Bolivia y EE UU acuerdan restablecer embajadores tras una cita de alto nivel

Foto: AFP PHOTO/Aizar Raldes

(LA PAZ, 28 febrero 2012. AFP) – Bolivia y Estados Unidos dieron un paso decisivo para mejorar sus deterioradas relaciones con el anuncio de una próxima reposición de embajadores, principal conclusión del primer encuentro de una comisión de alto nivel que puso en marcha un convenio marco binacional.

“En reconocimiento a su decisión de renovar y avanzar las relaciones, Bolivia y Estados Unidos confirmaron su intención de restablecer a sus Embajadores tanto en Washington DC como en La Paz”, retirados desde noviembre de 2008, señaló un comunicado conjunto divulgado al final de la reunión, que no especifica una fecha para ello.

“Entramos en asuntos multilaterales: lucha contra los narcóticos, inversiones, intercambio de embajadores, lo que debe ser algo importante”, resumió el subsecretario adjunto de Estado de Estados Unidos, Kevin Whitaker.

Whitaker y la ministra boliviana de Planificación, Viviana Caro, encabezaron la I Reunión de la Comisión Conjunta de Alto Nivel.

Allí se discutió “una serie de puntos de vista relacionados a la agenda bilateral (..) en apoyo a relaciones más fuertes y profundas, con respeto a la soberanía de ambos Estados”, según el comunicado.

La comisión binacional, cuyo funcionamiento fue acordado en noviembre del año pasado en un acuerdo marco, abordó entre otros temas de cooperación judicial, al desarrollo, comercial y a la lucha contra el narcotráfico.

En el asunto del narcotráfico “se revisó estrategias y políticas (..) sobre la base de la responsabilidad compartida” y los miembros de la reunión “acogieron y saludaron la nacionalización acelerada del programa de lucha contra el narcotráfico en Bolivia”.

El documento no hizo referencia a un eventual retorno al país de la DEA (agencia norteamericana antidrogas), posibilidad que fue descartada en numerosas ocasiones, inclusive por el presidente Evo Morales.

La Paz y Washington firmaron en noviembre pasado, después de largas negociaciones, un acuerdo marco que abarca una serie de temas, como ayuda económica, diálogo político, desarrollo de la confianza mutua, lucha contra las drogas y cooperación judicial.

Bolivia es el tercer productor de coca, materia prima de la cocaína, de la región, después de Perú y Colombia, con una producción de 31.000 hectáreas, más del doble de lo que permiten sus propias leyes.

Ese acuerdo marco fue negociado desde 2009, un año después de la decisión de Morales de expulsar a fines de 2008 al embajador norteamericano y a la agencia antidrogas DEA, acusándolos de haber apoyado un supuesto complot de derecha.

Estados Unidos expulsó poco después en represalia al embajador boliviano y retiró las franquicias comerciales del ATPDEA, mecanismo que beneficia a los países andinos que cumplen metas en la lucha contra las drogas.

Las relaciones entre ambos países se empezaron a tensar cuando Morales asumió su primer mandato, en enero de 2006, por su incontrastable posición política socialista y antiimperialista, como el mismo mandatario boliviano la define.

A la par del enfriamiento de los vínculos diplomáticos con EEUU, históricamente estrechos, Bolivia comenzó a acercarse a Venezuela, con la que Washington tiene malas relaciones, Cuba e Irán, con los que Estados Unidos no tiene relaciones.

Washington es especialmente crítico con el tema del narcotráfico respecto de La Paz que reiteradamente ha manifestado que la DEA no volverá a operar en esta nación andino-amazónica, mientras gobierne Morales.

Bolivia es el tercer productor de coca, materia prima de la cocaína, de la región, después de Perú y Colombia, con una producción de 31.000 hectáreas, más del doble de lo que permiten sus propias leyes.