Publicado el 09 de nov de 2012 3:51 pm |

  comentarios

Foto: EFE/Str

(La Habana, 9 nov EFE).- La industria azucarera de Cuba ha formalizado su apertura a socios extranjeros, tras 50 años sin permitir inversiones foráneas en el sector, al firmar en La Habana dos contratos con empresas de Brasil y Reino Unido en las áreas industrial, agrícola y energética.

El grupo empresarial estatal AZCUBA, que controla la producción de caña y derivados de la isla, selló hoy un acuerdo con la Compañía de Obras e Infraestructuras (COI) de Brasil que permitirá a esta administrar un central cubano por un plazo válido de 13 años.

COI, subsidiaria independiente del grupo brasileño Odebrecht, se encargará concretamente del central “5 de septiembre” ubicado en la provincia central de Cienfuegos, donde concentrará tecnologías, equipos, asistencia técnica y especialistas del país suramericano para mejorar la producción.

El director superintendente de COI en Cuba, Ricardo Boleira, dijo hoy a Efe que la expectativa del grupo brasileño “es aumentar la productividad del central y la capacidad de producción de azúcar en la provincia”.

“Estamos ayudando y apoyando al país en desarrollar, modernizar y retomar el crecimiento de la industria azucarera y quizás en el futuro podemos multiplicar el mismo contrato en otras centrales”, añadió Boleira.

Odebrecht, que también ejecuta las obras de ampliación del puerto del Mariel en Cuba con una inversión brasileña de 640 millones de dólares, también estaría interesada en administrar otros centrales de la isla, según indicaron a Efe fuentes de AZCUBA.

Según ese grupo, el contrato suscrito en el marco de la XXX Feria Internacional de La Habana es el primero “de administración productiva de azúcar” al que Cuba da luz verde dentro de su estrategia para recuperar una industria que tocó fondo en la cosecha 2009-2010 con una producción de 1,1 millones de toneladas, la peor en 105 años.

El ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, quien asistió este viernes a la firma, dijo a periodistas que “hay interés en trabajar en este tipo de contrato” y afirmó que “de estas experiencias saldrán otras ideas quizás para hacer otro tipo de negocios parecidos”.

Malmierca precisó que la particularidad de este tipo de convenio es que “sin hacer una asociación de capital como tal, permite financiar y acceder a tecnología y a las técnicas de dirección para que los centrales funcionen con eficiencia”.

El vocero de AZCUBA, Liobel Pérez, dijo a Efe que la experiencia con COI será “fundamental” en cuanto a la transferencia de tecnología y para “mejorar los rendimientos tanto agrícolas como industriales”.

La proyección es triplicar la producción actual del “5 de septiembre” de 30.000 a 90.000 toneladas de azúcar, así como duplicar sus rendimientos de caña.

El “5 de septiembre” es uno de los ocho centrales construidos tras el triunfo de la revolución cubana, de los cuales sólo seis siguen activos y están exentos de los posibles litigios que la inversión extranjera podría provocar con el Gobierno de EE.UU..

Pérez explicó que a los empresarios foráneos no les interesa invertir en otros centrales cubanos más antiguos por el conflicto que esto supondría con las leyes del bloqueo económico que Washington aplica a La Habana desde hace medio siglo.

Apuntó que actualmente “existe la posibilidad” de contratos similares al de COI en otros centrales hechos tras la revolución de 1959, pero habrá que “ver” la experiencia con COI.

En otra esfera del sector azucarero, AZCUBA y el grupo Havana Energy Ltd de Reino Unido convinieron ayer jueves crear una empresa mixta que se encargará de producir energía renovable a partir de la biomasa de la caña en el central “Ciro Redondo” de la provincia de Ciego de Ávila.

La empresa mixta invertirá entre 45 y 55 millones de dólares en la construcción de la primera planta de generación eléctrica de este tipo en Cuba, que debe empezar a generar a inicios de 2015.

En este caso, AZCUBA tiene interés en construir cinco plantas similares en la isla, según indicó a Efe Pérez.

El Gobierno de Raúl Castro se ha propuesto modernizar la deprimida industria azucarera de la isla, que en otras épocas fue el motor económico del país, con una gestión más eficiente, nuevas tecnologías y la participación de socios extranjeros.

Una de las decisiones del general Castro para dar una estructura empresarial al sector fue la supresión hace un año del histórico ministerio del Azúcar para crear el grupo estatal AZCUBA.