• Venezuela está en quinto lugar con 16 puntos, mientras Uruguay está en la séptima casilla con 13

Publicado el 12 de jun de 2013 1:00 am | 9.265 views

Foto: Alejandro van Schermbeek

(Puerto Ordaz, 12 Junio. AVN) – Antes y después del pitazo inicial del partido entre Venezuela y Uruguay, efectuado este martes en el Centro Total de Entretenimiento de Cachamay en Puerto Ordaz, el público venezolano en ningún momento dejó de apoyar a su selección, más allá del resultado.

Celebró todos los disparos al arco,los regates de Juan Arango, César Gonzalez y Salomón Rindon, las jugadas colectivas del equipo y la lucha y entrega del conjunto patrio de cada balón.

Gritó y aupó a la selección hasta el cansancio, a pesar de la lluvia que caía de a ratos y el calor absorbente en el estadio.

En las tribunas, la fanaticada criolla agotó su capacidad pulmonar y pitó cada intento de Uruguay por consumir tiempo, tras marcar el 1-0 al minuto 27 del primer tiempo, el único tanto del partido.

El público ataviado al unísono con el uniforme Vinotinto silbó, reclamó al árbitro y aplaudió a cada jugador criollo que salía y que ingresaba por Venezuela. En todo momento, transmitió ánimo y fuerzas.

Pero a pesar de la presión a los dirigidos por Oscar Tavarez por parte del público, Uruguay se mantuvo ordenada atrás. Armó un cerrojo celeste que fue imposible de vulnerar para Venezuela.

El primer tiempo la posesión de la esférica fue dividida. Por ratos dominaba Uruguay, y por momentos Venezuela lucía superior. En cambio, el segundo tiempo fue totalmente vinotinto. Uruguay se dedicó a esperar y salir a la contra.

Venezuela dominaba el balón, pero no concretaba el gol. Entonces, empezó a escucharse un coro optimista en las tribunas: “Si se puede, si se puede” gritaba el público cuando restaban 7 minutos para el pitazo final.

En los últimos minutos del encuentro, Tomás Rincón fue expulsado por doble amarilla.”Perdimos a Rincón para el partido contra Chile en Santiago” se lamentaba un señor de más de 30 años, quien llevaba una camisa manga corta naranja y jean azules. “Hará falta en ese juego sin duda”, dijo.

El descontento del público con el arbitro brasileño Paulo Oliveira fue evidente durante todo el choque. Los hinchas abuchearon con más fuerza al principal cuando en un jugada entre Roberto Rosales y Alvaro Pereira, el criollo resultó con un corte en su cabeza.

Ante la mirada incrédula de los asistentes, el árbitro ni siquiera detenía el juego. Hasta que se percató con ayuda de sus asistentes del rostro ensagrentado del venezolano.

El propio Rosales, tras recuperarse, sería el encargado de poner por última vez de pie al público de Cachamay, con un remate en el minuto final que salió desviado.Fue la última oportunidad de la Vinotinto de empatar.

Al término del encuentro, los ánimos se caldearon en el terreno de juego entre venezolanos y uruguayos, pero afortunadamente no pasó a mayores.

Con el resultado, Uruguay suma 16 puntos, al igual que Venezuela, en la lucha por un cupo al Mundial Brasil 2014.

Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: AVN
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek
Foto: Alejandro van Schermbeek