Publicado el 06 de jun de 2013 4:33 pm |

  comentarios

Foto: ERIC FEFERBERG / AFP

(París, 06 de junio – AP).- Restos obtenidos en los fondos de recipientes de cerámica con 2.500 años de antigüedad arrojaron nueva luz sobre los orígenes de la elaboración del vino francés.

Un equipo de arqueólogos dirigido por Patrick McGovern, de la Universidad de Pensilvania, utilizó el análisis biomolecular para confirmar que las ánforas etruscas del siglo V antes de Cristo halladas cerca de Montpellier, en el sur de Francia, en algún momento contuvieron un vino aromatizado con tomillo, romero y albahaca.

Evidencias arqueológicas y textos antiguos han proporcionado desde hace mucho tiempo un grado razonable de certeza de que los marinos etruscos del centro de Italia incluyeron vino importado en su puesto comercial de Lattara, donde actualmente se encuentra la población francesa de Lattes. La nueva evidencia respalda tal afirmación.

El estudio, publicado en la edición del 1 de mayo de 2013 de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, también demuestra que los celtas locales habían comenzado a elaborar vino en Lattara a finales del siglo V a.C.

Rastrear las raíces antiguas de la elaboración del vino es importante debido al “papel crucial” de éste “en la transmisión de la cultura de un pueblo a otro en todo el mundo”, señaló el estudio.

Existe cierta evidencia de que los griegos que vivían en lo que hoy es Marsella comenzaron a elaborar un vino local hacia la misma época, o incluso antes. Pero la investigación de McGovern es la primera en demostrar mediante análisis químicos que los celtas en Lattara habían aprendido de los etruscos a hacer vino y habían comenzado a producirlo ellos mismos por lo menos para el siglo V a.C., dijo McGovern.

Además de las ánforas, los investigadores también analizaron una prensa de piedra caliza hallada en Lattara y demostraron que se utilizaba para presionar las uvas, no aceitunas, como se creía previamente.

“En un primer momento los etruscos desarrollaron un interés por el vino, luego los galos nativos vieron que esto era algo que querían hacer ellos mismos”, dijo McGovern. Los galos habrían aprendido las técnicas de cultivo de uvas y elaboración del vino de los etruscos, para quienes Lattara era un importante puesto comercial en la costa mediterránea de Francia.

Cientos de años después, la invasión romana ayudó a difundir la vinicultura a lo largo y ancho de lo que hoy es Francia.

Gastronomía » en esta sección

buscador