Varios países se han pronunciado ante amenazas intervencionistas a Venezuela

Foto: Notitotal

(Caracas, 12 de agosto.Noticias24).- Chile, Bolivia y México han sido los primeros países del mundo en condenar la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de impulsar una intervención militar en Venezuela.



style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
data-ad-client="ca-pub-5621240622619365"
data-ad-slot="3467733937">

Según informó Rauters, este viernes el presidente de EE UU aseguró que se evalúan distintas opciones para la situación venezolana y no descartan la opción militar.

Chile fue el primero en condenar las palabras del magnate: “Reiterando todos los términos de la Declaración de Lima sobre Venezuela, el gobierno rechaza la amenaza de una intervención militar en Venezuela”, publicó el ministro de Relaciones Exteriores Heraldo Muñoz en su cuenta oficial de Twitter.

Luego siguió el presidente de Bolivia, Evo Morales, uno de los aliados más ferreos que tiene el mandatario venezolano Nicolás Maduro. A través de varios tuits manifestó: “Ahora sabe el mundo, quienes estaban contra Maduro solo buscaban la intervención militar del imperio”.

Asimismo se despachó contra el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, al que calificó como “el latinoamericano más sumiso al imperio, que seguro está más que satisfecho por anuncio de Trump de intervención a Venezuela”.

Las amenazas de Estados Unidos también han sido calificadas de inaceptables hoy en el diario mexicano La Jornada. El editorial bajo el titulo Comando Sur: amenazas inaceptables, subraya que recurrir al uso de la fuerza para imponer lo que Washington entiende como sus intereses debe ser rechazado en los términos más enérgicos.

Este proceder, añade La Jornada, resulta contrario a las más elementales formas de la diplomacia y lanzan la ominosa memoria de los regímenes autoritarios que, con el respaldo de Estados Unidos, asolaron a Latinoamérica durante buena parte del siglo pasado.

Para los autores, las afirmaciones Tidd salen justo cuando Estados Unidos y otros países ejercen presión, incluyendo las maniobras de Luis Almargo, secretario general de la OEA, por aplicar la llamada Carta Democrática en Venezuela.