“Labio de liebre”, la obra que estrena el Festival de Teatro de Caracas 2017

Foto:Imagina Bogotá

(Caracas, 19 de abril. Noticias24).En el teatro Municipal, el próximo sábado 22 de Abril, a las 5:00 p.m., se abre el telón del sexto Festival de Teatro de Caracas, con una elogiada propuesta de dos reconocidas y emblemáticas agrupaciones de teatro en Colombia: el Teatro Colón de Bogotá y el Teatro Petra. Noticias24 y su sección Cultura en Crítica, día a día llevarán a nuestros lectores las valoraciones del hecho teatral, de cada agrupación, en una extensa y minuciosa cobertura periodística.



style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
data-ad-client="ca-pub-5621240622619365"
data-ad-slot="3467733937">

En la Sipnosis de esta obra, se destaca al protagonista de esta pieza teatral, el cual responde al apodo despectivo de “labio de liebre”. Un personaje teñido de maldad, uno de esos señores de la guerra, que fraguan en su maldad la dureza de una piedra, como el dispositivo que catapulta un alma podrida, quebrantada por la ira y enajenación de lo humano.

Beneficiario de uno de esos procesos de justicia transicional que han recorrido a América de norte a sur, recluido a regañadientes en un país predominantemente invernal en donde paga casa por cárcel.

Uno de sus fantasmas, demasiado vivos y expresivos, es un muchacho con labio leporino, “labio de liebre”, “media jeta”, le dicen.

La ironía es clave en el eje de las acciones, escrita, dirigida y protagonizada por el versátil director del Teatro Petra: Fabio Rubiano. Quien considera que su obra trata del perdón tanto como de la venganza, esa forma peculiar de la venganza, propia de las tragedias: la que se espera que actúe a través de la conciencia del victimario.

La misma que acosa al tío de Hamlet o al rey Macbeth con la presencia fantasmal de sus víctimas. En este caso se trata de una familia de campesinos a la que el protagonista ordenó masacrar. Una familia que Rubiano se abstiene de idealizar, pues su intención no es invitar al público a compadecerse de alguien.

Una apuesta teatral, plena en su escenografía, iluminación y en sus metáforas visuales (como la de los fantasmas que vomitan virutas de papel atragantados de injusticia). Quienes descubren cómo representar el dolor de Hécuba de una madre, que sabe que van a matar a sus hijos. En la injusticia de saber que los hayan asesinado como a los animales, junto con sus animales.

Y a aquello que no los deja descansar en paz: que el asesino los reconozca, los llame por sus nombres y recuerde la sevicia con la que terminó con sus vidas.

Contenido publicado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente:festivaldeteatro.com /Noticias24