Publicado el 19 de jul de 2012 7:22 pm |

  comentarios

Pistorius, quien tiene sus dos piernas amputadas, fue escogido para el equipo de relevo 4×400 de Sudafrica que irá a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Foto: Matt Dunham / AP

(Italia, 19 de julio-AP).- Incluso cuando mira las fotos de los muñones de sus piernas, ensangrentados y ampollados, Oscar Pistorius sonríe. Y, a tan pocos días de que haga su anhelado debut olímpico, es fácil entender por qué.

Pistorius, que sufrió la amputación de ambas piernas por debajo de las rodillas cuando era un bebé, está por convertirse en una leyenda en los Juegos Olímpicos de Londres, donde correrá. El viaje que lo llevará a estos Juegos ha sido largo y lleno de obstáculos.

Este mes, finalmente le informaron que había conseguido un boleto en la delegación sudafricana. Su nombre fue el último de los 125 en la lista, y Pistorius se sintió aliviado. Luego, manifestó una alegría desbordada.

“Creo que a la mañana siguiente desperté con calambres en las mejillas. Dormí sonriendo”

“Creo que a la mañana siguiente desperté con calambres en las mejillas. Dormí sonriendo”, dijo Pistorius durante una entrevista reciente en su base de entrenamiento en el noreste de Italia. “Pero también me di cuenta muy rápidamente de que… son los Juegos Olímpicos de Londres y necesito tener una buena actuación. Eso genera presión”.

“Conseguí el permiso para hacer la prueba, pero ahora tengo el examen frente a mí“, explicó.

La prueba llegará el 4 de agosto, primer día de las eliminatorias de los 400 metros.

Pistorius corre con prótesis de fibra de carbono que suelen provocarle ampollas y herir sus muñones. Nació sin el hueso del peroné debido a un defecto congénito, y perdió sus piernas a los 11 meses. Ello nunca le impidió practicar deporte, incluso rugby, con prótesis.

Pero sus prótesis derivaron en años de controversia. Pistorius, que había conquistado ya una medalla de oro en los Paraolímpicos, no obtuvo el permiso para competir contra atletas sin discapacidad, porque muchos argumentaron que los aparatos ortopédicos le daban una ventaja injusta.

En 2008, la Corte de Arbitraje del Deporte le dio el visto bueno para competir. El año pasado, formó parte del equipo sudafricano de relevo 4×400 en el Mundial de 2011, y aunque no disputó la final, conquistó una medalla de plata por participar en las eliminatorias.

Pistorius está al tanto de que no todos están convencidos de que deba competir.

“Siempre habrá gente que debatirá, y siempre habrá un periodista dispuesto a escribir una opinión y cierto ángulo de una noticia”, dijo Pistorius. “Habrá siempre alguien que quiera ganarse un nombre, y si tiene la plataforma, la aprovechará y dirá que lo mojado está seco y que lo verde es rojo. Siempre hay ese tipo de personas”.

“Uno de los motivos para hacer las pruebas era demostrar que estoy en un deporte en el que tengo la capacidad para correr por mi propio talento, mi trabajo y mis sacrificios, y que eso era importante para mí. Ahora, en retrospectiva, estoy contento por todo lo que tuve que vivir”.

El estadounidense LaShawn Merritt, campeón olímpico vigente en los 400 metros, está ansioso por medirse contra Pistorius, de 25 años.

“Le he dicho cuánto respeto le tengo a él y al esfuerzo que ha hecho. El deseaba algo y dio los pasos para estar donde quería”, dijo Merritt. “Su sueño era correr con los atletas que tienen todas sus capacidades corporales, y él sabía lo que tenía que hacer para que eso ocurriera. Tuvo paciencia y trabajó mucho para lograrlo. Ahora está aquí”.

“Uno de los motivos para hacer las pruebas era demostrar que tengo la capacidad”

Pistorius y sus compañeros han hecho campamento en Gemona durante las últimas dos temporadas europeas, después que el alcalde le preguntó si estaría dispuesto a entrenarse ahí para promover el poblado, que se ubica cerca de los Alpes italianos que demarcan al frontera con Austria.

El atleta dijo que necesitaba una pista, preferiblemente con la misma superficie de tartán que se usaría en el Estadio Olímpico de Londres.

Se la construyeron.

Ahora, Pistorius corre una vuelta tras otra con sus prótesis Cheetah Flex-Foot y está concentrado en llegar a las semifinales de los 400 metros, como lo hizo en Corea del Sur el año pasado. Confía también en romper la marca de los 45 segundos que él y su entrenador Ampie Louw consideran alcanzable. Su mejor tiempo hasta ahora es de 45,07.

“Vamos a correr esa eliminatoria, Oscar no tiene otra opción”, dijo Louw.

En Italia, Pistorius suele disfrutar del sol. En el día de la entrevista, llovía sin parar.

Aun así, Pistorius realizó su rutina. Louw silbaba desde un costado y su pupilo largaba. Las prótesis hacían saltar el agua acumulada en la pista.

Es una buena preparación para Londres, consideró su agente Peet van Zyl, con una sonrisa.

Así, es en Gemona donde Pistorius ha tratado de dar los últimos toques a su debut en los Juegos Olímpicos, que seguramente será digno de recordar.

“Hay una gran diferencia entre clasificarse a los Juegos y estar en la cima”, dijo Pistorius. “Voy a dar mi mejor esfuerzo y confío en acercarme a mi mejor marca. Ojalá que la rompa. Iré en mi mejor forma, a competir contra mí mismo y veré si lo hago bien”.