• El debate que mezcla política y religión en el fallecido Presidente, sigue aún después de su muerte

Publicado el 01 de jul de 2013 7:55 pm | 4.017 views

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Caracas, 1 de julio – Noticias24) Los alrededores del Cuartel de la Montaña poco espacio dejan para cualquier otra idea que no sea la del presidente Chávez. Grafitis, afiches, una capilla y la manifestación de aquellos que viajan largas distancias para verlo dan prueba de ello. El debate que mezcla política y religión en el fallecido Presidente, sigue aún después de su muerte.

En la subida al antiguo Museo Militar, el mismo que resguardó a Chávez durante el fallido golpe de 1992, está bañada por muestras de afecto al líder de la amada y criticada revolución. En la calle que da el acceso al ahora Cuartel de la Montaña, entre afiches y pancartas, descansa un pequeño espacio dedicado a la “devoción chavista”.

“Aquí falta poco para que esto se convierta en una religión”, dijo una mujer que había venido desde Maracay a “ver al Comandante”, mientras otras dos personas asentían. Todos los que pasan tienen algo que ver con la pequeña estructura azul, recordando un debate que ya se pensaba olvidado, pero que las pruebas muestran que puede estar aún vigente.

Religión y política bajo la figura de Chávez

En el seminario “La política venezolana y la construcción de mayorías: Más allá de lo electoral”, organizado por la UCAB en el año 2012, el padre Arturo Peraza, provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela, indicó que “Chávez no puede verse como un líder religioso, pero combina la religiosidad natural con elementos propios de la Teología de la Liberación; Jesús lucha por la justicia social y la liberación. En un sincretismo que le es propio, Chávez logra apropiar el discurso religioso dentro del campo marxista, utilizando elementos de justicia en términos de que él es el rey mesiánico”.

Esta visión del discurso como un conductor filosófico de la idea eterna aún se mantiene entre quienes sienten que la muerte de Hugo Chávez no termina con “su legado”. Un hombre que acompañaba a las mujeres mencionadas desde Maracay y que no pudo acceder al Cuartel por los ascensos militares protagonizados por Nicolás Maduro, observaba las firmas dejadas debajo de las fotos del fallecido presidente indicando que lo que perdura “es la idea”; lo demás, es solo contexto.

“Nicolás lo está haciendo bien”, comentaban, “pero claro no tiene el mismo carisma de Chávez y pasarán 200 años hasta que alguien como él llegue”. Este elemento de esperanza en “la venida” también es comentado por la antropóloga Michelle Ascencio en sel seminario antes indicado que, además, se realizó después de la victoria de Chávez en octubre: “Me inclino a creer que algunos opositores piensan que Chávez es un líder religioso para sus seguidores. Pero Chávez, estrictamente hablando, no es un líder religioso, no tiene una doctrina, no tiene religión aparente. En un momento el Gobierno quiso sacar partido de esto, a través de ataques a la jerarquía de la Iglesia Católica, al pueblo judío y por su cercanía con evangélicos y bilongos. Pero Chávez no puede ser líder de todas las religiones, aunque ha dicho que Dios es su comandante y su mensaje es mesiánico”.

Polémica para unos, realidad para otros

“Chávez era un Dios para todo el mundo, para los pobres”, dijo Daiana Pérez, una mujer de 26 años dueña de un puesto de venta a pocos metros de la basílica de Santa Teresa, a la agencia EFE durante la semana de este 2013 y así lo mantienen en la improvisada capilla en donde la oración es recurrente.

Lo que es polémica y realidad para unos y otros no solo fue tema durante su vida, sino también después de su muerte. El pasado 25 de marzo desde la Catedral Metropolitana de Caracas, Urosa Savino recordó que “no podemos igualar a ningún héroe o líder humano o ningún gobernante con Jesucristo, ni tributarle culto religioso, como a Jesucristo. No podemos igualar la esfera sobrenatural y religiosa a la natural, terrenal y socio-política. Y es muy importante que tengamos esto en cuenta y que así lo digamos, rechazando cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas”.

Pero la realidad en el 23 de Enero es que muchos lo veneran, visitan y piden como si de un Santo se tratara. Según Ana Teresa Torres, en una entrevista hecha el pasado 18 de junio de 2012, Chávez tenía un componente “inmortal” en su discurso. Se trata de la promesa de un socialismo para siempre. “El paraíso socialista es de hoy para siempre y ahí está la inmortalidad”. Mirando dentro de la capilla, la mujer con la que comenzó el presente reportaje, aseguró que “de ahora en adelante”, poco importa la persona que siga, siempre y cuando “continúe con la filosofía del Presidente”, porque para ella, y muchos otros que no olvidan su herencia -positiva o negativa, dependiendo del análisis y la persona- “Chávez es un hombre que cambió la historia del país”.


Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24
Con información de El Nacional y EFE

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

Comentarios desactivados para esta noticia.