El Rey Juan Carlos pidió disculpas por su viaje a Botsuana y prometió no hacerlo de nuevo

Video: AFP 18/04/2012

(Madrid, 18 abril. AFP) – El rey Juan Carlos lamentó haberse “equivocado” tras ser dado de alto este miércoles de la fractura de cadera que se produjo en un viaje a Botsuana para una cacería, que ha sido el centro de una gran polémica por tener lugar cuando España sufre una crisis económica.

“Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”, dijo un compungido Don Juan Carlos al abandonar el hospital madrileño en el que fue intervenido de la cadera en la madrugada del pasado sábado.

El monarca, que hizo estas declaraciones con semblante muy serio, antes de abandonar la clínica San José, donde fue atendido, añadió que está “mucho mejor (…), deseando retomar mis obligaciones”.

Don Juan Carlos había sido dado de alta poco antes por los médicos que le han atendido en los últimos días, al considerar que “después de un postoperatorio muy satisfactorio, ha conseguido plena autonomía para los movimientos cotidianos”, según el parte leído al medidodía por el director gerente del hospital, Javier de Joz.

El Rey Juan Carlos había sido intervenido en la madrugada del pasado sábado de una fractura de la cadera, tras ser repatriado desde Botsuana, donde se encontraba en una expedición de caza mayor.

El hecho de que el monarca se encontrara cazando en un momento en que España atraviesa una dura crisis económica fue el centro de una amplia polémica en España, que llevó a Don Juan Carlos a disculparse este miércoles.

Rajoy respalda en México al Rey de España tras su polémico viaje de caza

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, respaldó este miércoles públicamente al rey Juan Carlos de España, luego de que el monarca pidiera perdón por el polémico viaje de caza que hizo en días pasados a Botsuana, donde se fracturó la cadera.

“Es de justicia reconocer hoy su mérito y su dedicación de tantos años al progreso de España y de los lazos que nos unen con la comunidad iberoamericana”, dijo Rajoy en el Palacio Nacional de la capital mexicana al aparecer ante los medios de prensa acompañado por el presidente de México, Felipe Calderón.

Rajoy destacó “el protagonismo que el rey Don Juan Carlos ha tenido y tiene”. El viaje del monarca español se produjo en momentos en que España atraviesa una severa crisis económica.

“El rey de España es el mejor embajador de España pero también es el más firme defensor de la comunidad de países iberoamericanos en todo el mundo, él encarna como nadie la hermandad de los países que compartimos una misma lengua, una cultura y una historia común”, concluyó Rajoy.

En la polémica por el viaje, el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, llegó a sugerir la abdicación.

Este miércoles y en un gesto de la monarquía española sin precedentes, el rey Juan Carlos, de 74 años, afirmó que lo siente y que se equivocó con su viaje de caza de elefantes a Botsuana.

El presidente del gobierno de España concluye este miércoles su visita a México que inició el martes al participar en el Foro Económico Mundial para América Latina que se celebra en el balneario de Puerto Vallarta, oeste del país.

Editorial El Mundo: La humildad es grandeza

El diario español El Mundo dedicó hoy su editorial valorando las disculpas del Rey de España, indicando que este acto es un símbolo de humildad y temple, a continuación el artículo:

Algunos ven debilidad en alguien que se disculpa, pero hace falta mucho más valor, temple y grandeza para tener la humildad de disculparse que para la chulería de no enmendarla, normalmente muy cobarde.

Soy de los que piensa que el Rey no ha hecho nada censurable, pero me parece acertado que haya pedido perdón a quien haya podido sentirse ofendido, y que lo haya hecho de un modo tan elegante y tan sentido.

Atrás quedan unos días de una vulgaridad infinita, protagonizados sobre todo por los supuestos monárquicos y los también supuestos amigos del Rey, con La Vanguardia del conde de Godó (y Grande de España) al frente, que han jugado a perdonarle la vida al monarca publicando una serie de artículos desleales, oportunistas y miserables.

El Rey ha demostrado una vez más que está a la altura de su cargo. Ha prescindido de la razón objetiva y de su derecho a tener una agenda privada para ponerse al lado de los ciudadanos de buena fe que hayan podido no entender su cacería en Botsuana.

Isabel II también cedió cuando falleció la Lady Diana y, aunque no tenía por qué hacerlo, se puso al lado de su pueblo liderando el luto por la princesa muerta. Algunos lo interpretaron como una humillación -la propia Reina, por ejemplo- pero el pueblo se lo agradeció con una emoción muy sincera y su índice de popularidad mejoró extraordinariamente.

El Rey ha escuchado a su pueblo y se ha disculpado. Unas disculpas que desarman al detractor más desalmado y que nos recuerdan que sin humildad no hay grandeza. De ahora en adelante, don Juan Carlos hará bien de confiar en él mismo, en su instinto y en su sentido dinástico, mucho más que en su chaquetero y penoso entorno mediático.