• Productos y marcas que no se consiguen en los anaqueles, abundan a altos precios en Quinta Crespo

Publicado el 17 de may de 2013 7:43 pm | 7.191 views

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Caracas, 17 de mayo – Noticias24) Harina de maíz precocido, aceite, leche en polvo, margarina, azúcar, sal y pare de contar; estos son los productos que se pueden conseguir en Quinta Crespo, donde entre los numerosos puestos de verduras, aparecen los grandes ausentes de la cesta básica en los supermercados, eso sí, a un precio mucho mayor del regulado.

Casi 100 puestos están dispuestos en plena calle con una ausencia total de miembros de la policía. Ahí, cada uno vende, o más bien, revende, los productos que tantos ansían aquellos que ya se han acostumbrado a hacer largas colas para adquirirlos.

“No conseguí más, ya no hay más”, dijo sobre el papel higiénico una joven encargada de otro puesto

Pocos son los que están dispuestos a hablar, pero una mujer no dudó en hacerlo aunque pidió no revelar el nombre. “Desde que llegó esta revolución no hay nada”, dijo, aunque en su haber tenía una fotografía del presidente Chávez, al que llamó “papá, pero nunca me dio nada”. Ella misma dijo considerarse una “mala pobre”, pues no le gusta la carne que debe comprar en las redes de supermercados del Gobierno, ya que no se consigue en otro lugar.

Ella vende la Harina PAN a 10 bolívares; los huevos a 80 -el cartón completo y a 40 el medio-; el café a 15, una bolsa pequeña. “En el mercado negro está pagándose a 250 o 280″, la caja, aseguró, mientras contaba los motivos que la llevan a vender todo más caro.

“Tengo que pagar para que me barran el puesto y también por el depósito, eso son 2 mi bolívares (…) por eso mami uno no puede pelear el precio; no puedes pelear por nada, porque no hay nada”. Mientras hablaba, muchos preguntaban los precios de 3 ajos, “40 mi amor”, gritaba, e inmediatamente, la bolsa caía nuevamente a la caja con un destello de desánimo en la cara del que puso haber sido un comprador.

T”Desde que llegó esta revolución no hay nada”, dijo una señora dueña de uno de los puestos

Medio kilo de caraotas eran vendidas en 15 bolívares, a pesar de estar reguladas, pero esto poco o nada importa en la calle donde algunas cosas se exhiben como trofeos. “Aquí no hay nada regulado y aprovecha porque van a venir más caros”, aseguró un hombre que no hizo más que reír cuando se le cuestionó sobre qué haría si el Indepabis o la Sundecop se acercara al lugar.

Mientras, entre el olor a carne y las ofertas de las verduras, la señora aseguraba que el alto precio de las caraotas responde a que le es imposible venderla al precio que le pide el Gobierno. “Todo está mal pero todo el mundo dice que todo está bien (…) Yo quisiera que él -Maduro- viniera ver la verdad. Uno ve ahí a alguien con una caja de Mazeite a un precio y uno la compra, porque no hay”.

En otro puesto, casi 30 metros a su derecha, la margarina estaba vendiéndose a 50 bolívares, el azúcar a 10 y la lecha en polvo a 45. “Eso es como todo mami”, dijo un hombre cuando se le pidió explicación del precio: “Sabes que lo venden así y uno tiene que revender también”. Otros, vendían la harina a 15 y el kilo de ajo a 140 y lo hace solo “porque podemos”.

“Todo está mal pero todo el mundo dice que todo está bien”

La forma de conseguirlo no tiene tampoco nada de secreto. Ellos ya tienen “cuadrados” a los proveedores que llegan con cajas hasta el punto antes de ir al supermercado. A ellos les compran lo que tengan para venderlo luego al precio que mejor convenga. “No conseguí más, ya no hay más”, dijo sobre el papel higiénico una joven encargada de otro puesto. El azúcar se la venden 144 bolívares 24 kilos y ella la vende a 10 para “que le quede alguito”.

En otro lugar está el aceite a 10 el grande y en 7 el pequeño. “A veces llegan los mayoristas y uno aprovecha (…) ellos tienen que sacarlo, tienen que buscar la manera de que salga esa ‘vaina’ y traen de a poquito para venderlo más caro”. Hasta del interior vienen, según otro sujeto, a comprar la harina, pues es complicado conseguirla de otra forma.

Después de varias semanas donde las fotografías de largas colas para acceder a los productos que a veces llegan al mercado, Quinta Crespo es la opción para conseguir lo que ya muchos piensan es imposible en Venezuela. Pero los altos precios hacen que los mismo sean muchas veces inaccesibles. Sin embargo, las marcas que hace tiempo no se observan en los anaqueles, se consiguen y exhiben entre el sol y a gente. Aquí la presencia de las autoridades competentes en el tema son los grandes ausentes, mientras el país sigue esperando respuestas entre acusaciones y señalamientos de un lado y el otro.

Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24