• Presentada como organizadora de veladas sociales en Tampa y como voluntaria en la enorme base aérea de MacDill, Jill Kelley es casada con un oncólogo y madre de tres hijos

Publicado el 13 de nov de 2012 9:50 pm | 18.169 views

Foto: AFP Photo

(Washington, 13 de noviembre-AFP).- Jill Kelley, madre de familia organizadora de veladas mundanas, se encuentra en el centro del escándalo que llevó al director de la CIA, David Petraeus, a renunciar y pone en difícil situación al jefe de la coalición internacional en Afganistán, el general John Allen.

Video: AFP / 14 de noviembre del 2012

Esta mujer de 37 años de físico atractivo, que tiene un vago parecido con la célebre Kim Kardashian, desencadenó el escándalo al dar cuenta a un amigo del FBI de que recibía correos electrónicos anónimos en los que era amenazada.

El FBI descubrió que los mensajes provenían de Paula Broadwell, biógrafa y amante de David Petraeus, celosa de la relación de Kelley con el famoso general.

El martes, llegó el turno al general John Allen, candidato a convertirse en comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa, de caer en la tormenta por el intercambio reiterado de mensajes electrónicos “inapropiados” con Jill Kelley, permitiendo pensar en un “flirt” entre ambos.

Presentada como organizadora de veladas sociales en Tampa (Florida, sureste) y como voluntaria en la enorme base aérea de MacDill, Jill Kelley es casada con un oncólogo y madre de tres hijos.

“No hice nada malo, soy la víctima en esta historia, pero igualmente me siento muy mal”, le dijo a su hermano luego de la renuncia del jefe de la CIA

David Petraeus y luego John Allen cumplieron funciones en esta base, que aloja al cuartel general del CENTCOM, el comando central estadounidense a cargo de Medio Oriente y el Suroeste asiático.

Cuando su nombre apareció en la prensa, Jill Kelley se apresuró a contratar a Judy Smith, experta en comunicación de crisis, muy renombrada en el país, y publicar un comunicado con su marido, Scott.

“Nosotros y nuestra familia somos amigos del general Petraeus y su familia desde hace cinco años. Respetamos su vida privada y la de su familia y deseamos que ello sea así también para nosotros y nuestros tres hijos”, afirman en el documento.

Según Steven Boylan, coronel retirado que trabajó largo tiempo como encargado de comunicaciones de David Petraeus, ambas familias pasaron las fiestas de Navidad juntas y Jill Kelley y David Petraeus son “solamente amigos”.

Jill Kelley acostumbraba cenar y salir de compras con Holly Petraeus, esposa de David Petraeus desde hace 37 años, según David Khawam, hermano Kelley.

“No hice nada malo, soy la víctima en esta historia, pero igualmente me siento muy mal”, le dijo a su hermano luego de la renuncia del jefe de la CIA, según el Washington Post.

Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo
Foto: AFP Photo