Publicado el 08 de dic de 2012 3:31 pm | 983 views

Foto: AVN / Emilio Guzmán

(Caracas, 08 Diciembre. AVN) – En los últimos tres años en Caracas se han recuperado o construido 1.062.910 metros cuadrados de espacios públicos, lo que equivale aproximadamente a la extensión de la parroquia capitalina La Candelaria, donde viven unas 70 mil personas, o a 21 estadios de fútbol semejantes al Pachencho Romero, en el estado Zulia.

Tan sólo en 2012, explica el alcalde Jorge Rodríguez, se han invertido 3.000.000.000 de bolívares en plazas, parques, edificaciones patrimoniales, caminerías, bulevares, entre otros espacios, que le han devuelto la ciudad a sus ciudadanos, en un proyecto que reúne a la Alcaldía de Caracas y al Gobierno del Distrito Capital.

“Se ha recuperado casi la mitad del espacio público que existe en Caracas y, además, se han creado nuevos”, precisa el director de Planificación Urbana de la Alcaldía, José Rafael Núñez.

El plan se ha traducido, hasta ahora, en un total de 955.991 metros cuadrados de espacio público recuperado y 106.919 metros cuadrados de nuevos espacios, que totalizan 1.062.910 metros cuadrados entregados a la ciudad desde 2009, de acuerdo con cifras de la Dirección de Planificación Urbana de la Alcaldía.

Foto: AVN / Emilio Guzmán

Los caraqueños retomaron el placer de recorrer el casco histórico de la capital, que se despliega alrededor de la Plaza Bolívar. Recuperar este lugar emblemático ha sido una tarea que ha implicado no sólo restauración de adoquines, caminerías y fachadas, sino una labor muy delicada: la rehabilitación de edificios patrimoniales que para generaciones recientes no eran más que escombros del pasado.

Es el caso del Teatro Principal, ubicado en la esquina Principal, que en julio de 2011 alzó el telón nuevamente tras décadas de abandono; el Hotel León de Oro, un espacio hoy entregado a las exposiciones de arte y que ofrece 16 habitaciones a precios asequibles, tras casi 400 años de su puesta en marcha por primera vez; y el Cine Rialto, a un costado de la Plaza Bolívar, próximo a abrir sus puertas nuevamente con proyecciones de películas y obras teatrales.

En el centro también está una plaza que renació de las cenizas: la Diego Ibarra, ocupada en los noventa por el comercio informal, despojada de sus fuentes y entregada al olvido. Ahora, tras su apertura el 5 de julio de 2011, como parte de la celebración del Bicentenario de la Independencia, es escenario frecuente de conciertos y debates.

Todas estas obras hacen de la parroquia Catedral la segunda con mayor cantidad de espacios recuperados de Caracas, con un total de 150.520 metros cuadrados, que representan 95% de sus lugares públicos.

“Es el espacio de todos, del encuentro, es el espacio socialista por excelencia de la ciudad, porque no nos cuesta nada. Es gratis. Se trata de acondicionarlo para ejercer la ciudadanía, el encuentro, que haya parques infantiles, bancos para sentarse y conversar, donde esparcirse. Ese es el sentido”, explicó Núñez.

El plan no solo abarca restauración de lugares abandonados en gobiernos anteriores, sino la creación de espacios para todos. El bulevar César Rengifo en El Cementerio, construido en la antigua calle Principal de la zona, es un ejemplo de ello, y símbolo inequívoco de la transformación de esta zona, caracterizada por el comercio informal y el desorden.

Foto: AVN / Emilio Guzmán

También se cuentan el ampliado bulevar Simón Bolívar, situado entre las esquinas Gradillas y Sociedad, en pleno centro de la ciudad; el parque Nuevas Generaciones de Caricuao; el bulevar de Sociedad a Camejo; la granja de contacto del zoológico El Pinar, la primera etapa del bulevar de La Dignidad en el 23 de Enero y la instalación de parques infantiles, que ya suman 164 en toda la ciudad, y esperan llevar a 200 al cierre de este año.

Adicionalmente, se han rescatado parques como el Ezequiel Zamora, de El Calvario, de 17 hectáreas, y Los Caobos. Actualmente, en el primero, las personas pueden combinar el placer de pasear por sus caminerías, degustar una bebida humeante en el Café Venezuela, escuchar un concierto o sentarse con un buen libro en la sala de lectura Paula Correa, en un ambiente seguro y tranquilo.

Mientras que Los Caobos es un sitio para el deporte y la recreación, así como escenario de conciertos de importantes artistas nacionales y foráneos. Desde su interior pueden observarse los domingos a los ciclistas que atraviesan el Paseo Colón, en l ruta dispuesta por el plan Caracas Rueda Libre.

Foto: AVN / Emilio Guzmán

Para vivir mejor

Para la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jaqueline Faría, el objetivo es hacer posible el “vivir viviendo”, con políticas para mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

“Eso repercute en la recuperación de todos los espacios: para la recreación, caminar, para el disfrute de la gente, la cultura. Incluye plazas, parques, bulevares, edificaciones patrimoniales, que no son solo para observarlas por fuera sino para el uso, como el Correo de Carmelitas, la Casa de las Primeras Letras, el Teatro Principal. Son edificaciones históricas patrimoniales, que estaban en el abandono total y que ya hoy son de uso público. Son para el disfrute, música, teatro, reuniones políticas, para encuentro de la gente”, dijo a AVN.

El bulevar de Sabana Grande y las calles transversales que lo atraviesan son reflejo de esta política, con un total de 90.000 metros cuadrados que recobraron su esplendor en julio del año pasado, tras un trabajo minucioso de diagnóstico y restauración que comenzó en 2007 y que exigió una inversión de 70.000.000 de bolívares.

En este proyecto, en el que trabajaron conjuntamente Pdvsa La Estancia, la Alcaldía de Caracas y los consejos comunales de la zona, se enlaza con una Plaza Venezuela totalmente renovada, lo que convierte a la parroquia El Recreo en la de mayor cantidad de metros cuadrados recuperados en la ciudad, con 381.398, que equivalen a 92% de su espacio público.

Foto: AVN / Emilio Guzmán

La parroquia Sucre igualmente se encuentra entre las de mayor cantidad de zonas renovadas. Allí se han restaurado 68.792 metros cuadrados, que representan 72% de la totalidad de sus espacios públicos. Justamente en esta área se desarrolla el Plan Catia, que ha implicado la rehabilitación y ampliación del bulevar, la puesta en funcionamiento del Teatro Catia y la construcción de viviendas en terrenos subutilizados u ociosos.

“No existía en Catia un teatro. Lo que era el cine Catia, hoy teatro, se había convertido en una tienda por departamentos. Fue rehabilitado completamente. Ahora tiene casi mil butacas y se realizan eventos culturales, sociales, encuentros de las comunidades, hasta actos de fin de curso de las escuelas”, resaltó Núñez.

Hay sectores de Caracas donde la totalidad del espacio público ya fue intervenido y está a disposición de sus vecinos. Es el caso de las parroquias El Valle y San Juan: en la primera se recuperaron sus 123.815 metros cuadrados y se añadieron 4.400 metros cuadrados, mientras que en la segunda se rescataron 21.995 metros cuadrados y se sumaron 4.092 metros cuadrados de lugares públicos.

Justamente en El Valle está ubicado otro ícono de la ciudad que es utilizado como el gran gimnasio público de los caraqueños: El Paseo Monumental Los Próceres, donde personas de todas las edades se suman a la actividad física a bordo de bicicletas, patines o simplemente caminan y hacen uso de las instalaciones deportivas. Además domingo a domingo se llevan a cabo conciertos de agrupaciones tradicionales venezolanas.

La planificación

“Hemos hecho un esfuerzo inmenso para que la gente salga de esos templos de dinero que son los centros comerciales, con aire y luz artificial, y vaya a las plazas y tenga la posibilidad de encontrarse con otras personas. Estamos satisfechos aunque sabemos que faltan cosas por hacer”, dijo el Alcalde en la reciente reinauguración de la Plaza Bolívar de Antímano.

El proceso para la recuperación de los espacios públicos comenzó con la construcción del programa de la Caracas Socialista en las parroquias. “Una de las principales problemáticas planteadas era el deterioro, el abandono, que no estaba iluminado y que tenía mucho tiempo sin mantenimiento. Se había llegado a un deterioro total que obligó no solo a una rehabilitación sino a la reconstrucción en muchos casos”, explicó el director de Planificación del municipio.

Recordó que el interés de los gobiernos anteriores estaba centrado en el ámbito privado y en el uso mercantil del espacio de la ciudad, y de allí el descuido de las zonas públicas para los ciudadanos.

El primer esfuerzo entonces estuvo dirigido a las áreas centrales de la urbe. “No puede ser que la ciudad no tenga igualdad de condiciones en todo su territorio. En el caso de Caracas, tenemos dos centros: el casco histórico y el nuevo centro: Plaza Venezuela, Sabana Grande. Hicimos un gran esfuerzo por el casco histórico”, comentó Núñez.

Hay sectores de Caracas donde la totalidad del espacio público ya fue intervenido y está a disposición de sus vecinos

Avanzado ya este proceso de rescate en el centro y en Sabana Grande, ahora la tarea se enfoca en reavivar diferentes ejes de la ciudad. “Por ello el Plan Catia y el casco central de Catia revitalizado. Por eso, ahora en Antímano, su plaza Bolívar y bulevar. Por eso, pronto se inaugurara la plaza Bolívar de Macarao. Eso es lo que nos orienta: ir rescatando las centralidades para romper con una contradicción del capitalismo en la ciudad, la contradicción centro-periferia”, añadió el director de Planificación Urbana de la Alcaldía.

Esa lógica del capitalismo fue la que llevó a la gente humilde a la periferia, a las zonas de riesgo, mientras en los sectores estables surgieron depósitos, estacionamientos, espacios inutilizados. “Queremos rescatar el suelo ocioso en las áreas centrales, no sólo para vivienda, sino acompañado con todo el sistema de espacios públicos y mejoramiento de la ciudad”, agregó.

A futuro

Este trabajo no se detiene, pues, como dice Núñez, aún queda el rescate de la otra mitad del espacio público de la ciudad.

Faría manifestó que a finales de este año se entrega la Casa de las Primeras Letras, que es la escuela donde Simón Rodríguez educaba a Bolívar, en el bulevar Panteón. También está próximo a abrir el edificio de reuniones del Hotel León de Oro, con una feria de diseño. Un renovado cine Urdaneta, ubicado en El Silencio, se reinagurará también a finales de año, junto con el cine Rialto, que será el Teatro Bolívar.

En Antímano, donde la cantidad de espacios públicos es baja en comparación con otras zonas de la capital (cuenta con 39.464 metros cuadrados), la Alcaldía ya intervino 12.200 metros cuadrados con la renovación de la plaza Bolívar y la construcción del bulevar, que hoy llega al parque infantil de la avenida Intercomunal, pero en cuatro meses debe extenderse hasta la Casa Guzmán Blanco.

“El bulevar era antes una calle deteriorada, con huecos, todo el mundo se paraba donde le daba la gana. Ahora está muy bonito. Solamente hace falta que la cuidemos”, dijo Mario Jiménez, de 69 años, quien hoy puede pasear en las tardes en esta plaza renovada, cuyo deterioro conoció bien porque desde hace 38 años es vecino del barrio El Carmen. “Ahora mis nietos sí podrán jugar aquí”.

Por: Alessandra Perdomo / AVN