Los desgarradores testimonios tras ataque yihadista en parís: “Escuche disparos, creí que iba a morir”

Foto: AFP

(Caracas, 20 de abril. Noticias24).- Nadie entendía lo que estaba pasando, “sobre todo los turistas extranjeros”, relató un testido. Afuera, los escaparates de las tiendas de lujo seguían iluminados pero las veredas se vaciaron de gente y se llenaron de vehículos policiales con las luces encendidas, mientras un helicóptero sobrevolaba el lugar.



     style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
     data-ad-client="ca-pub-5621240622619365"
     data-ad-slot="3467733937">

La testigo, que prefirió no dar su nombre, terminaba de cenar cuando el terror invadió el lugar. “Los meseros nos pidieron que saliéramos de la sala hacia atrás pero no había otra salida y entonces tuvimos que escondernos en al patio trasero, alguien dijo: “hubo disparos, creí que iba a morir”. “Los meseros apagaron la luz, luego llegaron los bomberos para ayudarlos a evacuar la zona”

Por otra parte, una mujer de 39 años que se encontraba cenando en un restaurante de los campos indicó: “La gente corría, se empujaba y se llevaba las mesas por delante”.

Refugiados en el cine

Muchos se refugiaron en restaurantes, tiendas y cines de la avenida, a lo largo de sus veredas arboladas. “Hay gente que buscó refugio en el cine Lincoln, no se decirle cuántos, pero por precaución no pueden salir”, dijo una vendedora de entradas.

Mehdi, consultante en comunicación de unos 40 años, estaba sentado en un restaurante cercano cuando estalló el tiroteo. “Escuché disparos y me acerqué a ver qué pasaba, vi gente tirada en el suelo, por lo menos dos cuerpos y gente que corría por todas partes y que gritaba. Me asusté y me fui, ni siquiera pagué la cuenta”.

Varios turistas azorados intentaban comprender lo sucedido. Maud y Wilfried Deneau, llegados de Nantes (oeste de Francia) con sus hijos de 13 y 15 años, deploran que París haya sido otra vez escenario de un ataque. “No queremos tener miedo y por eso vinimos, a mostrarles el Arco de Triunfo”.

Isabel, una turista australiana de 34 años manifestó contrariedad porque no podía acceder a al departamento que arrienda en una calle vecina: “quiero regresar a casa”.

Con información de AFP.

Foto: AFP
Foto: AFP