¡Restaurante hot! Después de comer los clientes tienen sexo en el estacionamiento

Foto: infoguadiato.com

(Caracas, 19 de junio. Noticias24).-Todos sabemos que los alimentos afrodisíacos, estimulan el deseo sexual y la pasión. Por esta razón los amantes del sexo tratan de nutrirse con ciertas comidas, como las que provienen del mar. Curiosamente, en Alemania, existe un restaurante dedicado a complacer a este tipo de comensales.

Un chef argentino asegura que luego de comer en su restaurante, las personas no resisten las ganas de llegar al hotel y tener un buen momento de intimidad.

Foto: laguiadelvaron

La mayoría de la comunidad científica niega que esto pueda suceder, sin embargo, es parte del imaginario colectivo el atribuirle estas propiedades a la comida, y tal vez sea solo esa creencia lo que, de alguna manera, haga que funcionen.

Podríamos decir entonces, que el restaurante Sudaka, que se encuentra en Alemania y es atendido por el chef Chakall (vaya nombrecito), sirve auténtica “comida caliente”.

El chef comentó en una entrevista para CNN, que le ha tocado ver en varias ocasiones que las parejas salen del lugar y tienen relaciones en el estacionamiento, y otros que incluso dentro del lugar comienzan con algunas “demostraciones” de amor y pasión…

Obviamente, el propio Chakall reconoce que este efecto es causado en un 50 por ciento por los alimentos, y el otro 50 por la mente de los comensales. Sin embargo, dice que aunque pudiera ser algo ilusorio, lo importante es que se concreta en la realidad, pues las personas sienten esas “ganas” y las llevan a cabo.

Reconoce que la comida sí influye, pero cree que es más el efecto psicológico que causa en la gente la que ocasiona estos estallidos de pasión.

Yo he visto, al salir del restaurante, afuera, en los autos, no lo podía creer, afuera del restaurante.

Alimentos, como el jengibre y los mariscos, favorecen la dilatación y a una mejor fluidez en la sangre, lo que obviamente ayuda a lo sexual, por ello, echa mano de este tipo de ingredientes en sus famosos platillos.

La cosa es relativamente sencilla: si tú invitas a una chica a un restaurante afrodisíaco y acepta, desde ese momento se eliminan ciertas barreras psicológicas, pues está abierta a que “algo pueda suceder” y así inicia la sugestión, y eso hace que la pasión vaya emergiendo.

Es decir, que quienes van a un lugar como Sudaka es porque ya se traen algo entre manos…

Los alimentos serán un plus, o incluso hasta un pretexto, pues alguno de los comensales pudiera decir: “fue la comida”, como a veces sucede con el alcohol…

Lo importante, al final del día, es que si existe esa pasión y esas ganas de estar con el otro, se manifieste, ya sea usando la comida, la bebida o lo que sea: ¡viva la pasión!

Con información de laguiadelvaron.