Greta Garbo, una leyenda impactada por su belleza, talento y libertad sexual

Foto: Composición Julio C. Alcubilla B.

(Caracas, 19 de mayo. Noticias24) – Greta Garbo, la actriz sueca más recordada del hollywood dorado, nació el 18 de agosto de 1905 en Estocolmo. Cursó estudios en la Academia Real de Arte Dramático y después de dos semestres de estudios, bajo la dirección de Gustav Molander, logra iniciar su ascenso hasta ser una codiciada actriz, por su arrolladora belleza y talento.

Mauritz Stiller le confió el papel de la condesa italiana Elisabeth Dohna en La expiación de Gosta Berling (1924). El cineasta dijo que llegaría a ser una gran actriz internacional si le obedecía en todo, Greta Gustafsson fue rebautizada como Garbo, la película fue un éxito.

En Berlín Stiller negoció con la Trianon la realización de La odalisca de Smolna que debía ser rodada en el Bósforo. A pesar de viajar a Estambúl, la película no se realizó. Stiller sin dinero, endeudado con la Svensk Filmindustrie, “alquiló” su estrella a Georg Wilhelm Pabst para Bajo la máscara del placer. Louis B. Mayer contrató a Stiller en 1925 para la MGM y también a Greta únicamente porque este último lo exigía.

En Hollywood rodó su primera película sin Stiller, El torrente /Entre naranjos (1926), melodrama adaptado de una obra del escritor español Vicente Blasco Ibáñez. La película gustó y dio beneficios. La segunda interpretación, La tierra de todos (1926), de nuevo según Blasco Ibáñez, repitió casi a la primera. La Metro decidió las líneas a seguir. Sería rusa en una Ana Karenina, condesa húngara (El demonio y la carne), espía rusa (La dama misteriosa) de nuevo parisina (La mujer divina) y después trabajó en (El beso).

La MGM diversificó sus directores: 24 películas quince realizadores diferentes. Clarence Brown la dirigió siete veces. La Metro temía que el sonoro fuese fatal para la actriz pero trabajó aún más: cuatro películas en 1929. En Ana Christie (1930), impuso su “voz de contralto profundo”. Una fuerte competencia comenzó entre la MGM y la Paramount, Greta Garbo y Marlene Dietrich. Entre Susan Lennox (1931) y La Venus rubia (Joseph von Sternberg, 1932), Mata Hari (1931) y Fatalidad (Von Sternberg, id.), Inspiración (1931) y El cantar de los cantares (Rouben Mamoulian, 1933), Romance (1930) y The Devil is a Woman (Von Sternberg, 1935), Reina Cristina de Suecia (1933) y Capricho Imperial (Von Sternberg, 1934), El velo pintado (1934) y El jardín de Alá (R. Boleslawsky 1936) comenzó un apasionante juego de simetrías.

A partir de 1939, el fenómeno del ” divismo ” decayó. Pronto la guerra privaría a Hollywood del mercado europeo en el que las películas de Garbo eran la parte más importante de sus ingresos. Ernst Lubitsch encontró en ella una maravillosa actriz cómica paraNinotchka. “Garbo ríe” anuncia la publicidad. En La mujer de las dos caras, encarnaba “la mujer americana tipo”.

Desapareció de las pantallas en plena juventud, en 1940, cuando se vio a sí misma. en ésta, su última película, e intuyó que a partir de entonces se iniciaría fatalmente su decadencia. Decidió desaparecer y no volvió cerrando de así su leyenda aún joven y hermosa.

Fue nominada en tres ocasiones a los Oscar de Hollywood pero nunca alcanzó el galardón. Sin embargo, en 1954 se le concedió una estatuilla reconociendo “sus inolvidables interpretaciones”. Se nacionalizó estadounidense en 1951.

Greta Garbo murió en su apartamento de Manhattan el 15 de abril de 1990. Sus cenizas, conservadas en Estados Unidos fueron repatriadas en 1999 a Estocolmo.

Además de una relación sentimental con el actor John Gilbert se le han atribuido idilios con el músico Leopold Stokowski, el dietético Gayelor Hauser y el financiero George Schlee. En 2001, el libro ‘The Girls’, de la escritora Diana McLellanse, se centró en el lesbianismo en la industria cinematográfica y en la relación que mantuvieron Marlene Dietrich y Greta Garbo que rompieron los corazones de sus admiradores.

Tanto hombres como mujeres e incluidas ellas mismas, según cuenta la autora del libro. La aportación de ‘The Girls’ es la teoría de McLellan de que ambas actrices estuvieron unidas por una relación lésbica, a pesar de que las dos divas siempre negaron conocerse. Según las pruebas que aporta MacLellan en su libro, editado por St. Martin Press, las estrellas no sólo se conocieron sino que trabajaron juntas en una película muda, “The Joyless Street”, rodada en Berlín en 1925.

¡Cuándo comienza su bisexualidad?

Una de sus primeras películas (y tal vez la que más terminó condicionándola sentimentalmente) fue Bajo la máscara del placer (1925), una producción alemana del mismísimo Georg Wilhem Pabst. Parece ser que Pabst se había prendado del rostro de la Garbo al ver uno de los pequeños proyectos en los que la joven debutó, y se la llevó a Alemania desde su Suecia natal para ofrecerle nada menos que un papel protagonista en su nueva película. Garbo apenas tenía diecinueve años y estaba a punto de conocer a la que se convertiría en el gran amor y al mismo tiempo la gran decepción de su vida.

Antes de proseguir, es importante señalar el valor que Greta Garbo parecía dar a la confianza: hubo pocas personas en el trascurso su vida que realmente la conocieron, ya que era una mujer reservada y muy selectiva a la hora de escoger a sus amigos. También, y pese a toda apariencia, se sospecha que poseía un romanticismo apasionado (incluso podríamos decir que era romántica “a la vieja usanza”), pues estaba convencida de poder depositar todo su afecto en una sola persona que por descontado debía merecerlo. Sí, algo muy parecido al concepto de “príncipe azul” (o princesa, en este caso) pero llevado a las últimas consecuencias, ya que verdaderamente no creía en el ensayo y error (en cuanto al amor se refiere) y sí en un ideal exaltado.

Así, y durante el rodaje de aquella película, la joven Garbo conoció a la que debería haber sido el gran amor de su vida: otra actriz, algo mayor que ella, que se llamaba Marlene y que disponía de un pequeño papel de extra en la misma cinta. La historia de su primer encuentro está a la altura del mito que más adelante llegaron a proyectar: al parecer debían rodar en medio de una escena muy concurrida, y el personaje de Greta Garbo tenía que desfallecer, inconsciente, en los brazos de Marlene Dietrich. Durante todos sus años de Hollywood la Dietrich negó haber participado en esa película, aunque lo cierto es que sí apareció y dicha escena ha quedado para la posteridad, tal vez como el prometedor inicio de una historia finalmente frustrada.

Pero no adelantemos acontecimientos, porque durante el rodaje de Bajo la máscara del placer ambas actrices se convirtieron, contra todo pronóstico, en inseparables: mirales.esMarlene se erigió en la anfitriona y confidente de Greta, llevándola por todos los locales berlineses de moda y haciendo alarde de una desinhibición que sin duda debió descolocar a la tímida Garbo.

No es ningún misterio la variedad de amantes (de uno y otro sexo) que Marlene Dietrich atesoró durante toda su vida: parece que era bastante desvergonzada y muy visceral, lo que sin duda debió cegarla a la hora de admitir cualquier trascendencia en sus sentimientos hacia Greta. Esta, por el contrario, creyó haber encontrado ese ideal en el que tanta esperanza había depositado: pronto la amistad se trasformó en romance (según las malas lenguas, bastante tórrido) y el romance en un vínculo por el que Greta rompió su habitual mutismo.

Confió en Marlene, le contó cosas de su pasado y de sus sueños, cosas que nunca había compartido con nadie. El idilio se truncó cuando el talento de la Garbo empezó a trascender fronteras y Hollywood llamó a su puerta: entonces Marlene se dejó envenenar por la envidia hacia una carrera que parecía ser más meteórica que la suya propia, y ya nada volvió a ser como antes.

Filmografía

ESTOCOLMO:
1921.- Herr och fru Stockholm (Ragnar Ring)
1922.- Konsumtions-foreningen Stockholm med omnjed (Ragnar Ring)
1922.- Pedro el vagabundo (Luffar Petter, Erik A. Petschier)
1924.- La expiación de Gosta Berling (M. Stiller)

BERLIN: /h3>

1925.- Bajo la máscara del placer (G. W. Pabst)

HOLLYWOOD

1926.- El torrente/Entre naranjos (M. Bell)
1926.- La tierra de todos (Stiller y F. Niblo)
1927.- Ana Karenina (E. Golding)
1927.- El demonio y la carne (C. Brown)
1928.- La dama misteriosa (Niblo)
1928.- La mujer divina (V. Sjostrom)
1928.- La mujer ligera (C. Brown)
1929.- Orquídeas salvajes (Wild Orchids, S. Franklin)
1929.- Tentación (J. S. Robertson)
1929.- El beso (J. Feyder)
1929.- Un hombre (J. Cruze, cameo)
1930.- Ana Christie (C. Brown)
1930.- Romance (Brown)
1931.- Susan Lennox (Susan Lennox: Her Fall and Rise R. Z. Leonard)
1931.- Inspiración (Brown)
1932.- Gran Hotel (Goulding)
1932.- Mata Hari (G. Fitzmaurice)
1932.- Como tú me deseas (As You Desire Me, Fitzmaurice)
1933.- Reina Cristina de Suecia (R. Mamoulian)
1934.- El velo pintado (R. Boleslawski)
1935.- Ana Karenina (Brown)
1937.- Margarita Gautier (G. Cukor)
1937.- María Walewska (Brown)
1939.- Ninotchka (E. Lubitsch)
1941.- La mujer de las dos caras (Cukor)

Contenido publicado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente:varias fuentes consultadas/ Noticias24