Publicado el 03 de feb de 2013 5:41 pm | 9.910 views

Foto: Nasa / JPL-Caltech / SSI / Hampton University

(Caracas, 3 de febrero. Noticias24)- “Esta tormenta se comportó como un huracán terrestre, pero con el toque único de Saturno”, explicó el integrante del equipo de imágenes de Cassini, Andrew Ingersoll.

En la imagen se puede observar como transcurrió la tormenta por el planeta anillado y la cual duró ocho meses y 300.000 KM se encontró con su propio origen y se desvaneció. Se inició el 5 de diciembre de 2010 y de acuerdo a la radio de Cassini su erupción se produjo alrededor de 33 grados de latitud del norte.

La tormenta se comenzó a mover hacia el oeste y dio lugar a un vórtice girando hacia la derecha

La tormenta se comenzó a mover hacia el oeste y dio lugar a un vórtice girando hacia la derecha, donde se mueve más lentamente. Al pasar varios mese se envuelve alrededor del planeta extendiéndose con truenos y relámpagos en todo el camino para finalizar el 28 de agosto, después de 267 días de actividad.

Ingersoll agregó que las grandes tormentas en Jupiter no se consumen como este “que viene a demostrar que la naturaleza puede jugar con maravillosas variaciones y nos sorprende una y otra vez”.

Explicó que en la Tierra las tormentas se alimentan de la energía del agua caliente y deja una estela de agua fría. El huracán en Saturno también tuvo su calidez en la atmósfera gaseosa.

Kunio Sayanagi, socio del equipo de imágenes del Cassini se refirió a esta tormenta como una “bestia”. “Mantiene su intensidad durante un tiempo inusualmente largo y se topa con su cola a los 201 días”.

Esta animación en tres cuadros de la nave espacial Cassini de la Nasa muestra las nubes arremolinadas en un vórtice generado por una gran tormenta en el norte de Saturno. Las nubes se mueven en una dirección hacia la derecha. Foto: Nasa / JPL-Caltech / SSI / Hampton University
Foto: Nasa / JPL-Caltech / SSI / Hampton University
Foto: Nasa / JPL-Caltech / SSI / Hampton University
Foto: Nasa / JPL-Caltech / SSI / Hampton University

Con información de la Nasa