¿Cuál es la temperatura ideal para beber el vino blanco y tinto?

Foto:Valencia Gastronmómica

(Caracas, 28 de julio. Noticias24) -Sin lugar a dudas, esta interrogante es muy frecuente… ¿A qué temperatura se debe beber el vino?, pues bien intentaremos una explicación en concenso.



style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
data-ad-client="ca-pub-5621240622619365"
data-ad-slot="3467733937">

Lo cierto, es que este elemento es crítico para poder disfrutar el vino adecuadamente, por lo que requiere atención, algunos grados de más o menos de lo que se considera adecuado, puede afectar el sabor, y a la postre, la experiencia, porque cada botella que se descorcha es una invitación a experimentar.

Con un público cada vez más fascinado e interesado por desmitificar el vino, aumentando su conocimiento acerca de esta bebida, solamente decir que los vinos blancos se toman fríos y los tintos a temperatura ambiente, sería una gran mentira que contiene mucho de inexacto y nada de preciso.

Si lo anterior fuera cierto daría lo mismo tomar un vino tinto a la orilla de un glaciar en la Patagonia Argentina o las doradas arenas de los Médanos de Coro, lo cual, como bien sabemos, no es cierto, la variación en la temperatura ambiental puede afectar el modo en que percibimos el caldo.

Siendo las categorías de vino más amplias, los vinos blancos y los tintos, hablemos de la temperatura considerada adecuada por Gustavo Choren, autor del Libro “Culto por el Vino” de la Bodega Argentina Familia Zuccardi, y también de muchos otros textos relativos al vino.

Si bien los blancos se deben servir fríos, no significa que deben estar helados, en el segundo caso muchas de las sustancias odoríferas del vino no se desprenderían y tendríamos una bebida carente de sabor y olor.

Hay dos maneras de enfriar un vino blanco, la primera es a través de la nevera por algunas horas antes de abrirlo, con nuestro clima tropical y el calor que nos circunda estará delicioso llegado el momento de beberlo.

La segunda manera es usar una buena hielera con hielo y agua a partes iguales ( sólo hielo no es recomendable porque no tiene el mismo efecto), con este método basta media hora para que el vino esté a una temperatura ideal. Si lo considera, añada sal gruesa a la mezcla de hielo y agua para mantener por más tiempo al primero.

Existe un camino opcional más que se puede transitar, pero sólo en caso de extrema urgencia: El congelador. Sólo me permito recordarle que bastan 45 minutos en estas condiciones para que el vino se congele y lo dañe definitivamente, así que retírelo máximo en 30 minutos. Esté atento.

Los Vinos tintos, se deben beber a una temperatura ambiente moderada, esto quiere decir que en los casos en que existan condiciones extremas de calor o frío, nada tiene de malo enfríar o calentar el vino.

Bajo la misma premisa y con iguales procedimientos que con el vino blanco, aplicado a nuestro clima tropical, hay que adecuar el enfriamiento de los vinos tintos para mejorar la percepción al momento de su degustación.

En la nevera podría estar cerca de la hora y quince minutos de enfriamiento para que esté a la temperatura ideal. En hielera 20 minutos podría ser un tiempo perfecto.

A continuación se presenta una lista de las temperaturas consideradas “ideales” para consumir el vino, en dependencia de su categoría (Espumantes, blanco, tinto, entre otros) y algunos ejemplo de producto por cada categoría.

  • Vinos Espumantes: 6 a 8 grados. (Santa Julia Extra Brut)
  • Blancos dulces, tardíos o fortificados: 7 a 9 grados. (La Joya Late Harvest)
  • Blancos secos y rosados: 9 a 12 grados. (Finca Monte Lindo Chardonnay)
  • Tintos frescos y livianos: 15 a 17 grados. (Diego Murillo Merlot)
  • Tintos de cuerpo o añejos: 16 a 18 grados. (Zuccardi Q Tempranillo)
  • Vinos fortificados Tintos: 15 a 18 grados. (Malamado Malbec)
  • Seleccionado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente: el mundo del vino/Noticias24