Publicado el 13 de mar de 2012 12:43 pm |

  comentarios

Foto: REUTERS/William Lopez/Pool / Archivo

(Nueva York, 13 marzo. AFP) – José Pimentel, el dominicano nacionalizado estadounidense acusado de complot terrorista en Nueva York, se declaró el martes no culpable de los cargos en su contra, en una audiencia celebrada en los tribunales de Manhattan.

“Creemos que ambas partes queremos un jurado en este caso para ver qué es lo que hay”, dijo desafiante la abogada Susan Walsh en los pasillos de los tribunales al final de la audiencia.

Las abogadas defensoras de Pimentel desafiaron a la fiscalía a ir a juicio y “ver qué es lo que hay” para condenar a este joven de 27 años detenido el pasado 19 de noviembre acusado de fabricar bombas artesanales con las que pensaba cometer actos terroristas.

“Creemos que ambas partes queremos un jurado en este caso para ver qué es lo que hay”, dijo desafiante la abogada Susan Walsh en los pasillos de los tribunales al final de la audiencia.

La defensa de Pimentel, que considera a su cliente víctima de una “extralimitación policial”, pidió el martes más tiempo para estudiar las “horas y horas” de documentación de este caso, una demanda que fue aceptada por el juez Thomas Farber.

El magistrado fijó para el 17 de abril una nueva audiencia en este controvertido proceso por terrorismo, que podría costarle a Pimentel una condena de por vida.

El acusado, un desempleado convertido al Islam y “simpatizante” de Al Qaeda según la fiscalía, se presentó ante el juez vestido con mameluco color naranja de detenido, gafas y barba.

Fue la primera audiencia luego de que el fiscal de Manhattan, Cyrus Vance Jr., diera a conocer el pasado 29 de febrero el acta de inculpación contra Pimentel, arrestado por la policía de Nueva York en su apartamento.

Pimentel está acusado de “conspiración en cuarto grado como crimen terrorista”, “posesión criminal de arma en primer grado como crimen terrorista”, “posesión criminal de arma en tercer grado” y dos cargos por “intento de posesión criminal de arma en primer grado como acto de terrorismo”.

El cargo más serio que enfrenta el dominicano es el de “posesión criminal de arma en primer grado como crimen terrorista” por “posesión de una sustancia explosiva para fabricar una bomba casera”.

Según el acta de inculpación, Pimentel “fabricó y pretendía fabricar artefactos explosivos como parte de su plan de usar la violencia para influir en la política exterior del gobierno de Estados Unidos mediante la intimidación y coacción”.

La acusación se basa en una investigación llevada a cabo entre el 13 de agosto y el 19 de noviembre de 2011, cuando finalmente fue detenido.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, había indicado en noviembre que Pimentel “preveía utilizar bombas contra carros de la policía, equipamientos de correos y militares que regresaron del extranjero”.

Según el fiscal Vance, “José Pimentel se involucró en un complot para construir artefactos explosivos artesanales y usarlos para cometer actos de violenta jihad”.

Habitualmente, las acusaciones por terrorismo son tratadas en Estados Unidos por la justicia federal. Pero en este atípico caso la denuncia es llevada adelante por la fiscalía de Manhattan.