En la reunión de hoy de la Cumbre, se ha producido un lamentable y fuerte altercado verbal entre Hugo Chávez y la delegación española, que respondió, con evidente molestia, los nuevos insultos del presidente venezolano a Aznar. El Rey Juan Carlos visiblemente indignado gritó a Chávez: “¿Por qué no te callas?”. Al seguir las ofensas por parte de Daniel Ortega, el Rey de España abandonó la reunión. Terminadas las palabras de Ortega, unos minutos después regresó para la Clausura.

Foto: AP

Si por medio de la violencia o medios ilegítimos la oligarquía, los “pitiyanquis”, llegarán a cerrarle el camino a las revoluciones pacíficas el continente puedo explotar el violencia. Así lo acaba de decir Hugo Chávez en su participación en la Cumbre, que ha vuelto a repetir su amenaza de los Vietnams en el continente.

Chávez, en su intervención, ha reiterado su narración de los sucesos del 11 de abril de 2002, haciendo énfasis en que “estuvo a punto de morir una madrugada”. Igualmente reiteró sus críticas a España y EE.UU., lo que ha provocado la visible molestia de Zapatero, quien esta mañana insistió ante la prensa, en referencia a Hugo Chávez, la necesidad de dirigirse con respeto a los demás, incluso a los oponentes políticos.

El presidente Zapatero pidió la palabra y exigió a Hugo Chávez, con vehemencia, respeto a los gobernantes democráticos, “ahora y en el futuro”

El Rey Juan Carlos, muy molesto, le gritó “¿por qué no te callas?” a Hugo Chávez, ante las descalificaciones vertidas por éste contra el ex presidente del gobierno español, José María Aznar.

Hugo Chávez, también molesto volvió a hablar y le dijo a Zapatero que “con la verdad ni ofendo ni temo”.

El presidente de Nicaragua está criticando ahora a los “europeos y gringos” ante un Zapatero cuya cara de crispación es cada vez más evidente. Ortega está echando leña al fuego acusando a España de haber colaborado con EE.UU. en el ataque a Libia donde murió una hija de Gadaffi.

Las imágenes han mostrado la visible molestia del Rey Juan Carlos I ante la discusión que se está llevando a cabo.

Esta es la crónica completa de la Agencia Efe:

Tras una monumental bronca, protagonizada por Venezuela y España, en la que el Rey Juan Carlos abandonó el plenario, se clausuró la XVII Cumbre Iberoamericana.

Las descalificaciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al ex-presidente del gobierno español, Jose María Aznar, provocaron una respuesta del presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero, en la que le recordó que “en una mesa en la que hay gobiernos democráticos, se tiene como principios esenciales el respeto”.

El presidente venezolano Hugo calificó de nuevo de fascista a Aznar y sostuvo que en una conversación privada le respondió “esos se jodieron (sic)” al aludir a los países más pobres del mundo.

Chávez reveló detalles de una conversación mantenida con Aznar durante la visita oficial a Caracas que el entonces presidente del Gobierno hizo en julio de 1999 para “invitarle” a incorporarse al “club del primer mundo”.

En la sesión de clausura de la Cumbre Iberoamericana, Chávez reiteró su acusación a Aznar de que éste apoyó el golpe que intentó derrocarle en 2002. “Sabía del golpe y lo apoyó”, dijo.

Chávez había pedido la palabra para replicar a la intervención del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, centrada en subrayar que un país nunca podrá avanzar si busca justificaciones de que alguien desde fuera impide su progreso.

El presidente venezolano mostró su desacuerdo con los argumentos de Rodríguez Zapatero y dijo que “no se pueden minimizar” el impacto de los factores externos, paso previo a un largo discurso en el que volvió a atacar con dureza a Aznar.

En el momento en que Chávez interrumpió a Zapatero, el Rey Juan Carlos le espetó “¿por qué no te callas?”.

Ortega critica las empresas españolas y el Rey abandona la sala

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, lanzó duras críticas, en presencia del rey Juan Carlos y del jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a la empresa eléctrica española Unión Fenosa, a la que dijo que en la actualidad no le hubieran dejado entrar en el país.

El 90 por ciento de la opinión de Nicaragua “está en contra de Unión Fenosa”, afirmó. “Esa empresa española llega a Nicaragua a ayudar, decía, a que la energía llegue a todo el país, se va a controlar el precio y todo lo demás. Llegó con los Gobiernos peleles, nosotros no le hubiéramos dejado entrar a Unión Fenosa, no le hubiéramos entregado la distribución“.

“Le entregaron la generación del 47 por ciento de la energía”, pero “los inversionistas no compraron las empresas generadoras que estaban en mal estado, compraron mediante actos de corrupción las empresas generadoras que estaban en buen estado donde podían sacarle utilidades y ganar lo que estaban dando por la empresa en un año”, señaló Ortega durante una intervención en la turbulenta sesión de clausura de la XVII Cumbre Iberoamericana.

El rey de España Juan Carlos I abandonó entonces el plenario de la Cumbre.

Resultados de la Cumbre que terminó en polémica

En la Cumbre se aprobó la “Declaración de Santiago” y un Plan de Acción, que incluye medidas destinadas a mejorar la cohesión social, lema del encuentro. También se aprobaron una serie de comunicados especiales sobre la lucha contra el terrorismo y la corrupción, la reclamación por Argentina de la soberanía en las Islas Malvinas, el rechazo del bloqueo de Estados Unidos a Cuba y la cooperación para el desarrollo con países de renta media.

Los Jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron también a poner en marcha un Convenio Multilateral de Seguridad Social, con el se podrán beneficiar seis millones de inmigrantes latinoamericanos. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, y el Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias, ofrecerán una rueda de prensa para informar de los resultados de la cumbre.

La Agencia France Press destaca la intervención de Daniel Ortega que cataloga de delirante:

La intervención de Ortega fue, por momentos, delirante. Mencionó varias veces la toma de la Bastilla, se refirió a Iberoamérica como un pueblo que «nos hemos dejado dominar, chantajear» históricamente por España y tachó de «mafia» a los inversores españoles. «Venimos a ayudar -dicen ellos-. No, llegan a hacer dinero (…) Tienen una actitud mafiosa, son una mafia (…) Se llevan la riqueza y cometen actos de corrupción». En cuanto a Fenosa, denunció que «el pueblo no fue consultado» para concederle la privatización del servicio, ya que si lo hubieran hecho, no se lo habrían concedido. El presidente de Nicaragua aludía de este modo a la defensa del libre mercado que había hecho Zapatero por la mañana.

A lo largo de su intervención, Ortega, se refirió a España como si la conquista de América hubiera sido la noche anterior, y denunció la presunta intervención de españoles en los procesos electorales de su país: «Te puedo dar los nombres», le espetó a un atónito Zapatero. Antes de que finalizara, Don Juan Carlos, de acuerdo con el presidente del Gobierno, abandonó temporalmente la sesión.

actualidad » en esta sección

buscador