Publicado el 22 de jun de 2012 7:44 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Asunción, 22 de junio. Agencias).- El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, fue separado de su cargo por una sentencia del Congreso este viernes tras un juicio político público que se llevó a cabo en el Senado local por “mal desempeño de sus funciones”.

En total, 39 de los 43 senadores presentes entendieron que el mandatario es culpable de las acusaciones y quedó automáticamente destituido, ya que alcanzaron los dos tercios (30 de 45 sin importar las ausencias) que exige la Constitución del país.

Video: Telesur, 22 de junio de 2012

En declaraciones a la radio argentina 10, Lugo afirmó que “hay que acatarlo, (el juicio político) es un mecanismo constitucional, pero desde otras instancias organizativas seguramente decidiremos hacer una resistencia para que el ámbito democrático y participativo del Paraguay se vaya consolidando”.

El vicepresidente Federico Franco, del Partido Liberal, organización política que impulsó este juicio, asume temporalmente la primera magistratura.

“Desde el primer día que hemos asumido nunca hubo una comunión en las decisiones” con Franco, admitió el jefe de Estado en declaraciones a una estación de radio.

“Es más que un golpe de Estado al presidente, un golpe parlamentario con un ropaje jurídico, con una herramienta como es el juicio político pero con motivos que no se ajustan a la verdad”, señaló el mandatario de izquierda.

“Aquí saben que mi destitución tendrá consecuencias”

El presidente no acudió al Senado y permaneció en el palacio presidencial, a dos cuadras de distancia, pero su abogado Adolfo Ferreiro condenó el proceso: una jornada que transcurrió con duras críticas a Lugo y escasos argumentos de la defensa.

“Aquí saben que mi destitución tendrá consecuencias”, dijo Lugo, y advirtió que “Paraguay debe entender que ya no es una isla y los procesos de integración exigen compromisos mutuos”.

Por la mañana, Lugo había presentado una acción de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia para suspender el proceso de destitución.

Algunos miles de campesinos estaban frente al Congreso para defender a al ex obispo católico y portavoces del ejecutivo anunciaban que más contingentes campesinos debían llegar del interior del país.

Lugo dice que la medida hiere a la democracia

El expresidente Fernando Lugo fue enfático al señalar que hoy no es él quien recibe un golpe de Estado, “no es Fernando Lugo el que es destituido, es la historia paraguaya, la democracia la que ha sido herida profundamente y transgredida”.

“Siempre he actuado en el marco de la ley aunque esta haya sido torcida”, dijo y aseveró que está dispuesto a responder por sus actos como exmandatario.

El hasta hoy presidente de Paraguay manifestó, además, que espera que “los ejecutores de este golpe tengan presente la gravedad de sus hechos”.

Cancilleres avisoraron la sentencia

Foto: AFP

El canciller ecuatoriano Patiño, que se encuentra en Asunción, dio a entender en un tweet que la destitución es inevitable. “Culminó reunión en Presidencia del Congreso. La situación es grave. No se perciben otras alternativas de solución”.

Patiño integra el grupo de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que llegaron a Asunción en la noche del jueves y realizaron gestiones desesperadas ante los congresistas para que se le respetara “el debido proceso” a Lugo.

La delegación está integrada por los cancilleres Antonio Patriota (Brasil), Héctor Timerman (Argentina), Luis Almagro (Uruguay), Alfredo Moreno (Chile), Nicolás Maduro (Venezuela), Rafael Roncagliolo (Perú), Ricardo Patiño (Ecuador) y María Angela Olguín (Colombia).

Rechazo de Venezuela Bolivia y Nicaragua ante la OEA

En Washington, los representantes de Venezuela, Nicaragua y Bolivia denunciaron el viernes en una sesión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) que el proceso de destitución contra Lugo es un golpe de estado “encubierto”.

“Estamos a las puertas de ver un golpe de Estado bajo otras modalidades“, dijo el embajador de Nicaragua, Denis Moncada, quien pidió a la OEA no reconocer un nuevo gobierno si el juicio político que se desarrollaba en el Congreso terminaba con la destitución de Lugo.

Lugo señaló que recibió los llamados de sus homólogos de Venezuela Hugo Chávez, Ecuador Rafael Correa y Bolivia Evo Morales, así como el apoyo por escrito de las presidentas de Argentina Cristina Kirchner y de Brasil Dilma Rouseff.

Estados Unidos había pedido también en la noche del jueves que se respetara el debido proceso.

“Es críticamente importante que esas instituciones actúen de una manera transparente, y que los principios del debido proceso y los derechos de los acusados sean escrupulosamente respetados“, declaró un portavoz del Departamento de Estado.

Foto: AFP PHOTO / JORGE ROMERO