Publicado el 23 de may de 2013 3:45 pm |

  comentarios

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 23 de mayo. Noticias24) – Muchas personas suelen utilizar la palabra hambre cuando tienen ansias de ingerir alguna fruta, alimento o golosina. Sin embargo, los conceptos de apetito y hambre suelen confundirse, obviando que el hambre es una necesidad fisiológica vital y el apetito es comer por gusto o placer.

Esto lo explica una artículo publicado por Esmas.com y detalla ambas definiciones:

Se dice que necesitamos comer aproximadamente cada cuatro horas para mantener al estómago en calma y que éste no nos reclame que tiene hambre. Pero a todo esto, ¿exactamente qué es el hambre? Si sientes un hueco en el estómago seguramente pensarás que eso es hambre, pero no necesariamente.

- Ese hueco que le llamas puede tratarse de alguna enfermedad como gastritis o colitis y en todo caso habría que acudir al médico para diagnosticar y atender de inmediato.

- Ramón Sánchez Ocaña en su libro Bajar de peso para dummies menciona diferentes razones que tenemos para comer: subsistir es la primera, el crecimiento -sobre todo en las primeras etapas de la niñez- y finalmente: el placer. Comemos por placer y muchas veces de aquí se derivan muchos problemas de alimentación como la obesidad, por ejemplo.

La gastritis suele confundirse con un malestar en el estomago

- Es de suma importancia saber las razones que nos llevan a meternos un bocado a la boca, ya que no siempre es el hambre lo que nos hace comer, muchas veces es el apetito, que a pesar de que no es lo mismo, la mayoría del tiempo ambas palabras las usamos como sinónimos.

- “El hambre se puede definir como la sensación que produce la necesidad de comer, y todos estamos de acuerdo en que para saciar el hambre harían falta menos alimentos de los que ingerimos”, asegura Sánchez Ocaña. Por otro lado, el apetito no tiene como fin una sensación de saciedad sino de placer. Así pues podemos concluir que el hambre es la necesidad de comer mientras que el apetito es el gusto de ingerir alimentos sin que los necesite nuestro organismo.

Escrito por Montserrat Arcos

Gastronomía » en esta sección

buscador