Senado, y más concretamente en la Comisión de Relaciones Exteriores, donde podría abortarse la aprobación del Protocolo Venezuela-Mercosur. Fue esa comisión de senadores la misma que se pronunció contra el cierre de RCTV. Aparte de la oposición, en el Senado existen voces del PMDB (el mayor partido en el Congreso y aliado funcional de Lula) que rechazan el ingreso venezolano.

La más reciente demostración del clima en el PMDB hacia Chávez fueron las declaraciones del expresidente José Sarney. El actual senador pidió “garantías evidentes” de que Chávez no llevará a Venezuela hacia el autoritarismo como condición previa para que el Congreso brasileño apruebe el Protocolo Venezuela-Mercosur. Para Sarney la Presidencia Perpetua que aparecería en la nueva constitución venezolana, sería un limitante para el ingreso de Venezuela al Mercosur.

*****

Las estadísticas oficiales bolivianas comienzan a presentar un cuadro de desestabilización macroeconómica. La inflación acumulada desde diciembre hasta septiembre alcanzó a 8,33% la mayor en los últimos catorce años. Igualmente, al terminar septiembre, Bolivia registró su mayor inflación anualizada en once años medida al terminar el tercer trimestre del año.

Desde el año 1993 los gobiernos bolivianos lograron mantener controlada la inflación anual por debajo del 10%. La inflación anualizada del gobierno de Evo Morales ya superó el 10% el pasado mes de agosto, colocando al país en tercer lugar en el ranking latinoamericano de tasas de inflación.

La inflación anualizada boliviana sólo es superada por los gobiernos revolucionarios de Venezuela y Nicaragua que presentan inflaciones de 15,3% y 11,56% respectivamente en los últimos 12 meses.

Informe Otálvora
Edgar C. Otálvora
El Nuevo País

actualidad » en esta sección

buscador