Publicado el 24 de ene de 2013 8:55 pm | 8.831 views

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Caracas, 24 de enero – Noticias24) La Miranda profunda es una realidad que todos deben conocer. A 60 kilómetros de Caracas, las personas transitan en una carretera de agua y son pocos los que duermen en colchón. Es uno de los puntos desconocidos por muchos, donde las personas, a pesar de las necesidades, aseguran vivir agradecidas “todos los días”.

Verdes montañas, un aire limpio, un ambiente completamente diferente al de la ciudad: eso es lo que se siente al llegar a Capayita, una zona a algo más de 15 minutos de Araira, eso sí, si se cuenta con uno de los llamados “rústicos” para transportarse. La carretera que conduce a la zona es de tierra con enormes huecos, pero la verdadera travesía comienza cuando se atraviesan los 3 ríos que son necesarios para poder llegar.

Solo grandes cauchos son capaces de pasar, pero el mejor transporte es el andar de las 100 familias -aproximadamente- que conviven en un lugar lleno de miseria por fuera y riqueza humana por dentro. Para trabajar deben levantarse a las 3 de la mañana y salir, aún de noche, y el mismo proceso sirve para comprar aquello que haga falta en el hogar. Hogar por el calor propio de gente rica de espíritu que cada uno proyecta, pero no por la estructura.

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

Las casas, muchas de madera, de zinc y latón, sobreviven entre los deseos de los pobladores que esperan que el río no crezca tanto como para llevarse lo que han construído. Cuando esto pasa, hay solo dos opciones: o no se camina hacia el pueblo de Araira, o se toma la vía de la montaña “rezando”, como dijo una señora a la entrada, “para que no pase nada”.

El caso de Carolina Navas es el que da la bienvenida. Su casa tiene una puerta de tela y la cocina y el dormitorio están integrados en la misma área. Ahí vive con sus 3 hijos y todos duermen en el suelo. No hay colchón y, aún así, no dudó en mostrarla con una sonrisa pues eso es lo que ha logrado conseguir. Ella tiene 27 años y el menor de sus hijos apenas tiene 1 año. Fue hoy cuando la Gobernación de Miranda le dotó a su hogar un colchón y otros bienes, así como un certificado para construir una vivienda que pueda considerarse digna.

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

Pero ninguno de ellos, a diferencia de muchos, cae en política. Agradecen lo que llega y la vida que tienen, pues duermen “con el sonido del río” a los pies, algo que pacifica la desesperación que ven los que vienen de afuera. Los niños abundan y los logros de futuros atletas también, como aquellos que a través del Teakwondo han dado a su pequeño pueblo alegrías materializadas en medallas.

Es el lugar donde se producen las mandarinas “más ricas”, según el señor Eledilio, un orgulloso agricultor que no duda en invitar a cualquiera a probar “las maravillas” que ahí se cosechan, porque aunque sus condiciones no pueden ser calificadas como justas, cada uno de los habitantes de Capayita aplauden el momento en el que nacieron en, como coincidieron algunos, “uno de los lugares más bonitos de Venezuela”.


Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24
Especial agradecimiento al equipo de la Gobernación de Miranda

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24