• Todos estos elementos se plasman en el “Outsider Art”, un movimiento que en Japón se desarrolló de forma paralela a la reforma de la Sanidad y Educación tras la II Guerra Mundial

Publicado el 27 de mar de 2013 9:46 am | 499 views

Foto: EFE/Facundo Arrizabalaga

(Caracas, 27 de marzo. EFE) – El llamado “Outsider Art” japonés, un estilo marginal alejado de las audiencias, se exhibe en Londres en una muestra que examina el complejo trabajo de más de cuarenta enfermos mentales que recurren al arte para relacionarse con el mundo.

Pocas cosas se han traducido en la exposición “Souzou: Outsider Art de Japón”, en parte por la imposibilidad de hacerlo en algunos casos y también por mantener el magnetismo de la cultura oriental en una muestra que la Wellcome Collection abre al público mañana.

Es el caso de “Souzou”, una palabra que puede significar “creación” e “imaginación”, dos conceptos presentes en las más de 300 obras dispuestas en el recinto y que incluyen dibujos, pinturas, esculturas e incluso juguetes que podrán verse hasta el 30 de junio.

Todo ello es obra de 46 artistas aficionados que han sido diagnosticados con enfermedades que afectan a su capacidad cognitiva, de comportamiento o desarrollo mental, y que actualmente residen en centros especializados en la isla japonesa de Honshu.

Para estos pacientes el trabajo artístico, que comenzó como una terapia, ha terminado convirtiéndose en una forma de expresarse y de mostrar su particular visión del mundo, que abarca todos los temas, desde la escritura hasta sus relaciones con los demás.

En esta exposición tiene un especial protagonismo el relieve y las obras tridimensionales, que invitan a ver cada pieza desde varios ángulos distintos para apreciar todos los materiales empleados, desde hilo de coser hasta plastilina.

Foto: EFE/Facundo Arrizabalaga
Foto: EFE/Facundo Arrizabalaga