Conoce la historia de cómo Louis Vuitton logra ser famoso

Foto:es.louisvuitton.com

(Caracas, 08 de agosto. Noticias24) Louis Vuitton nació en el año 1821 en Anchay, cerca de las Montañas de Jura. A la edad de 14 años se interesó en París, y llegó caminando a esta ciudad, para el año de 1.837, ciudad que ya despuntaba en metrópolis.

Su viaje inicial, andado 400 kilómetros, fue un impulso para que en 1851 se trazara una meta y observar un acontecimiento…La Renovación Arquitectónica en Francia.

La cual permitió que la opulencia de la moda femenina, llegara a los accesorios de viaje. Las mujeres de la burguesía al viajar, debían llevar sus costosos vestidos de seda, en grandes paquetes realizados por un especialista, el señor Maréchal, Louis Vuitton era por aquel entonces su aprendiz.

Dos años después diseñaba la marroquinería, (el equipaje) de personalidades como la Emperatriz Eugenia de Montijo (de Francia), a quien le hacían infinidad de piezas diseñadas para llevar joyas, igual que su lingerie y sombreros.

El Pashá Ismail de Egipto, el Gran Duque Nicolás, quien después fue el último Zar de Rusia y para quien Vuitton diseñó un set de 25 baúles idénticos, hasta el Rey Alfonso XII de España.

Ya en aquellas épocas comenzaron los primeros plagios, sus artículos se comenzaron a copiar. El Canvas Gris que Vuitton había llamado “Trianon Gris”, comenzó a verse en París, junto a “Falsos Vuitton” tal como sucede hoy en día.

La compañía inmediatamente lo sustituyó por otro y en 1888 Georges Vuitton, decidió lanzar un estampado de cuadros y grabó en las piezas el nombre de “Luis Vuitton marque deposée”, convirtiéndose en la primera marca en llevar su etiqueta en el exterior del producto.

El monograma que conocemos hoy en día con las iniciales LV salió en el año 1896, y sus productos de equipaje y bolsos de viaje con unos candados que invento Georges y, que supuestamente nadie podía abrir, comenzaron a venderse en los EE.UU y el resto del mundo.

Vuitton se impregna de la vanguardia Art Nouveau y crea sus colecciones innovando en el uso de materias primas, como la seda color obispo, la piel de cocodrilo marrón, de serpientes verdes, de tiburón o el cuero rojo marroquí.

Tanta demanda propició la apertura de su primera tienda en una de las renombradas calles del Baron Haussmann (4 rue des Capucines, hoy sigue estando allí).

Su trascendencia estaba siendo tan notaria, que para 1875 el modisto Charles Frédéric Worth le divulgó a Louis Vuitton un importante secreto del negocio: las fundas de crinolina y carne de cordero pronto darían origen a materiales más suaves.

Louis Vuitton respondió incorporando a su colección de baúles, uno con espacio para colgar y varias gavetas, el cual se convirtió en el famoso Guardarropa, la primera pieza de mobiliario utilizada para viajar.

En 1914 abrió la primera tienda en los Campos Eliseos y desde entonces han abierto muchísimas boutiques alrededor del mundo, incluso en Moscú y Shangai.

La llegada en 1898 de Marc Jacobs como director artístico “inyecta” nueva energía a la compañía, que comienza a fabricar zapatos y una línea de ropa.

De acuerdo con Ives Caralles quien estuvo a cargo de la Marroquinería del grupo LUMH Viutton, ha sido favorito de las celebridades y de la nobleza; desde Marlene Dietrich, Andrey Hepbrun, Madame Rochas, los Rockefeller, Vanderbilt, la Realeza de Holanda, de Mónaco y de Arabia Saudita.

Louis Vuitton murió en 1892, más de cien años después de su muerte, la firma que lleva su nombre todavía está viva. Hoy en día es propiedad de LVMH (Louis Vuitton Moet Hennessy) y su Presidente Ejecutivo fue es nada más y nada menos que el propio Papa de la Moda: Bernard Arnault.

Hoy en día la firma Louis Vuitton cuenta con 415 centros de distribución, estratégicamente ubicados en más de 50 países de todo el mundo.

Louis Vuitton y Takashi Murakami

Takashi Murakami es un artista japonés nacido en 1963 y conocido por el gran público gracias a su exitosa reinterpretación de los clásicos bolsos de Louis Vuitton.

Su colaboración con la firma francesa se remonta al año 2003, cuando Marc Jacobs, director creativo de la marca, le sugirió trabajar mano a mano. Desde entonces, ha ideado increíbles diseños, contribuyendo a la modernización de la vieja casa de marroquinería, fundada en 1854.

Murakami ha trasladado el monocromático logo de Louis Vuitton a un universo de fantasía y de color.

Redactado por: Julio C. Alcubilla B./ Noticias24