Publicado el 10 de nov de 2012 7:25 am |

  comentarios

Foto: EFE/Sergey Dolzhenko / Archivo

(Kiev, 10 de noviembre. EFE) La encarcelada exprimera ministra de Ucrania y dirigente opositora, Yulia Timoshenko, en huelga de hambre desde el 29 de octubre pasado, recibió un mensaje de apoyo de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, informó hoy la página web de la política ucraniana.

“No nos detendremos hasta que Yulia Timoshenko y otros presos políticos de Ucrania sean puestos en libertad”, fueron las palabras que, según la página web, Clinton hizo llegar a Timoshenko a través de la embajadora de Estados Unidos para Asuntos Globales de la Mujer, Melanne Verveer.

La embajadora se reunió con la hija de la ex primera ministra, Yevguenia, y con Grigori Nemyria, vicepresidente del partido Batkivschina, la formación que encabeza la opositora, y les comunicó que la secretaria de Estado confía en que pronto podrá reunirse personalmente con Timoshenko.

La ex primera ministra, que cumple una condena de cárcel por abuso de poder, delito del que se declara inocente, se mantiene en huelga de hambre tras denunciar fraude en las elecciones parlamentarias celebradas el 28 de octubre pasado.

Me declaro en huelga de hambre en señal de protesta por la falsificación de las elecciones y la falta de legitimidad del Parlamento. Sé y creo que la mayoría de ucranianos me entiende y apoya”, aseguró en esa ocasión.

Según Timoshenko y sus partidarios, la persecución judicial contra su persona es una venganza personal del presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, con el objetivo de borrarla de la vida política del país.

Timoshenko, que lleva más de un año en prisión, afronta un segundo juicio a cuya vista desde el comienzo se ha negado a asistir por recomendación de sus médicos, que le aconsejan que mantenga absoluto reposo para completar la rehabilitación de la hernia discal que padece.

En este segundo proceso, Timoshenko está acusada de endosar al Estado ucraniano una deuda contraída por la corporación Sistemas Energéticos Unidos de Ucrania ante el ministerio ruso de Defensa por valor de 405,5 millones de dólares (unos 317 millones de euros).

Según la acusación, Timoshenko desvió fondos públicos en connivencia con el entonces primer ministro de Ucrania, Pável Lazarenko, entre 1997 y 1998, a lo que se suma la evasión de impuestos, lo que le podría costar otros doce años de cárcel