• Hacer la masa, distribuír el pan y atender la panadería son parte de su día a día

Publicado el 22 de ene de 2013 3:53 pm | 880 views

Foto: AFP

(Caracas, 22 de enero – AFP).- “Elaborando pan tenemos la esperanza de un mejor futuro”, dice Óscar, quien junto a otra veintena de pandilleros de la Barrio 18 montó una panadería en una pequeña vivienda de Ilopango, en el este de San Salvador, buscando reinsertarse en la sociedad como parte de una tregua entre pandillas.

“18 Welcome” se lee en la entrada del pasaje de las Azaleas, en la populosa colonia de obreros San Bartolo, donde se abrió hace dos semanas la panadería. Allí Óscar Vásquez ve la oportunidad de dar un vuelco a su vida y criar a su hija Tatiana, de cuatro años.

“Si uno pone empeño y trabaja, aunque sea con poco dinero, va sacando adelante a su familia“, dice a la AFP este joven de 24 años, quien oculta sus tatuajes tras un suéter a rayas y un pantalón azul.

“Nosotros queremos salir adelante con este proyecto que el alcalde nos ha regalado”

La panadería es el primer esfuerzo de reinserción social que opera en el marco de una tregua que iniciaron las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha el 9 de marzo de 2012, bajo la mediación del vicario castrense Fabio Colindres y del excomandante guerrillero Raúl Mijango, además de contar con la supervisión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Con ayuda del alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, un grupo de pandilleros reconstruyeron una vivienda de apenas 40 metros cuadrados, que no tenía ni techos, ni puertas, ni agua, ni electricidad.

Ahora la casa, pintada de azul, tiene luz. Por el momento los vecinos, contentos con la iniciativa que aleja a los muchachos del delito, les regalan el agua que ellos llevan en cántaros, pero los pandilleros esperan poder reconectar pronto el servicio con lo que ganen por la venta de pan.

La panadería empieza a operar desde la madrugada y tiene lo básico: un horno accionado con gas propano, una pequeña mesa montada sobre cuatro ladrillos para elevar su altura y poder amasar, un mueble para las bandejas del pan y una mostrador para la venta.

“Nosotros queremos salir adelante con este proyecto que el alcalde nos ha regalado. Gracias a Dios que el producto que estamos haciendo lo estamos vendiendo. La meta es sacar a todos los jóvenes que andan en la calle“, dice José Galdámez, de 32 años y quien, vestido de pantalón vaquero, camiseta negra y delantal rojo vigila que no se queme el pan.

Entre los pandilleros, sobresale Félix, un laborioso joven de 25 años, tatuado desde el rostro hasta los pies, ataviado con zapatos tenis, gorra negra, suéter blanco y pantalón corto a cuadros.

“Nos queremos reintegrar a la sociedad, tener una oportunidad de que podamos trabajar, ser personas libres para que ya no nos critiquen y juzguen por lo que fuimos”, comentó Félix, quien hace dos meses que salió de la hacinada cárcel de Cojutepeque, donde estuvo cuatro años interno. Ahora espera trabajar para sacar adelante a sus dos hijas, de cuatro y dos años.

“¡Aquí va el pan, el pan!”

Escuchando música bachata, los jóvenes viven en un ambiente de camaradería: unos mezclan con sus manos la harina con la sal, el azúcar y el agua; otros pasan y amasan.

“Nos queremos reintegrar a la sociedad, tener una oportunidad de que podamos trabajar”

El olor del pan que sale del horno se expande por la colonia y atrae a muchos clientes, niños y adultos que no se resisten y van a comprar al establecimiento.

Los productos que no logran vender en el local son cargados en un cajón y al grito de “¡Aquí va el pan, el pan!”, cuatro jóvenes lo ofrecen a la venta por la colonia.

A las pandillas, según las autoridades que investigan el narcotráfico, se les responsabiliza de asesinatos, extorsiones y otros delitos que convirtieron a El Salvador en uno de los países más violentos del mundo.

Según las autoridades, la tregua ha permitido reducir de 14 a cinco los homicidios que se cometen a diario en El Salvador, en cuyas calles circulan unos 50.000 pandilleros, además de los alrededor de 10.200 que están en prisión.

Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP