OEA: Alcohol, marihuana y cocaína son las drogas más usadas en América Latina

Bogotá, 21 marzo (dpa) – Un informe presentado hoy por la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que el alcohol, la marihuana y la cocaína fueron las sustancias más usadas por los habitantes de América Latina y el Caribe entre 2002 y 2009.

El documento realizado por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la OEA, detalló que la cocaína tiene un aumento significativo de consumo en la región.

Durante su presentación en Bogotá, el embajador y secretario ejecutivo de la CICAD, Paul Simons, afirmó que “sin información científica es imposible crear buenas políticas públicas para enfrentar el problema de las drogas con éxito“, al destacar la colaboración de Colombia en la recolección de datos.

“Colombia es un socio muy importante de la CICAD, nuestra guía es la estrategia hemisférica sobre drogas que fue consensuado entre los 34 países del hemisferio en el 2010, estamos activamente colaborando en todos nuestros países miembros para implementar esta estrategia y para ver si en esa colaboración hemisférica se logran avances en todos los países miembros”, aseguró Simons.

El embajador precisó que la “realidad que viven los países es muy diversa, tanto en el tipo de drogas que se consumen como en los patrones de uso”, por lo que el estudio se enfoca en cada uno de ellos para encontrar una salida global al problema de las drogas.

El informe advierte que el consumo de alcohol es superior entre los adolescentes de 13 a 17 años, mientras que la marihuana es la droga más consumida entre los estudiantes de secundaria de la mayoría de los países.

Sin embargo, en algunos estados el uso de inhalables como la cocaína supera el consumo de marihuana en ese segmento de población. Aproximadamente el 27 por ciento de los consumidores se encuentran en América del Sur.

Finalmente, el representante del Observatorio Interamericano de Drogas (OID) del CICAD, Francisco Cumsille, indicó que la pasta de base de cocaína es una droga usada “casi exclusivamente” en Sudamérica y tiene un impacto en la salud mucho más nocivo que otras drogas.