×

Mitos sobre las carnes rojas VS. las carnes blancas

Foto: orientame de todo un poco

(Caracas, 05 deenero. Noticias24) – Siempre hemos leído y escuchado que las carnes rojas son noscivas para el organismo y que las blancas siempre son las que más se recomiendan cuando el objetivo es cuidar la salud, o incluso, estar en forma y perder peso. Sin embargo, ¿son tan sanas como creemos?

Generalizar cuando se trata de nutrición siempre es un error. Es decir, ni todas las carnes rojas son nocivas ni las carnes blancas son la panacea de la dieta sana, sino que, en ambos grupos de alimentos encontramos excepciones que es importante tener en cuenta.

Por su parte, las carnes rojas pueden ofrecer más hierro, pero también, más purinas que pueden elevar el ácido úrico en sangre, mientras que, las carnes blancas, aunque suelen tener menos purinas, muchas veces poseen menos hierro e iguales o mayores proporciones de grasas y colesterol dependiendo del corte o la pieza de carne que escojamos.

Respecto al pescado, siempre ha sido la carne más valorada y más recomendada pero éste, también puede tener aspectos negativos tales como el contenido en mercurio de algunos ejemplares, que resulta tóxico si se acumula en el organismo.

Al igual que con las carnes rojas, debemos escoger piezas y cortes magros de carnes blancas, excepto cuando hablamos de pescado, cuya grasa insaturada u omega 3 es muy aconsejable para cuidar el corazón y prevenir enfermedades. Es decir, si vamos a consumir pollo, la pechuga es la mejor alternativa ya que tiene hasta tres veces menos grasas que el ala o el muslo, y más proteínas que sacian.

De todas formas, si vamos a escoger pollo, siempre es recomendable quitarle la piel, al igual que al pavo. Ésta última carne de ave, es mucho más magra y rica en proteínas que el pollo, por lo que resulta una opción aun más saludable.

Si hablamos de pescado, lo mejor es variar los ejemplares a lo largo de la semana de manera de reducir riesgos por consumo de pescado con mercurio como puede ser el atún e incrementar beneficios por incorporar diversidad de nutrientes.

Sin embargo, siempre es bueno recordar que los pescados azules concentran más grasas y proteínas que los pescados blancos, pero éstos últimos son los más pobres en calorías. Por lo que, recomendamos escoger acorde a las necesidades de cada uno.

Lo ideal entonces, es buscar opciones magras cuando se trata de aves, retirar la piel en las mismas, y consumir pescados varios a lo largo de la semana.

No hay alimentos “buenos” ni alimentos “malos”, sino que hay alternativas más o menos aconsejables para nosotros, para la vida que llevamos, y en el contexto en que se presentan. Pues no será lo mismo para un deportista que lleva una dieta muy sana consumir pollo frito que para un sedentario alimentado a comida rápida.

Entonces, las carnes blancas no son ni tan buenas ni tan malas, sino que debemos aprender a escogerlas correctamente y enmarcar su consumo en una dieta equilibrada, variada y acompañada de otros hábitos saludables.

Contenido seleccionado,de .trendenciashombre.com:
Por: Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24