• La Orquesta Sinfónica Simón Bolívar realiza una gira por San Francisco, Chicago, Washington, Filadelfia y Nueva York.

Publicado el 30 de nov de 2012 10:14 am | 1.639 views

Foto: AFP /Leo Ramírez

(Berkeley-EE UU, 30 de noviembre. AFP) – “Que todo el mundo sepa que en Latinoamérica tenemos grandes compositores“, dice emocionado el joven director Jesús Parra en la Universidad de Berkeley, donde la orquesta venezolana Simón Bolívar inicia una gira por Estados Unidos, con repertorio latinoamericano.

Este joven de solo 18 años es una de las promesas del sistema de orquestas infantiles y juveniles creadas por el maestro José Antonio Abreu en 1975, y es también uno de los directores invitados para esta gira de la Simón Bolívar, la joya del ‘Sistema’, bajo la batuta del aclamado Gustavo Dudamel.

Parra habla con la AFP en la pausa de un ensayo en el Zellerbach Hall de Berkeley (oeste), antes de uno de los dos conciertos que la orquesta -con más de 170 músicos- ofrece en esta ciudad californiana.

Hasta el próximo 12 de diciembre, la orquesta desplegará su arte también en Chicago, Washington, Filadelfia y Nueva York, con un programa que incluye obras de los mexicanos Carlos Chávez y Silvestre Revueltas, el venezolano Antonio Estévez o el argentino Esteban Benzecry.

Foto: AFP /Leo Ramírez

“La música clásica nace en Europa, pero nosotros tenemos grandes cosas. Si tuviera que hacer un concierto en Europa o Estados Unidos, decidiría hacer Santa Cruz de Pacairigua” (del compositor venezolano Evencio Castellanos)”, añade Parra.

La voz de Dudamel, vestido con vaqueros y camiseta a rayas, suena nítida mientras desde su tarima en el escenario da a los músicos -también vestidos de calle- las últimas indicaciones de la ‘Sinfonía India’ de Chávez.

“Podemos repetir ese final, por favor?”, “Trompeta, cuidado con esa reacción, llegó demasiado tarde!“, “Sinceramente, no está bien” o “Ahora sí!”, va marcando Dudamel, director también de la Filarmónica de Los Ángeles y de la Sinfónica de Gotemburgo, mientras los músicos repiten una y otra vez los movimientos.

Sentado en las primeras filas de la platea vacía, el maestro Abreu, creador de este sistema de inclusión social a través de la música que ya cuenta con 400.000 niños y jóvenes en Venezuela y ha sido replicado en varios países del mundo, observa con devoción todos y cada uno de los movimientos.

El ambiente es de una seriedad relajada, y a veces los irónicos comentarios de Dudamel despiertan alguna que otra carcajada entre los músicos, la mayoría de entre 20 y 35 años de edad. El ritmo estos días es frenético en Berkeley, entre ensayos, audiciones, conciertos con niños, orquestas de cámara en comunidades y conferencias.

Foto: AFP /Leo Ramírez

Gustavo ha abierto una puerta gigantesca para las obras latinoamericanas. No son conocidas como una sinfonía de Beethoven o una sinfonía de Brahms, pero les falta mucho camino por recorrer”, asegura Joshua Dos Santos, de 27 años, otro joven director invitado y compañero de Dudamel durante años.

Como ejemplo pone la ‘Sinfonía India’ o ‘La noche de los mayas’, de Revueltas. “Son de una gran fuerza y una gran capacidad para mostrar lo que fue la cultura pre-hispánica“, asegura, mientras Dudamel da por concluido el ensayo y el sonido de trompetas, violines y contrabajos se va apagando.

No es la primera vez que la orquesta sinfónica Simón Bolívar pasa por Estados Unidos. En 2007 ya deslumbró en una gira que pasó por Los Ángeles, San Francisco, Boston y Nueva York, y en enero de este año hizo algunos conciertos con la Filarmónica de Los Ángeles.

Y tampoco es la primera vez que Dudamel presenta piezas latinoamericanas. “Ya hizo la ‘Sinfonía India’ con la Filarmónica de Berlín”, recuerda el viola Ismel Campos, de 27 años, que nació en una modesta barriada de Coro (noroeste) e integra el ‘sistema’ junto a su madre y sus tres hermanos.

“Es realmente grandioso. Dar a conocer (a los compositores latinoamericanos) para que otras orquestas se integren y hagan nuestro repertorio y lo combinen con el tradicional europeo, como con la ‘Sinfonía Alpina’ de Strauss”, agrega.

Por Jordi Miró

Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez
Foto: AFP /Leo Ramírez