• Detrás del aspecto que muchos evitan, hay historias de vida que vale la pena conocer. Muchos que viven en la calle siguen entre el frío y el pan del día, frente a la mirada indiferente de América Latina

Publicado el 23 de abr de 2013 5:39 pm | 6.703 views

Foto: Detalle de la pobreza, Buenos Aires, Argentina / Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Caracas, 23 de abril – Noticias24) Viven “a la buena de Dios”. De ellos pocos se acuerdan y muchas veces son, literalmente, pasado por alto, pues el que habita en las grandes ciudades poco tiempo tiene para fijarse en la mano que pide. Según un informe, ya son 66 millones de personas indigentes que viven en América Latina; una muestra de la indiferencia de la región.

Caminar por alguna de las calles de Caracas, Bogotá, Sao Paolo o Buenos Aires, es encontrarlos. Pocos se detienen a escuchar su súplica. “Quieren dinero para luego bebérselo”, es lo que la mayoría dice, porque la desconfianza en el otro se ha convertido en el pan de cada día en toda la región; y el sentimiento es mutuo.

Para el año 2012, el menor crecimiento de la economía de América Latina y el Caribe tuvo un impacto negativo en la región con respecto a la reducción del hambre y la pobreza extrema, según fuentes de la FAO, y es algo que se nota.

Pocos son los que se atreven a hablar cuando son abordados y son pocos los que los abordan para conversar, sin despreciarlos. Las políticas de integración en la zona, aunque abundantes, siguen pasando por alto la necesidad de humanizar a aquellos seres que, de ser vistos, es solo por el obstáculo que representan en la vía. En una oportunidad, cuando una mujer con ropa vieja caminó hacia la mesa donde estábamos y pudo conversar un poco más de 10 minutos, se fue solo diciendo “gracias”, tal vez por ser escuchada.

“La pobreza extrema sigue afectando a 66 millones de personas, el 11,4% de los habitantes de la región, cifra que no varió respecto de 2011”, explicó el oficial principal de políticas de la FAO, Adoniram Sanches en el mes de abril del presente año.

Video: Video de Emilio Aparicio Rodríguez. Cumpleaños de Andrea Chaparro, uno de los videos que conmovió al mundo

Pero más allá de los números, hay muchas iniciativas que ayudan a dignificar a aquellos que alguna vez tuvieron nombre, y que aún tienen, pero nadie sabe. Por ejemplo, en Colombia, Emilio Aparicio Rodríguez, un joven fotógrafo cuya obra ya es ampliamente reconocida, ha dedicado su vida a darle luz a la oscuridad de la calle. El caso que conmovió a las redes sociales fue el de Andrea Chaparro, a quien el joven le cantó cumpleaños junto a la ayuda de algunos curiosos que se detenían a observar el globo y el gorro que le estaba regalando.

Y es que estas historias de vida abundan, no solo en otros países, sino en el propio. Por ejemplo, en un recorrido por el Táchira, tuvimos la oportunidad de conocer a un hombre que por su aspecto pocos se acercarían, pero que resultó ser un gran orador. Su nombre “terrenal” es Fortunato y habla como pocos de Dios y de los milagros de la vida, y la felicidad -algo que dejó claro en la última imagen del presente reportaje-.

“Si me llaman loco por ser feliz, pues sí, soy loco. Ojalá todos los fueran, así viviríamos mejor”. Él, como muchos, demuestran que hay un lado diferentes al del frío de la soledad y a la indiferencia de todo un continente, que sigue con muchas materias pendientes en la actualidad; es solo cuestión de ver más allá de la carátula que a todos nos cubre.

La soledad y el frío son la compañía de muchos, que además también pagan por algunos que se dedican a cometer delitos; pero la realidad, muchas veces, es la de personas que por una mala decisión o “mala jugada del destino”, como nos dijo una mujer en Buenos Aires, terminan en la calle, con las puertas cerradas y la esperanza de que alguien “al menos nos mire”.

Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24

Foto: Sao Paolo, Brasil / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Sao Paolo, Brasil / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Sao Paolo, Brasil / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Sao Paolo, Brasil / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Bogotá, Colombia / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Caracas, Venezuela / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Caracas, Venezuela / Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Él es Fortunato, un hombre “único”, como él mismo se describió. La cara verdadera que muchos ignoran. Táchira / Ana Vanessa Herrero / Noticias24