Publicado el 23 de feb de 2012 7:26 am |

  comentarios

Foto: EFE/OFICINA DE LA PRESIDENCIA DE IRÁN/

(Teherán, 23 febrero EFE).- El representante permanente de Irán en el Organismo Internacional de Energía Atómica (Aiea), Ali Asghar Soltanieh, acusó a algunos países Occidentales de tratar de manipular las conversaciones de Teherán con la agencia nuclear de la ONU y se mostró dispuesto a proseguir las negociaciones.

“Tanto las conversaciones como la cooperación (entre el Aiea e Irán) continuarán, por lo que recomendamos a ciertos países occidentales que se abstengan de intervenir”, dijo Soltanieh en una entrevista difundida hoy por la agencia oficial, IRNA.

En sus declaraciones, Soltanieh recalcó que Irán no solo ha respetado la normativa internacional recogida en el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), del que es signatario, sino que “siempre ha cooperado” con el Aiea, encargado de supervisar su cumplimiento.

Según él, las dos últimas rondas de conversaciones mantenidas en Teherán del 29 al 31 de enero y el 20 y 21 de febrero pasados por cinco expertos del Aiea y las autoridades locales pretendían “demostrar la disposición de Irán a cooperar con el Organismo internacional”.

Conversaciones con la Aiea fracasan e Irán continúa insistiendo en continuar su carrera nuclear

Ayer, el Aiea anunció en Viena, en un comunicado, que las conversaciones no avanzaron en los puntos pendientes de la investigación sobre el programa nuclear de Irán, que sospechan que puede tener una vertiente militar.

En concreto, indicó que no habían obtenido permiso para inspeccionar la instalación militar de Pechín, cercana a Teherán, donde sospechan que puede haber actividades nucleares armamentistas.

En este sentido, Soltanieh dijo que para cualquier visita a instalaciones nucleares o donde supuestamente hay actividades relacionadas con el programa atómico “hay que tener en cuenta lo acordado por ambas partes”.

“Es decepcionante que Irán no haya aceptado nuestra petición de visitar Parchin durante la primera o segunda visita”

Soltanieh insistió en que, en el último encuentro de Teherán, Irán respondió “a todas las preguntas que le fueron formuladas respecto a su actividad nuclear”, que Irán insiste en que tiene exclusivamente fines civiles y pacíficos, mientras otros países, con EE UU a la cabeza, sospechan que tiene una vertiente armamentista.

En la nota del Aiea, su director general, Yukiya Amano, afirmaba: “Es decepcionante que Irán no haya aceptado nuestra petición de visitar Parchin durante la primera o segunda visita” de los cinco expertos de la misión de alto rango, encabezados por el director adjunto para salvaguardas del organismo, Herman Naeckerts.

“Nosotros negociamos con espíritu constructivo, pero no se alcanzó acuerdo alguno”, dijo Amano, quien tiene previsto emitir esta misma semana un nuevo informe sobre la investigación del programa nuclear de Irán.

La reunión con el Aiea en Teherán ha sido previa al previsto encuentro entre las autoridades de Irán y el Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania) para tratar el programa nuclear iraní.

Aún no hay fecha ni sede para esa reunión, aunque podría tener lugar en Estambul, y en ella se podría discutir sobre la propuesta rusa de “paso a paso” para desbloquear el conflicto internacional por el controvertido programa nuclear de Irán.

Occidente se mantiene al pendiente de las negociaciones iraníes

El pasado 13 de julio, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, propuso una aproximación “paso a paso” de Irán con el Aiea y el 5+1, que llevaría a un proceso “por fases”, en el que Irán daría “pasos” para abordar las cuestiones planteadas por la Aiea, que a su vez también daría sus “pasos”.

El plan ruso, planteado por Lavrov tras entrevistarse con el presidente de EE UU, Barack Obama, y la secretaria de Estado de ese país, Hillary Clinton, apunta que las aproximaciones “paso a paso” llevarán aparejada la reducción gradual de las sanciones internacionales a Irán.

Sin embargo, desde entonces, la situación se ha agravado, EE UU y la Unión Europea han reforzado sus sanciones, mientras personalidades de Tel Aviv, Washington y Londres han apuntado posibles ataques a Irán para frenar su programa nuclear.

Teherán ha insistido en que no renunciará a su programa nuclear, que ha reiterado que es exclusivamente pacífico, y ha advertido que dará una respuesta “aplastante” a cualquier acción militar contra Irán