Para “evangelizar” a Chile, hoy se celebra el Día Nacional del Vino

Foto: Vision Agropecuaria

(Caracas, 04 de septiembre. Noticias24) – El 4 de septiembre de 1545, Pedro de Valdivia le pidió al Rey Carlos V que le enviara vides y vinos para evangelizar a Chile. No fue un día elegido al azar, se buscó una que representara el peso histórico del vino en el país y su influencia durante cinco siglos, y presente hoy en la mesa de un millón 800 mil personas alrededor del mundo.




Luego de una investigación histórica que lo respaldara, se eligió desde ahora en adelante el 4 de septiembre como el día nacional del vino chileno, para lo cual todas las viñas están organizadas para celebrarlo a lo grande este viernes y durante todo el fin de semana.

“Fue precisamente un 4 de septiembre, pero de 1545, la fecha en que Pedro de Valdivia le escribió al Rey Carlos V de España una carta solicitándole “vides y vinos para evangelizar Chile”, abriendo con ello las puertas de la que a futuro sería una de las actividades económica y comerciales más importantes del país” señaló Elizabeth Díaz, Gerente Mercado Nacional de Vinos de Chile.

Ese día fue el registro de la mención “vino” por primera vez dentro de territorio nacional, pues el stock existente para las misas traído por el conquistador ya se había agotado en ese momento. Tras la carta, llegó un cargamento de vino del Perú y las primeras vides desde Francia. Sería el comienzo en los libros de historia de la industria del vino chileno, tal como la conocemos hoy.

Actualmente Chile es el principal exportador de vino embotellado del nuevo mundo y el cuarto país a nivel mundial. Su producción ocupa hoy 130.000 hectáreas dando trabajo a 100 mil personas con ventas que llegan a US$ 2.300 millones.

“Si bien Chile tiene una de las tasas de consumo más bajas entre los países productores, la cual llega a los 13 litros anuales por persona, el sentido de esta celebración tiene que ver con darle al vino el sitial que le corresponde, porque es el gran embajador de nuestro país en el mundo entero. Es nuestro producto emblemático y como tal, debe ser reconocido” puntualizó Elizabeth Díaz.

Para eso, más de 45 viñas abrirán sus puertas del 4 al 6 de septiembre ofreciendo tours y degustaciones de manera gratuita, con actividades que promueven la educación y cultura del vino, y su consumo responsable. Díaz agregó que “aquellos restaurantes que reconocen al vino como su socio natural, también se han sumado a la iniciativa, ofreciendo copas de cortesía o significativos descuentos”.

El poder del Pinot Noir y Chardonnay chilenos

El valle se ha dado a conocer principalmente por su fruta tropical, la exportación de uva de mesa y la producción de aromáticas variedades como el moscatel blanco y rosado, utilizados principalmente para la producción de pisco. El interés por la viticultura en el valle renace a comienzo de los años 90, cuando los avances tecnológicos permitieron trabajar nuevamente esta tierra semi-árida y estéril.

Es muy importante la característica del lugar, el otro aspecto se debe al fenómeno ambiental en el norte de Chile cerca de la costa es la camanchaca, la cual es una neblina matutina que viene de la costa y se establece en el valle dentro de las 8 am hasta más o menos la 1 pm”.

“Haciendo efecto de un paragua, sobre las vides cubriéndolas de los rayos directos del sol, logrando mantenerse bajas temperaturas. Esto es muy importante para determinar vinos frescos y de balanceada acides. Otro punto fundamental, es que estamos en un valle que no llueve mucho; nuestro índices anuales de lluvia son de 70mm lo cual es muy poco, la gente en vez de preguntar cuánto llueve muchas veces pregunta cuándo va a llover. Afortunadamente siempre llueve después de vendimia, esto es muy determinante para los vinos blancos, porque así se evita la proliferación de las plagas en cultivo, al mismo tiempo de la fangosidad del terroir”.

Permitiendo que las uvas lleguen a una madurez tal, que los taninos en su estructura estén presentes, pero no sean taninos picantes que marcan el paladar del consumidor o sean demasiado intensos. Otro aspecto a considerar es nuestro suelo, el cual se caracteriza en nuestra región del Limari, por ser suelos aluviales, pero la gracia que tienen es que están provistos de piedras redondeadas, carbonato de calcio siendo esto un factor de extrema importancia; debido a que en unión de otros elementos minerales por ejemplo para los vinos blancos como la arcilla, pizarra, etc., las cuáles en conjunto aportan elementos minerales. Y para los tintos potencian nuestro sabor en los granos , siendo este nuestro carácter de distinción de Chile para el mundo”.

Lo que ocurrió en Chile con respecto al Pinot Noir, es que probablemente los viticultores no estaban acostumbrados, debido a que es muy difícil de cultivar, tiene una forma de iniciación que es muy distinta a otras variedades, como el Cabernet Savignon y la forma de guarda es distinta.

La presencia del clon de Pinot Noir, para determinar los factores de clima y de manejo; analizar los distintos clones, su análisis químico, etc, permitiéndome reconocer que es lo que tenemos en Chile. Llevándome una sorpresa tanto en análisis como en degustación, que nuestros clones de Pinot Noir tenían cierto sello de diferenciación, el Pinot Noir se expresa de una mejor manera.

El carbonato de calcio le otorga características químicas al suelo, logrando vinos con PH muy bajos, por otro lado le otorga mineralidad muy difícil de encontrar como el grafito y esto es muy difícil de encontrarlo en otros terroir. Por otro lado el Carbonato de Calcio le da un estrés natural a la planta logrando Pinot Noir con pieles mas concentradas, más gruesas, una presencia en el aroma y en boca mucho mejor, con mayor concentración. El carbonato de calcio nos da ese plus con respecto a otras zonas vitivinícolas del mundo.

Redactado por: Julio C. Alcubilla B./Noticias24