Publicado el 14 de abr de 2012 2:15 pm |

  comentarios

Foto: AFP PHOTO / STR

(Lima – EFE, 14 abril de 2012).- Treinta y seis trabajadores peruanos de empresas vinculadas a la explotación de gas en Camisea que fueron secuestrados el lunes por una banda armada en la selva fueron liberados hoy, según confirmó el Gobierno peruano a través de su cuenta de Facebook.

“Presidencia Perú informa que la liberación de los 36 rehenes se produce porque los terroristas presionados por el cerco huyeron y los dejaron abandonados. En breves minutos se publicará un comunicado unificado de las Fuerzas Armadas y de la Policía para ampliar ésta información”, señaló el Gobierno.

La liberación de los 36 rehenes se produce porque los terroristas presionados por el cerco huyeron y los dejaron abandonados

Es la primera vez que el Gobierno precisa la cifra total de secuestrados de forma oficial, ya que en anteriores oportunidades diversas fuentes gubernamentales señalaron a Efe que esta ascendía a 43.

Hasta el momento no hay mayor información oficial sobre la situación, pese a que Efe se comunicó con el Ministerio del Interior, el de Defensa y la Presidencia del Consejo de Ministros.

Según los medios locales, los trabajadores fueron liberados en la madrugada y se encuentran rumbo a la localidad de Kiteni, en la zona del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE).

La madrugada del lunes, unos 50 hombres armados secuestraron en la localidad de Kepashiato, en la provincia de La Convención, en la región Cuzco, a trabajadores de las empresas Coga y Skanska, y exigieron por su liberación 10 millones de dólares, una “cuota de guerra” anual de 1,2 millones de dólares y explosivos.

El Gobierno declaró el miércoles el estado de emergencia (excepción) en La Convención, donde se produjo el secuestro, y envió a 1.500 militares para “aislar” a los secuestradores, a los que calificó de narcoterroristas.

Dentro de las operaciones del comando combinado del Ejército y la Policía para rescatar a los secuestrados, el jueves pasado la oficial Nancy Flores falleció tras un ataque terrorista contra el helicóptero que copiloteaba.

El presidente Ollanta Humala visitó ayer la zona de Kiteni para coordinar las labores de búsqueda y señaló que la prioridad era “preservar la vida de las personas tomadas como rehenes”.

Actualmente, Humala se encuentra en la VI Cumbre de las Américas en Colombia y, según la televisión estatal, apenas regrese hoy a Perú viajará a Kiteni para conocer el estado de los secuestrados.

“Están sanos y salvos, les hemos dado agua, galletas y gaseosas”

El VRAE es una zona selvática remota y de muy difícil acceso donde operan remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso y mafias del narcotráfico.

Las primeras versiones de la prensa local señalaron que los rehenes “se liberaron por sus propios medios”, mientras que las radios locales también indicaron que habría cinco muertos por un enfrentamiento entre militares y rebeldes.

En Chuanquiri, “ellos abordaron dos autobuses para dirigirse al poblado de Kiteni, distrito de Echarate, provincia de la Convención, para reencontrarse con sus familiares.

Las empresas Skanska (sueca) y Construcciones Modulares (peruana) guardaron silencio y no hicieron público si negociaron con la guerrilla, que pedía -entre otras cosas- 10 millones de dólares para liberar a los trabajadores.

Ninguno de los liberados ofreció declaraciones.

Están sanos y salvos, les hemos dado agua, galletas y gaseosas“, contó el teniente gobernador, quien detalló que los liberados “estaban tranquilos y tratando de comunicarse con sus familiares”.

Ministerio de Defensa peruano rechaza pago de rescate para liberación de secuestrados

El Ministerio de Defensa de Perú rechazó hoy a través de un comunicado que se haya pagado por la liberación de un grupo de trabajadores de empresas vinculadas al consorcio de gas de Camisea, secuestrados desde el lunes por un grupo armado en la selva.

Los captores habían exigido 10 millones de dólares, una “cuota de guerra” anual de 1,2 millones de dólares y explosivos por la liberación de los trabajadores.

Según el documento, “se descarta que se haya cedido a alguna de las demandas de los delincuentes”.

Con información de EFE Y El Comenrcio